30 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El cuñado de Felipe VI tiene como único arraigo familiar en Madrid a su hijo Juan Valentín que se trasladó a la capital en septiembre de 2019

Urdangarin presenta un contrato con el Hogar Don Orione de 900 euros para solicitar una vez más el tercer grado

Iñaki Urdangarin.
Iñaki Urdangarin.
Iñaki Urdangarin presenta una respuesta contundente al recurso de la Fiscalía contra la concesión del tercer grado penitenciario. El exduque de Palma tiene una oferta de trabajo del Hogar Don Orione por 900 euros. Para ello el cuñado del Rey Felipe VI tiene que fijar su vivienda en Madrid. En la capital de España su único vínculo familiar es Juan Valentín, el hijo mayor de su matrimonio con la Infanta Cristina, que se trasladó a la ciudad en septiembre de 2019.

La defensa de Iñaki Urdangarin presenta un as para que se le conceda el tercer grado penitenciario después de que este contara con el apoyo Juzgado de Vigilancia Penitenciaria nº 1 de Castilla y León, aunque realmente de quien depende es de la Audiencia de Palma que es quien condenó al cuñado de Felipe VI, y de que la Fiscalía alegara que aún no ha cumplido tres cuartas parte de la condena. Frente a esto el exduque de Palma ha presentado un contrato de trabajo con el Hogar Don Orione, la entidad benéfica en la que presta servicios en Pozuelo de Alarcón (Madrid) por los que, antes de la crisis del Covid-19, salía una vez a la semana desde la prisión de Brieva (Ávila).

El contrato que se le ofrece es de 900 euros y trabajaría de diez de la mañana a cinco de la tarde, comiendo en el propio centro. Sería los fines de semana cuando tendría que volver Iñaki Urdangarin a los muros de la prisión abulense.

Para conseguir esto, el exduque tendría que trasladar su domicilio a Madrid. Ni en Vitoria ni en Barcelona. En la capital de España es su hijo Juan Valentín, quien tiene domicilio. El hijo mayor de Iñaki y la Infanta Cristina, nacido en 1999, tras vivir una temporada en Londres se trasladó en 2019 a vivir a Madrid.

Dicen de Juan Valentín que es el más parecido a su madre y que, al ser el mayor, es el que peor lo pasó con todo el escándalo del Caso Noos y con el trato que la Casa Real dispensó a sus padres con la política de alejamiento que marcó su tío Felipe VI. Tampoco le gusta la prensa y procura pasar lo más desapercibido posible. Durante el último trimestre del año pasado se dedicó a prepararse para el examen de conducir. Su círculo de amigos es especialmente discreto y recelan la prensa cuando se intenta conocer asuntos sobre la formad de ser del joven y sobre sus andanzas amorosas.

Juan Valentín paseando por Madrid. 

La parte negativa de conseguir el tercer grado penitenciario gracias a su trabajo en don Orione, para el yerno de Juan Carlos I, es que Madrid podría ser un lugar donde estaría mucho más expuesto a la prensa. Lo cierto es que cuando ha podido viajar a Vitoria los medios no le han dejado tranquilo y la tensión que genera la presión de los mismos no es algo que guste al exduque. Por otro, Juan Valentín perdería el relativo anonimato por el que se mueve por la ciudad.

Por el momento, hasta que Iñaki cumpla sus cuentas con la justicia la diáspora familiar se mantendrá con la Infanta en Ginebra con sus hijos pequeños Miguel e Irene y trabajando para la Fundación Aga Khan del Rey de los Ismailitas, íntimo amigo de su padre; Pablo jugando al balonmano en Francia y Juan Valentín y su padre, si la petición para conseguir el tercer grado prospera, en Madrid.

El Ministerio del Interior, a través de Instituciones Penitenciarias, denegó el tercer grado a Iñaki Urdangarin en septiembre, tal y como pedía con el beneplácito de la Junta de Tratamiento de la Prisión de Brieva donde cumple una condena de cinco años y diez meses por el caso Noos. Sin embargo, el exduque de Palma recurrió ante el Juez de Vigilancia Penitenciaria que le concedió tercer grado, aunque no cumple los requisitos formales que se les exige a otros presos. Tras las quejas de la Fiscalía, Urdangarin espera que la Justicia se prenuncie nuevamente a su favor.

COMPARTIR: