18 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Ella desapareció en 1992, regresó en 2013 sin dar explicaciones y ahora su hermano está en la prisión de Estremera por la entrada de droga en Barajas

Los enigmas en la desaparición de Naika Méndez, hermana de Fran, el guardia civil de la tele detenido por tráfico de cocaína

El cabo Fran en un fotograma de DMax.
El cabo Fran en un fotograma de DMax.
Dieciséis años después se puede comenzar a desenredar la madeja de dos sucesos, una desaparición ocurrida en 1992 cuya protagonista regresó a casa en 2003 y la detención de un guardia civil corrupto en el aeropuerto de Barajas por dejar pasar más de 200 kilos de cocaína cuando prestaba servicio como jefe de turno en el aeropuerto internacional. ¿Qué relación hay entre ambas historias?

El juzgado de Instrucción número 41 de Madrid ha comenzado a desenmarañar la madeja y ha abierto varias piezas separadas de una causa inicial, protagonizada por un guardia civil corrupto, Fran, que dejaba pasar droga en el aeropuerto de Barajas. Hace año y medio comenzaron a investigarlo y fue detenido en julio de 2019.

Esta historia de narcos centroamericanos y agentes corruptos enlaza, misteriosamente, con la de Naika, una joven que desapareció en su casa de León cuando tenía 16 años y reapareció con 27, sin decir donde había estado todos esos años. ¿Qué nexo tienen ambas historias y que ha provocado que el juez instructor ordene nuevas diligencias en piezas separadas? Naika y Fran son hermanos.

Comencemos por el principio, un 24 de agosto de 1992 cuando  Naika Méndez, una joven leonesa de 16 años sale de su casa en Magaz de Arriba a una clase particular de una asignatura suspendida de BUP. Vestía pantalón vaquero, deportivas y una camiseta. Con ella los libros, un par de cuaderos y algunos bolígrafos. Los padres acudieron a todos los programas de televisión, periódicos y revistas, pusieron carteles con su fotografía en las paredes de media España e incluso Paco Lobatón se interesó por el caso en su programa de televisión. El caso incluso generó una serie de televisión "La Verdad", protagonizada por la actriz Elena Rivera. Pero la verdad está lejos de conocerse, al menos por ahora, aunque el levantamiento de un sumario pueda empezar a dejarnos conocer parte de esa verdad.

Naika a los 16 años, cuando desapareció.

Naika Méndez volvió el 1 de noviembre de 2003, once años después. Delgada y físicamente demejorada. Llegó a Ponferrada en autobús y desde allí tomó un taxi a su casa. Sólo dijo que había estado cerca, en Castilla y León y que desapareció por voluntad propia.

Naika y su madre Emma, cuando regresó en 2003.

En casa sólo estaba su hermana Emma, que la reconoció gracias a una cicatriz junto a su ojo derecho, recuerdo de un accidente a los tres años con un columpio. Luego llegaron su padre Amable y su madre Emma. Ni la madre ni la Policía lograron averiguar el motivo de desaparición ni su paradero, aunque los investigadores descartaron que hubiese estado en una secta, como empezó a especularse en los corrillos del pueblo.
 

La joven apenas contó nada y durante cinco años Naika Méndez fumó tres paquetes de cigarrillos al día y sufrió en silencio el tremendo dolor de al menos 46 cólicos de vesícula, sin acudir a un médico para no ser identificada y descubierta, porque no tenía DNI en vigor. Ya en su casa acudió al oftalmólogo para corregir una miopia, provocada según algunos investigadores por falta de nutriente o largas estancias en lugares oscuros.

Su hermano, el cabo Fran

El 16 de julio de 2019 la Guardia Civil detenía al cabo Fran Méndez, famoso por haber protagonizado una serie en Discovery Max, "Control de frontera", dedicada a la vigilancia de la entrada de artículos prohibidos por Barajas y otros lugares. Fran era el guardia civil que ejercía de jefe de turno a veces en el aeropuerto y salía en antena con frecuencia. Tanto salía que la DEA norteamericana y la NCA inglesa mandaron un pantallazo con su fotografía y el mensaje de que él solo había permitido la entrada de unos 200 kilogramos de cocaína en los últimos años. Fran es el hermano de la desaparecida Naika.

Fran vivía en el barrio de la Fortuna, una modesta colonia de la localidad madrileña de Leganés. Pero vestía ropa cara, de marcas de lujo que no puede costear el sueldo de un guardia civil, y su mujer, una colombiana identificada por las iniciales L.N.Z.,  usaba bolsos caros de Gucci. En casa tenía inhibidores de frecuencia para evitar que pinchasen sus grabaciones. La pareja del cabo fue también arrestada en la misma operación, que acabó con 18 detenidos al Juzgado de Instrucción número 41 de Madrid. La mujer está acusada de poner en contacto a su pareja y a los narcotraficantes.

El cabo Fran en DMax.

El agente estaba presuntamente compinchado con dos bandas de traficantes de drogas, una colombiana y otra dominicana para hacer la vista gorda a las "mulas" de la cocaína durante su turno a cambio de una generosa "mordida".

Ahora el juez ha desgajado varias piezas de este sumario cuyo secreto ya ha sido levantado y quizás dentro de un tiempo podamos empezar a resolver los enigmas de la desaparición de Naika Méndez y si tiene algo que ver o no con las actividades ilegales de su hermano.

COMPARTIR: