20 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los expertos del sector muestran su preocupación ante la falta de una normativa específica en el Real Decreto Ley de 14 de marzo

Alerta: Las infracciones en la gestión de residuos sanitarios del COVID-19 deja 44 detenidos

La Guardia Civil ha detenido a 44 personas.
La Guardia Civil ha detenido a 44 personas.
El "olvido" del Gobierno de Pedro Sánchez de incluir una norma sobre la gestión de residuos sanitarios en el Real Decreto de Estado de Alarma de 14 de marzo ya ha provocado las primeras víctimas. La operación Retrovirus de la Guardia Civll ha terminado en la detención de 44 personas y en 184 sanciones administrativas a empresas del sector de gestión de residuos.

El Real Decreto de Estado de Alarma de 14 de marzo ya ha provocado las primeras víctimas entre los gestores de este tipo de residuos sanitarios. Una operación de la Guardia Civil sobre 300 sociedades ha provocado las primeras 44 detenciones y la propuesta de 184 infracciones administrativas para las empresas de este sector.

La Guardia Civil ha realizado más de 500 inspecciones a 300 empresas gestoras de residuos sanitarios durante el estado de alarma. Como resultado han propuesto a la autoridad judicial pertinente 184 infracciones administrativas y 44 personas han sido detenidas e investigadas.

Las detenciones se han producido en el marco de la Operación Retrovirus con la coordinación de la Europol, y ha sido llevada a cabo por el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, según anunció la propia Benemérita.

El dispositivo de Europol ayudará al análisis operativo y en el análisis estratégico de documentación para hallar posibles vínculos en las empresas investigadas con los demás estados miembros y terceros países así como posibles ramificaciones en Europa.

Residuos en cajas en una de las empresas inspeccionadas.

Los especialistas en la conservación del Medio Ambiente señalan que, en su mayoría los gestores de residuos cumplian con la normativa. Sin embargo, estas infracciones, que son administrativas por el manejo en el transporte, gestión o eliminación irregular de los residuos, podrían acarrear también sanciones penales adoptadas en los delitos contra los recursos naturales y el Medio Ambiente.

Desde el comienzo del estado de alarma en España, la Guardia Civil ha reforzado el control de la retirada y tratamiento de los residuos para evitar la transmisión del Covid-19. Por estas circunstancias, se ha producido un gran volumen de trabajo relacionado con la emergencia sanitaria y se han tenido que recoger y tratar los desperdicios derivados directa o indirectamente de la enfermedad. Esto ha sido también, en parte, por el “asombroso olvido” en el Real Decreto del Estado de Alarma por el gobierno de Pedro Sánchez que los expertos señalaron al inicio de la pandemia.

Incremento en los desperdicios sanitarios

El instituto armado considera como problema inicial la gestión individual de los guantes y mascarillas que terminan en ríos y mares. También añade, que el tratamiento de estos residuos es crucial para detener la propagación del virus.

Según el Manual de Seguridad de Residuos Sanitarios, los desperdicios deben eliminarse en una bolsa de plástico, en lo que se refiere a hospitales y residencias de la Tercera Edad. La misma debe depositarse “en un cubo de basura dispuesto en la habitación, preferiblemente con tapa y pedal de abertura, sin realizar ninguna separación respecto al reciclaje”. Por consiguiente, la bolsa de plástico (bolsa 1) debe cerrarse adecuadamente e introducirla en una segunda bolsa de basura (bolsa 2), al lado de la salida de la habitación. "La BOLSA 2 con los residuos anteriores, se depositará en la bolsa de basura (BOLSA 3) con el resto de residuos domésticos.

Residuos sanitarios inspeccionados por la Guardia Civil.

Como ya publicamos en El Cierre Digital, la orden del 14 de marzo no incluía la gestión de basuras ni los residuos hospitalarios como servicios esenciales, el Gobierno propuso que los residuos se incineraran en cementeras. El patronal de las cementeras Oficemen, reconocía la imposibilidad temporal y técnica de las plantas para lleva a cabo la eliminación de tantos residuos.

Como la Orden Ministerial de Pedro Sánchez no incluyó la gestión de basuras ni los residuos hospitalarios, todo el sistema de gestión de basuras sanitarias se colapsó y así lo ha demostrado las inspecciones del Seprona de la Guardia Civil.

COMPARTIR: