26 de noviembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se compraron batas a la empresa china Weihai Textile Group Import & Sport por casi 17 euros la unidad frente a los 0,3 de las compañías españolas

Europa investiga las presuntas comisiones Covid del Gobierno destapadas por El Cierre Digital

Salvador Illa en un montaje con las publicaciones de El Cierre Digital.
Salvador Illa en un montaje con las publicaciones de El Cierre Digital.
La Fiscalía Europea da un nuevo giro a la investigación destapada por El Cierre Digital. El órgano judicial investigará la compra de batas en marzo de 2020 a la empresa china Weihai Textile Group Import & Sport por un precio de 16,84 euros la unidad frente a los 0,3267 que les costó una compra anterior a empresas españolas. Esta presunta irregularidad ya fue destapada por El Cierre Digital en abril de 2020, así como otras en la adjudicación de contratos para comprar geles, mascarillas y guantes.

Durante la pandemia del coronavirus, elcierredigital.com elaboró una ardua investigación sobre las presuntas irregularidades de la compra de bienes de primera necesidad para luchar contra la Covid, tales como gel hidroalcohólico, mascarillas, guantes y batas. Su compra fue efectuada a empresas chinas por precios superiores a lo que se ofertaba en compañías españolas. La investigación de este medio fue transmitida a la Fiscalía Anticorrupción ese mismo año 2020, quedando paralizada. Ahora, la Fiscalía Europea da un nuevo giro a las informaciones destapadas por este medio.

Según ha informado el diario ABC, la Fiscalía Europea ha abierto una investigación por los contratos que el Ministerio de Sanidad —dirigido por aquel entonces por Salvador Illa— adjudicó a la empresa china Weihai Textile Group Import & Sport CO., LTD, para la compra de batas desechables el 27 de marzo de 2020. Antes, como ya informó elcierredigital.com, el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa) había adquirido este mismo artículo a empresas españolas a 0,3267 euros la pieza. Sin embargo, acabó pagándoselas a la citada empresa a 18,50 dólares estadounidenses (unos 16,84 euros).

Las irregularidades afectarían a “los intereses financieros de la UE”

La investigación paralizada por Anticorrupción ha sido reclamada por la Fiscalía Europea debido a que la compra se realizó con fondos europeos (FEDER) y que estos hechos afectarían a los “intereses financieros de la Unión Europea”. Ha sido la propia Fiscalía Anticorrupción la que habría entregado toda la documentación al respecto —destapada por elcierredigital.com y denunciada por el Partido Popular— para que ahora se proceda a la investigación.

Contrato firmado con Weihai Textile Group Import & Sport CO., LTD.

En el decreto por el que se abre el proceso judicial la Fiscalía Europea denuncia la compra de batas a esta empresa china “por un precio que sería notoriamente superior al de mercado por parte de la Dirección del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa) del Ministerio de Sanidad”, afirmando que se “omitió cualquier circunstancia sobre la sociedad, incluso su domicilio, reflejándose únicamente que estaría ubicada en España” hasta el día 4 de mayo, cuando se publicó el domicilio de la mercantil china en el BOE.

Entre las irregularidades que destaca el escrito también figura que aunque el “órgano adjudicador y quien en esos momentos era el órgano de contratación” era el Ingesa, su nombre no “consta en la firma”. Al igual que tampoco consta “justificación, aclaración o soporte documental alguno” sobre una cantidad sin justificar incluida dentro de los 11.034.969.49 euros que se pagó a la empresa china.

La adquisición de batas, la primera denuncia de El Cierre Digital

Elcierredigital.com cubrió, además de la compra de batas ahora investigada por la Fiscalía Europea, otras llamativas adquisiciones de guantes, geles y mascarillas a empresas chinas a un precio notablemente superior al ofrecido en España. Sin embargo, la ya mencionada compra de las batas fue la primera de nuestras investigaciones. Concretamente, fue denunciada por elcierredigital.com —en un artículo del periodista Luis Miguel Montero— el 29 de abril de 2020, apenas un mes después de la adquisición.

La compra del material fue llevada a cabo por contratos de emergencia adjudicados por el Ingesa como parte del Real Decreto de Estado de Alarma. En este se establecía que dichos contratos tenían el “objeto de ayudar a paliar la pandemia que asola a España, al amparo de la previsión establecida en el artículo 120 de la Ley 9/2017, de 8 de noviembre, de Contratos del Sector Público (LCSP) con respecto a la tramitación de emergencia".

El primero de los contratos suscritos con una empresa española.

Así, el 20 de marzo de 2020 Alfonso María Jiménez Palacios, director del Ingesa, firmó un contrato con Carmen Victoria Martín-Hondarza Sobrino, en representación de Medline International Iberia S.L. —con domicilio social en San Fernando de Henares (Madrid)— para "el suministro de guantes y batas". La entrega debía hacerse, según el contrato "en el plazo de 3 días naturales desde la firma de este contrato, en los lugares que se señalan en el anexo 3". El citado documento recogía hasta 20 lugares diferentes repartidos por toda la geografía española. En esa ocasión se compraron 40.890 batas impermeables de la talla L a 0,3267 euros por un total de 13.358,76 euros y 1.140 piezas similares de la talla XL a 0,3146 por valor de 358,64 euros. La suma total del precio de las batas fue 13.717,40 euros. Cantidad que ya incluía el IVA del 21 por ciento.

Tres días después, el 23 de marzo, cuando la pandemia golpeaba fuerte, el Ingesa firmaba un nuevo contrato para comprar batas y guantes de nuevo. En esta ocasión la empresa elegida por el mismo sistema de contratación de emergencia fue Suministros Hospitalarios S.A., representada por Stephen John Whitehouse como director general de la misma, con domicilio social en Badalona. La empresa se comprometió a entregar las batas en el plazo de "dos días naturales desde la firma de este contrato, en los lugares que se señalan en el anexo 3", en total 13 provincias. El importe total del contrato, incluyendo IVA, fue de 250.265,51 euros. Fueron 606.200 batas desechables al precio de 0,2783 euros IVA incluido, en total 168.705,46 euros. También compraron 39.950 batas de protección impermeables a 1,8634 euros cada una, en total 74.442,83. La suma por ambas compras ascendió a 243.148,29 euros. El resto se destinó a adquirir 173.000 guantes.

El inicio de las compras de batas a China

Ahora bien, tres días después el mismo organismo, el Ingesa, por medio de su director general, Alfonso María Jiménez Palacios, contrata de nuevo un suministro de batas desechables, en esta ocasión 2.500.000 piezas a la empresa China National Instruments Import & Export Group Corporation, el precio fue de 12,88 dólares por cada pieza. Muy lejos de los 1,86 euros que costaron las anteriores. En esta ocasión se gastaron 32.200.000 dólares, lo que equivalía a 38.960.007,39 euros.  Esta empresa pertenece a China General Technology Group, un conglomerado estatal chino que abarca las áreas de fabricación de maquinaria, productos farmacéuticos, contratación de ingeniería, construcción y bienes raíces, y consultoría técnica. Es decir, una empresa estatal china con sede en Pekín.

El primer contrato firmado con los chinos.

Justo un día más tarde, el 27 de marzo, el mismo órgano del ministerio contrata con la empresa, también china, Weihai Textile Group Import & Sport CO., LTD, medio millón de batas desechables por importe de 18,50 dólares cada una por un total de 9.250.000 dólares (11.034.969,49 euros). En un día el precio de las batas había subido casi 6 dólares, pero en una semana el precio subió de 0,3146 euros a 18 dólares, unos 22 euros. Esta empresa está ubicada en el número 16 de la avenida Shichang, Huancui District, Weihai, Shandong, China.

Es llamativa la diferencia entre las dos empresas españolas y las dos empresas chinas en un plazo de tan solo siete días. Se desconocen las causas por las que el Ministerio comenzó a contratar en China a pesar de que se dispararon los precios, quienes fueron los intermediarios españoles ni la comisión que se llevaron. De hecho, en los contratos con China no aparecían los firmantes por parte de las empresas cuando elcierredigital.com publicó su investigación.

Ahora, esta sorprendente diferencia en los precios de compra de las batas ha llegado a conocimiento de la Fiscalía Europea, que investigará las causas.

Las otras denuncias de El Cierre Digital sobre los contratos durante la Covid

Aunque es la investigación que ahora se encuentra de actualidad, elcieredigital.com ya destapó otras compras de material sanitario sobre las que pesaba la sombra de la sospecha. El 30 de abril se denunció el caso de los guantes y los geles. La diferencia de comprarlos a empresas españolas y chinas supuso un total de 6 millones de euros que se desvanecieron en plusvalías, comisiones e intermediaciones.

Las soluciones desinfectantes se adquirieron a una empresa española y a una china. La española vendió el litro de gel a 3,058 euros y la china a 10,83 euros por litro, lo que suponía un 354% más cara que en España.

Contrato por la compra de gel desinfectante a una empresa china.

Con los guantes de nitrilo el ministerio de Sanidad decidió repartir la oferta entre tres empresas españolas y una china. El mayor contrato se lo llevó la empresa china Hong Jin Medical Science and Tecnology Service, que los vendió a un precio de 0,08712 euros por unidad. Más de un 200% más caro que en las empresas españolas.

A esto se le suma la investigación que elcierredigital.com hizo el 7 de mayo sobre la compra de mascarillas quirúrgicas, cuya mayoría fueron encargadas fuera de España. La diferencia entre comprarlas a una empresa china, donde compraron 100 millones de unidades, y a una española supuso 47 millones de euros pagados de más por el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria, más otros 9 millones en el caso de una empresa de Chipre donde adquirieron 13 millones de unidades.

Haciendo las mínimas cuentas básicas, la diferencia entre las mascarillas españolas y las compradas en Chipre sería del 2.942 por ciento, produciéndose un sobrecoste cercano a los nueve millones de euros. Esto se sumaba a los 45 millones de euros gastados de diferencia en la adquisición de batas desechables.

Los 14 acuerdos incompletos

Elcierredigital.com también detectó el 3 de mayo en las adjudicaciones reflejadas en el BOE, al menos catorce contratos de adjudicaciones de material por parte del Ministerio de Sanidad, que lideraba el catalán Salvador Illa, donde no se especificaba dirección alguna de las empresas adjudicatarias. En los anuncios oficiales que aparecen en esta publicación del Estado se podía leer: "Adjudicatario: Dirección desconocida".

Así, por ejemplo, se detallaba la adjudicación un contrato por valor de 4,3 millones de euros para el suministro de un millón de hisopos de detección del coronavirus. El Ingesa, dependiente del Ministerio de Sanidad, adjudicó este contrato a la empresa MJ Steps, cuyo objeto social es "el comercio al por mayor de toda clase de productos textiles, de confección, calzado y artículos de cuero". Sin embargo, su dirección es desconocida, según constaba en el BOE.

Pero no es el único contrato entre la Administración y MJ Steps, también se licitó otro para el suministro de 10 dispositivos de ventilación mecánica por valor de 380.000 euros. El problema de estos contratos públicos es que no se especifica la dirección de la empresa adjudicataria, algo inusual en este tipo de licitaciones y adjudicaciones públicas, selladas en el BOE.

Contrato adjudicado a una empresa con dirección desconocida 

Para los expertos y juristas consultados por elcierredigital.com, "no publicar la dirección de la empresa va contra las normas de transparencia, aunque como también el Gobierno de Pedro Sánchez ha cerrado durante el Estado de Alerta el portal de transparencia informativa oficial, tampoco se puede comprobar nada. Quizá con ello se pueda esconder el nombre del intermediario, que puede que sea quién de verdad se lleva el millonario contrato público de Sanidad y luego subcontrata con esas empresas no nacionales que no saben ni su dirección", afirmaban.

Esta información destapada por elcierredigital.com amplió la denuncia ya efectuada ante Anticorrupción. Posteriormente, el Partido Popular solicitó que se analizaran “por el Tribunal de Cuentas de manera pormenorizada todas y cada una de las compras de material sanitario realizadas por el Gobierno, ya que esas compras son fundamentales para la gestión de esta pandemia", dijo la diputada del PP, Cuca Gamarra, en la comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados.

Tras esto, la investigación fue trasladada al Tribunal Supremo, que paralizó la investigación en junio del mismo año. Ahora, más de dos años después de los hechos investigados por elcierredigital.com, será la Fiscalía Europea la encargada de comenzar a investigar estas irregularidades.

COMPARTIR: