16 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En poco más de un año, la Policía Nacional ha detenido a cerca de 3.700 personas y ha incautado más de 25 toneladas de esta droga

Así actúan los narcos de la marihuana: Una acción cada vez más profesionalizada e industrial

Plantación de marihuana desmantelada en Málaga
Plantación de marihuana desmantelada en Málaga
Andalucía se ha convertido “en un lugar de producción de marihuana”, una de las principales actividades delictivas de este territorio donde el cultivo continúa “imparable”. Así lo ha definido la Fiscalía Superior de Andalucía, que refleja en su memoria anual la coexistencia de esta sustancia con el tráfico de hachís a gran escala, introducido por toda la costa andaluza por vía marítima.

Los investigadores advierten de la “extraordinaria importancia” que el cultivo y tráfico de marihuana ha adquirido en los últimos años en el sur de España. A pesar de que aún no han detectado alianzas entre ellos, las organizaciones criminales descubiertas responden en la mayoría de los casos a pequeños grupos que se confunden con clanes familiares. Sin embargo, ya han sido varias las operaciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que han permitido destapar que bajo esta apariencia se encuentran “verdaderas bandas criminales que, tanto desde antes del comienzo de la plantación como después, facilitan las actividades en toda su extensión”.

El cultivo de marihuana vive una época dorada en España que, en apenas cinco años, según el testimonio de expertos en la lucha antidroga, se ha consolidado como el invernadero mundial de la marihuana. Con una demanda de consumo creciente y una presencia cada vez más notoria de organizaciones criminales, los golpes al tráfico de esta droga se han potenciado, llegando a detener la Policía Nacional, en poco más de un año, a unas 3.700 personas y a incautar más de 25 toneladas.

En el caso de la provincia de Málaga, las últimas actuaciones confirman la actividad cada vez más profesionalizada e industrial de las mafias de la marihuana. En la Costa del Sol se alojan algunos de los principales productores de esta droga en Europa. El año 2021 comenzó con un golpe policial en Estepona que llevó a los calabozos a más de un centenar de personas. Los líderes, según la Guardia Civil, organizaban la que hasta entonces era considerada por los investigadores como la organización más activa de Europa dedicada al tráfico de cannabis.

Los traficantes ocultaban, supuestamente, tanto este estupefaciente como el hachís mediante sofisticados dobles fondos en camiones y turismos. Para su conducción, la banda se valía de un riguroso proceso de selección de conductores en Polonia. Las pesquisas llevaron a los agentes a descubrir vínculos criminales con otras redes mafiosas cuya intención era comenzar a asentarse en la provincia de Granada como principal punto de abastecimiento de marihuana.

Un detenido en Málaga tras desmantelar un laboratorio para el cultivo de  marihuana e incautar 231 plantas

Plantación de marihuana desmantelada en Málaga.

La Guardia Civil, junto a la División Especial de Narcotráfico y Crimen Organizado de la Policía de Polonia (CBSP), en una operación coordinada por Eurojust y Europol, acabó así con una potente organización a la que se le intervino 1,5 toneladas de cogollos de marihuana, más de 20.000 plantas, 91 kilos de hachís, 43 de cocaína, más de medio millón de euros en efectivo, 8 armas de fuego, 8 camiones, un autobús, 26 vehículos y bienes muebles e inmuebles valorados en 5 millones de euros.

Creatividad

Los narcos se siguen reinventando y los investigadores resaltan su creatividad a la hora de ocultar la planta, ya sea para cultivarla como para distribuirla hacia Europa. Desde el tablero del billar de un local de ocio de Benalmádena y Fuengirola, donde el pasado mes de junio se descubrió que un grupo de narcos distribuía la sustancia, hasta filtros de ozono para camuflar su olor característico. En otro caso, escondieron la droga en patatas y cebollas, que acabaron en diferentes asociaciones benéficas de la comarca de la Axarquía. Aquella operación, culminada hace solo unos meses, tuvo fines solidarios. La Policía había interceptado en Algarrobo un camión, en cuyo interior, además de tubérculos y hortalizas, hallaron 70 kilogramos de cogollos de marihuana envasados al vacío. 

A esa operación se suman otras como la que unos meses atrás supuso el desmantelamiento de once laboratorios donde se producía marihuana. La compleja investigación se había desarrollado en distintas localidades de la comarca malagueña del Guadalhorce y Mijas, donde la banda de narcos disponía de una amplia infraestructura compuesta por varias viviendas y una nave con plantaciones. Diecisiete personas fueron detenidas.

Meses antes, el elevado incremento de ocupaciones ilegales de viviendas en el término municipal de Rincón de la Victoria había levantado las sospechas de los agentes. Una actuación entre la Guardia Civil y la Policía Nacional llevó a descabezar otra organización criminal especializada en el cultivo de marihuana. Entonces hubo más de una veintena de arrestos, entre ellos los líderes de la trama, dos hermanos que, presuntamente, se dedicaban a okupar viviendas para cultivar marihuana. 

Para desarrollar su actividad ilícita, los investigadores constataron que no dudaban en amedrentar y amenazar a los vecinos que consideraban hostiles o a aquellos que se habían quejado o intentado interferir de alguna manera en su negocio lucrativo.

COMPARTIR: