20 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Ejecutivo canario del PSOE tampoco logra apaciguar las movilizaciones ciudadanas producidas por los continuos incidentes en este problemático foco

Vecinos de La Laguna culpan al Gobierno de la alarma social creada por la crisis migratoria en el centro 'Las Raíces'

Centro de Inmigrantes de La Laguna.
Centro de Inmigrantes de La Laguna.
Elcierredigital accede en exclusiva al acta municipal en la que el alcalde socialista de La Laguna da largas a los vecinos colindantes del campamento Las Raíces, respecto de la situación dramática que viven a diario los residentes y los inmigrantes irregulares alojados aquí en condiciones precarias. Los migrantes provocan disputas internas, altercados y desórdenes públicos, generando sensación de inseguridad en los ciudadanos de la zona, según denuncian los vecinos, que critican al ayuntamiento.

El Cierre Digital accede en exclusiva a los documentos que señalan todos los detalles de una reunión mantenida entre el grupo de Gobierno municipal tinerfeño de La Laguna, conformado por PSOE-Podemos-Avante La Laguna, junto a portavoces de la oposición política en este ayuntamiento, PP-CC-CS, con los vecinos afectados del área cercana al campamento Las Raíces, un antiguo acuartelamiento, que podría acoger a 2.400 inmigrantes irregulares presuntamente alojados de manera precaria, sin agua caliente, instalaciones adecuadas, ni alimentos suficientes, con reyertas internas y posible consumo de estupefacientes. Todo esto acarrea un conflicto vecinal permanente respecto a la seguridad ciudadana, según indican los vecinos a este medio.

La visita a este campamento migratorio de Las Raíces por parte del eurodiputado socialista Juan Fernando López Aguilar acompañado del alcalde del ayuntamiento de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez (PSOE) y el presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín (PSOE) no ha conseguido calmar las protestas vecinales contra los desórdenes sociales que se producen a diario en este alojamiento desde que diferentes grupos de inmigrantes irregulares, compuestos por magrebíes y subsaharianos llegados en pateras a Canarias, fueran alojados en este recurso social a principios de febrero.

Los vecinos que residen en el área cercana al campamento de Las Raíces, en el perímetro del Aeropuerto de Tenerife Norte, relatan a ElCierreDigital.com, en declaraciones en exclusiva, que "desde que los inmigrantes irregulares fueron acogidos en este viejo acuartelamiento, rehabilitado recientemente con unas tiendas básicas de campaña preparadas para alojar a los migrantes, se viven situaciones de alarma social que provocan una sensación de inseguridad en los residentes, miedo a robos, temor a ataques a sus hijos, peligro en la seguridad vial en la zona al caminar los migrantes por carreteras, así como una desconfianza total por presunto consumo de alcohol y venta de hachís entre migrantes, a lo que hay que sumar la falta del cumplimiento de medidas anti-covid por parte de los mismos, poniendo en peligro a la población".

Documento de la reunión. 

Según el plan canario, diseñado por el Ministerio de Migraciones, los inmigrantes irregulares comenzaron a ser alojados en el campamento de Las Raíces el pasado 5 de febrero, pero las situaciones tensas entre migrantes, policías y ciudadanos se declararon desde el principio. Los migrantes increparon con rebeldía las nefastas condiciones de habitabilidad de este centro de acogida, los agentes de policía han sido agredidos con piedras por los migrantes y los vecinos denuncian inseguridad por múltiples motivos, relatan a este diario.

Los vecinos exigen explicaciones al Gobierno

Debido a estas circunstancias, los residentes solicitaron explicaciones al Ayuntamiento de La Laguna mediante peticiones por escrito sobre las actuaciones municipales respecto a esta crisis migratoria diaria en el campamento de Las Raíces, -documento al que ha accedido este medio-, y estas peticiones aún no han sido resueltas por el consistorio lagunero, ni por el Cabildo tinerfeño ni el gobierno autonómico, según informan fuentes vecinales.

Al menos, estas críticas sociales, "han desembocado en dos reuniones celebradas el 10 y 17 de febrero", entre el grupo municipal y los vecinos, explican, pero 'sin cumplimiento de compromisos políticos por el momento'.

Al citado encuentro del pasado 10 de febrero, con la representación vecinal acudió el  alcalde socialista, Luis Yeray Gutiérrez, junto a los ediles Rubens Ascanio (Podemos), Alejandro Marrero (PSOE), Santiago Pérez (Avante), Josimar Hernández (PSOE), Manolo Gómez (PP), Juan Antonio Molina (Cs) y Sergio Alonso (CC), además de miembros de la Jefatura de Policía y un representante de parte de la coordinación de la ONG ACCEM, especializada en migraciones, entidad que recibió 293 subvenciones de Europa entre 2014 a 2019, por un valor de 182.885.328,07 millones de euros.

Respecto a la ONG, los vecinos recuerdan la actual crisis institucional que sufre FRONTEX por falta de transparencia, según indican desde Bruselas y, por otra parte, estas mismas fuentes vecinales subrayan que "resulta inaudito que el interlocutor de ACCEM en este encuentro con el Ayuntamiento no se acreditara debidamente, tal como corresponde a una entidad de este calado en Europa".

En el acta de esta reunión celebrada el 10 de febrero, documento al que ha accedido en exclusiva El Cierre Digital, los vecinos denuncian que el Ayuntamiento "no recoge todas sus quejas e inquietudes por el incumplimiento de  las normas sobre el Covid-19 por parte de los migrantes".

En la documentación aportaban pruebas. 

Los vecinos, solicitaron al ayuntamiento "saber la capacidad máxima de este campamento, y debido a la cantidad de terreno del que todavía dispone, aclarar si, en el caso de que continúen llegando inmigrantes, el campamento va a seguir creciendo en número de usuarios". 

Además, la comitiva vecinal insistió ante los mandatarios municipales sobre el protocolo COVID de estas instalaciones y las previsiones contempladas en el caso de que surjan brotes, medidas a tomar con aquellos inmigrantes que intenten lleguen tarde al cuartel después de las 10 de la noche, y cómo hacer frente a la desocupación de estos migrantes.

Los residentes subrayan que "la situación expuesta por el alcalde, debe ser más realista, pues la sensación que se desprende de esta  especie de campamento de verano en Las Raíces, con actividades de ocio, de formación, lúdicas para los migrantes, suena a tomadura de pelo". Los vecinos se encuentran enérgicamente preocupados por "la acumulación de basuras, residuos con mascarillas que pueden contagiar y combatir el consumo de bebidas alcohólicas y estupefacientes por los migrantes en el campamento o alrededores, reyertas o ajustes de cuentas entre los alojados en este recurso".

Además, los vecinos describen "las apariciones en el campamento de Las Raíces a horas intempestivas, rozando el horario de confinamiento de Tenerife por el Covid-19, de un coche modelo volkswagen golf, que merodea por la zona, al que se acercan los migrantes en busca de hachís". Estas fuentes vecinales, expresan su temor ante la lacra de la droga en este campamento, tan cerca de sus viviendas, sus hijos y personas mayores.

También existe una gran problemática en cuanto a la seguridad vial pues al encontrarse este recurso alojativo muy alejado de La Laguna, los inmigrantes caminan por la carretera sin protección ni señalización alguna, para dirigirse al centro de la ciudad, poniendo en peligro su vida y la seguridad de los conductores de vehículos.

Sin suministros esenciales en Las Raíces

Otra dura crítica ciudadana contra la gestión municipal es respecto a los suministros esenciales en el campamento. Además de las quejas de los inmigrantes irregulares sobre la falta de agua caliente, los vecinos denuncian que "no hay agua potable suficiente en este recurso alojativo, puesto que tienen que tomar este recurso a través de un conducto o cañería muy pequeña, y a su vez, es necesario que acudan camiones cisterna con agua de manera continuada para abastecerlos".

El abastecimiento de electricidad en este recinto también ha tenido que ser adecuado recientemente, pero al "usar el cableado eléctrico de la zona para este campamento", ha provocado apagones de luz a menudo, en las urbanizaciones de la zona, provocando malestar en los residentes.

Durante la visita al campamento de Las Raíces de la comitiva socialista, el eurodiputado Juan Fernández López Aguilar no hizo alusión a estas deficiencias en sus declaraciones públicas sobre la situación migratoria. Se limitó a proponer "una solidaridad vinculante', sin aportar soluciones concretas a estas carencias concretas".

López Aguilar ha criticado que "Canarias tenga que asumir la sobrecarga de migrantes', apelando a la solidaridad europea". Pero los vecinos afectados por los desórdenes de este campamento van más lejos que el eurodiputado, pues solicitan un encuentro con la Secretaría de Estado de Migraciones para plantear "la decisión tan arbitraria de convertir al municipio de La Laguna y al Rodeo Alto en el centro de recepción de inmigrantes de toda Canarias, con los problemas que genera, avalados por experiencias en lugares similares, Lesbos y Lampedusa".

Igualmente, los residentes creen posible "un frente común con el Cabildo y el Gobierno de Canarias, adoptando un acuerdo conjunto en contra de este y otros campamentos similares, como solución al problema humanitario. Incluso proponen, un pleno extraordinario monográfico para tratar este asunto con la presencia de todas las partes implicadas".

Los vecinos colindantes de Las Raíces, prefieren repartir o subdividir en pequeños grupos a los inmigrantes en otras instalaciones o cuarteles como medida de control, usando un modelo alternativo basado en centros más pequeños de 50 personas y distribuidos por todos los municipios, haciendo uso de los pabellones y polideportivos municipales u otros acuartelamientos, solución sobre la que aún el gobierno no se ha pronunciado.

Denuncias contra los migrantes

Los vecinos denunciaron ante las autoridades municipales que "han visto a personas salir a partir de las 23:00 horas de la noche, incumpliendo los horarios del confinamiento en Tenerife". "A veces, se les encuentra recargando los teléfonos móviles en una gasolinera cercana, en otras ocasiones se trasladan a un supermercado de la zona para comprar bebidas alcohólicas y alimentos, pues los migrantes dicen que 'pasan hambre y frío en el campamento de Las Raíces", añaden.  

Por su parte, los residentes mantienen que "no saben a qué se enfrentan concretamente al tratarse de una situación totalmente nueva, no saben cómo reaccionar, por lo que solicitan orientación al ayuntamiento, al tener miedo de que los migrantes okupen sus casas". Sin embargo, los vecinos, a pesar de esta tensión sufrida a diario, desean expresar que "no conciben en modo alguno el racismo, que entienden la realidad inhumana que atraviesan los migrantes pero exigen soluciones inmediatas al gobierno, por el bien de todos, antes de que ocurran desgracias, como ha acaecido en centros de acogida en Gran Canaria".

Exigen seguridad y convivencia pacífica

El detalle de las propuestas vecinales abarca, de una manera mucho más exhaustiva que el Ayuntamiento, las necesidades para solventar esta dramática situación para migrantes y residentes. Los vecinos requieren del consistorio la instalación de una valla opaca para preservar la intimidad, de mínimo 4 metros de altura, que separe las casas colindantes del acuartelamiento de Las Raíces.

También piden soluciones inmediatas para la movilidad de los migrantes desviando todo el tráfico de suministros y personas por el Camino del Matadero para evitar que el barrio se colapse cuando los 2.500 migrantes alojados decidan salir del cuartel y transitar libremente. Puede suponer, exponen los vecinos, "no sólo un problema de seguridad, sino también de movilidad", por lo que exigen transportes específicos para este campamento e iluminación de todos los caminos de esta área.

Luis Yeray Gutiérrez, alcalde de La Laguna. 

En cuanto a la seguridad, los residentes solicitan "contacto directo con la policía municipal, debido al alto nivel de concentración de migrantes en Las Raíces, lo que exige contar con un plan de seguridad y contingencias acorde al volumen, por lo que piden, que además de las fuerzas de seguridad actuales, se sume la UME, ya que tiene competencia en materias de seguridad y labores humanitarias".

Las medidas anticovid

Existe una honda preocupación vecinal por la falta de higiene de los inmigrantes irregulares asentados en Las Raíces. Los residentes han propuesto al ayuntamiento "un mejor seguimiento del cumplimiento de las medidas COVID-19, llevar mascarillas permanentemente, como estamos obligados los vecinos", han dicho ante el alcalde socialista. Por su parte, el consistorio aún no ha especificado si en este recurso alojativo existen zonas de aislamiento y diferenciadas, tiempo de duración del campamento, planes de vacunación y quiénes son los responsables sanitarios de este centro. 

"Limpieza en la zona de todas los envases de comida, latas de bebidas y mascarillas, pues son fuente de contagio y activar un plan de seguridad, además de organizar mejor la llegada de nuevos inmigrantes al campamento, para evitar el colapso y amagos de motín que han ocurrido" como consecuencia de la desorganización, serían iniciativas concretas deseadas por el grupo vecinal damnificado.

Segunda reunión municipal

Posteriormente al primer encuentro institucional con los vecinos, previa a la visita al campamento de Las Raíces del eurodiputado Juan Fernando López Aguilar, se celebró una segunda reunión vecinal el 17 de febrero para resolver dudas y revisar el estado de las propuestas por ambas partes, pero estas negociaciones "no han sido demasiado fructíferas", generando sensación de abandono en los vecinos, pendientes de que las instituciones aporten más recursos para paliar esta crisis migratoria y social en la zona, tal como ha sabido ElCierreDigital.com.

También exigieron respuestas contundentes a la ONG ACCEM, entidad que gestiona Las Raíces, sobre cuestiones inadmisibles que relatan los migrantes alojados: "¿Cómo son las condiciones higiénicas en el campamento? La tubería de agua es de una pulgada de grosor, apenas llega presión para las casas de los vecinos, ¿Cómo pueden ducharse, lavar ropa y usar los sanitarios 2.400 personas? ¿Tienen los residentes en el campamento comida suficiente? Pues se abastecen en un supermercado cercano ¿Tienen ropa de abrigo y mantas suficientes? Los migrantes confiesan a los vecinos que 'tienen miedo, porque dentro del campamento hay grupos organizados que los amedrentan y extorsionan".

Juan Fernando López Aguilar. 

Son premisas fundamentales para los residentes sin solventar por el consistorio, según indican fuentes vecinales consultadas por este medio tras la segunda reunión municipal. Los residentes continúan muy preocupados pues los políticos del Ayuntamiento de La Laguna no han permitido que los vecinos entraran en el campamento durante la visita de López Aguilar pero tampoco responden a cuestiones vitales de seguridad como que "los inmigrantes no se deben aprovisionar de utensilios en el campamento que puedan convertir en armas cuando salen al exterior, como cuchillos".

Además, los policías no pueden acceder a este alojamiento a no ser que surja un altercado entre los migrantes. De hecho, el sindicato policial CEP ha solicitado equipos de protección, cascos y escudos para los agentes de policía que cumplen funciones en Las Raíces al ser agredidos recientemente con piedras por algunos de los inmigrantes irregulares destinados en este recurso.

Por otra parte, los escasos agentes de seguridad destinados en Las Raíces, como medida anti covid-19 solo toman la temperatura a los migrantes cuando regresan al campamento, considerando los vecinos, este control, insuficiente. 

Planificación política 

El alcalde de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez ante los vecinos afectados expuso proyectos para trabajar con los migrantes, reconociendo "la preocupación de todos". Así mismo, el mandatario municipal desea "un mensaje de implicación absoluta, tranquilidad y evitar falso bulo". Por su parte, el representante de Podemos, Rubens Ascanio, agradeció "las formas y el fondo de los vecinos y vecinas, en un drama, sobre un drama", pero "tenemos que estar a la altura de la sociedad, pues es una decisión sobrevenida e impuesta, a la espera de que otros municipios, ofrezcan espacios".

El Ayuntamiento recoge la solicitud a la Secretaría de Estado de Migraciones de una reunión con los vecinos, para que conozcan en qué condiciones se encuentran los migrantes y señala además, que la zona protegida Los Rodeos es frágil y rural, con distintas figuras de protección ambiental.

La ONG ACCEM tiene establecido para el campamento un plan de intervención, con actividades y rutinas para evitar que los migrantes busquen alternativas fuera, aunque aún no han tenido tiempo de implementar estas acciones, pero hay personal contratado con formación específica en deporte o clases de español.

En otro sentido, el consistorio desconoce si los migrantes alojados en Las Raíces, van a ser repatriados a sus países de origen. El grupo municipal también accede a instalar la valla solicitada por los vecinos, intermediar con el ministerio, ofrecer servicios de transporte, soluciones en iluminación, aumentar medidas de seguridad en las vías de titularidad municipal, establecer una coordinación con otras fuerzas y cuerpos de seguridad para mejorar y ampliar las medidas, e incremento de personal.

Rubén Ascanio, concejal de Unidas Podemos en La Laguna. 

La Guardia Civil y la Policía Autonómica reforzarán la presencia en carreteras cuando sea necesario. Pero los vecinos estiman que habría que triplicar al menos la presencia policial en Las Raíces dado el elevado número de migrantes que se encuentran alojados.

En materia de Protección civil se han puesto en marcha hidrantes, luz y bocas de riego. Igualmente, se va a reforzar la limpieza en el entorno, y se ofrecen teléfonos de las demandas de limpieza que se necesiten.

Finalmente, se ha solicitado que se hagan procesos de cribado con respecto a un posible brote de Covid-19 en el interior del campamento y, al Servicio Canario de Salud que establezca un procedimiento interno para identificar posibles contagios.

COMPARTIR: