28 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Conocido como ‘El Chayo’ fue declarado muerto en dos ocasiones por las autoridades mexicanas

La verdadera muerte de Nazario Moreno González, líder de la red de narcotráfico ‘La Familia’

El misterio que rodeaba la muerte de Nazario Moreno González, el líder de una de las redes de narcotráfico más grandes de México, llegó a su fin en el año 2010 cuando las autoridades policiales acabaron con su vida durante un tiroteo, pero antes le habían dado por muerto hasta en dos ocasiones.

Nazario Moreno González más conocido como ‘El Chayo’ nació el 8 de marzo de 1970 en Apatzingán, Michoacán. Según algunas fuentes que lo conocían era impulsivo, vengativo y también muy religioso, era un evangélico devoto que predicaba frases de la Biblia en sus reuniones. Se cree que sus comienzos en el narcotráfico fueron en el cártel del Milenio. 

Durante su adolescencia, a finales de los años 80, emigró a Estados Unidos, concretamente al estado de California donde vivió varios años. Allí estuvo trabajando en diferentes ciudades como Palo Alto, San José y Fresno.

En 1994 fue detenido de forma temporal por las autoridades estadounidenses en McAllen, Texas, por traficar supuestamente con marihuana en la frontera de Tamaulipas. Según investigaciones de la DEA (Administración para el Control de Drogas) participaba en el cártel de Los Zetas pero esta relación acabó cuando el Tísico fue detenido. En 2003 huyó a Méjico porque las autoridades le buscaban por realizar actividades ilegales en Estados Unidos. Fue entonces cuando empezó a reclutar, junto a José de Jesús Méndez Vargas ‘El Chango’, a personas para formar su propia organización criminal con tintes religiosos a la que nombró como ‘La Familia’.

Nazario Moreno González, más conocido como 'El chayo',  líder de la red de narcotráfico 'La Familia', 

‘El más loco’ como también era conocido, llevó a cabo numerosas labores sociales en su ciudad natal. Abrió algunas clínicas de desintoxicación en las que los drogodependientes eran internados para tratar sus adicciones. Además, esas personas que posteriormente se recuperaban y estaban limpias de alcohol y drogas, empezaban a formar parte de el grupo criminal de ‘La Familia Michoacana’.

Estos reclutas solían ser jóvenes adictos que se convirtieron en sicarios a las órdenes de Nazario Moreno, según algunas fuentes cercanas, los miembros de este grupo estaban obligados a aprenderse un libro escrito por el líder Moreno titulado ‘Pensamientos’.

En una entrevista al medio mejicano ‘Nexos’, habló de las labores sociales que llevaba a cabo su organización dentro del Estado y destacó que su objetivo era el control de el comercio de las drogas en la localidad, también explicó que las pretensiones del grupo no eran otras que regular la situación para acabar con la explotación. Sin embargo, ‘La Familia’ era en una de las organizaciones más grandes y peligrosas de Méjico cuyas actividades principales eran los secuestros, las extorsiones y también los chantajes. 

En el año 2004 el grupo de crimen organizado liderado por ‘El Chayo’ se une con otro cártel, el del Golfo, formando así el grupo de ‘La Empresa’. Durante ese tiempo el grupo de Michoacano aprovechó para conseguir colaboradores e informantes en la zona donde operaban, a cambio los narcotraficantes les ofrecían a los campesinos préstamos, construían  escuelas y también iglesias. 

Dos años después, se produce la ruptura entre estos dos grupos criminales, debido a esto ‘La Familia’ se ve obligada a controlar el mayor número de zonas posible y mantiene el contacto con el cartel del Pacífico. Su objetivo principal era el control de la plaza, por lo que se produjeron enfrentamientos entre los cárteles de la zona, en concreto contra ‘Los Zetas’ y los ‘Beltrán Leyva’. 

Ya en el año 2009 el Gobierno Federal del Presidente Felipe Calderón, empieza a perseguir al líder ‘El Chayo’. En ese momento se ofrecían 2.4 millones de dólares a quien diera información sobre el cabecilla de la red de narcotráfico. Un año después, el 9 de diciembre de 2010, se produce un enfrentamiento con las autoridades policiales en la Sierra de Apatzingan, por lo que las fuerzas federales dan por muerto a Nazario Moreno González, sin embargo, su cuerpo nunca se encontró. En su ciudad se le rindió culto y la población le hizo un altar como agradecimiento por sus labores sociales. 

Tumba de Nazario Moreno González

Debido a esto, se produce una escisión en el grupo criminal ‘La Familia’ y en 2011 nace otra organización llamada ‘Los Caballeros Templarios’ cuyo mayor dirigente es Servando Gómez Martínez, conocido como 'La Tuta'. Después de su desaparición se cree que ‘El Chayo’ comenzó a trabajar de forma oculta en esta nueva organización y estos rumores se avivaron con la detención de un familiar, Heliodoro Moreno Anguiano, el 18 de febrero de 2014. El integrante de la organización relató a la policía que no había visto al líder desde 2010 pero que tenía información sobre los sicarios del cártel que al parecer habían estado protegiendo a Nazario Moreno González durante todo ese tiempo escondiéndole en diferentes paraderos de la región. 

El 9 de marzo de 2014, un día después del cumpleaños de ‘El Chayo’, se produce un tiroteo en Tierra Caliente, la zona de Michoacán donde operaba la red, entre las autoridades federales y los miembros de ‘La familia’. Este altercado acabó con la vida de ‘El más loco’ y esta vez sí había un cadáver. La policía cotejó el ADN, así como sus huellas y finalmente Tomás Zerón, director de la Agencia de Investigación Criminal de la Procuraduría General de la República, confirmó que los resultados eran positivos, se trataba del cuerpo de Nazario Moreno. 

Según algunas fuentes cercanas al líder, durante sus últimos años había intentando ocultarse en la normalidad, por lo que dejó de transitar con coches de alta gama y grandes vehículos, así como redujo su número de escoltas. Sin embargo, las autoridades policiales mejicanas lograron capturarle. 

COMPARTIR: