18 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Tanto José como Victoria se encuentran muy nerviosos y no saben todavía si harán declaraciones públicas tras testificar hoy ante la jueza

El caso Julen puede dar un giro inesperado en los próximos días tras el estudio de todas las pruebas aportadas al sumario

José Roselló y Victoria García, padres de Julen.
José Roselló y Victoria García, padres de Julen.
Los padres de Julen, el niño de dos años que fue rescatado sin vida en un pozo en Totalán (Málaga), están citados este lunes para declarar como testigos en la causa que investiga el Juzgado de Instrucción 9 de Málaga. Tanto José como Vicky están muy nerviosos ante su citación este lunes y meditan si hacer declaraciones públicas o no. El problema es que no quieren revivir aquellos trágicos días, pero todo dependerá de la información que obre en poder de los investigadores.

José Roselló y Victoria García comparecerán este lunes como testigos ante la jueza María Elena Sancho Mallorquín que instruye esta causa, al igual que está previsto que lo haga, también en calidad de testigo, Adriana, pareja del dueño de la finca, David Serrano, madre de una niña de la edad de Julen y prima de José. Las dos parejas estaban presentes ese fatídico día en la finca donde se ubica el pozo en el que cayó el pequeño Julen.

El niño fue finalmente encontrado durante la madrugada del sábado 26 de enero por los equipos que trabajaban en su rescate desde el día 13 de enero. El niño cayó en un pozo de tan sólo 25 centímetros de diámetro y de algo más de 70 metros de profundidad.

La citación de los padres, que estarán asistidos por la letrada Antonia Barba García, se produce tras solicitarlo la Fiscalía, que también pidió que declaren como testigos tres senderistas que fueron los primeros en llegar al lugar para auxiliar a los padres del pequeño el día de los hechos. Estos testigos están citados el próximo miércoles 27 de febrero. Para el 12 de marzo están citados, también como testigos, el experto y constructor que realizó el pozo, Antonio Sánchez, y el operario que hizo la zanja en la zona; mientras, que el día 13, testificarán los guardias civiles especialistas, así como los primeros bomberos que llegaron al lugar. También lo hará Ángel García Vidal, ingeniero que coordinó todas las obras que se realizaron para el rescate.

El primero que compareció para declarar ante la jueza el pasado viernes fue el dueño de la finca, David Serrano, que lo hizo en calidad de investigado por un presunto delito de homicidio imprudente. Fue una declaración que también había pedido la Fiscalía malagueña. Serrano insistió ante la jueza, María Elena Sancho Mallorquín, que el accidente fue "imprevisible".

Además, se ratificó en que tapó el agujero con dos bloques de hormigón y que avisó del peligro. También afirmó que en todo momento "se puso en manos de un profesional, para que gestionara todo lo relacionado con los trámites administrativos para realizar el pozo", tal y como relató elcierredigital.com .

La relación entre las dos parejas no se ha enfriado nada después de que los padres de Julen pusiesen en manos de su abogada, Antonia Barba García, la petición de responsabilidades a quien las tuviese, aunque decidieron que toda la estrategia en defensa de sus intereses recayese por completo en el bufete de Antonia Barba, especialista en reclamaciones por responsabilidad civil. A pesar de ello, las parejas siguen llevándose bien e, incluso, David acercó en su coche a los padres de Julen al Juzgado para declarar.

El fiscal solicitó todas estas declaraciones después de que la Guardia Civil le remitiera otros informes, ampliatorios del primero documento explicativo, tras lo que la Fiscalía consideró que se podían realizar ya varias hipótesis de los instantes previos a la caída de Julen y, por tanto, era el momento de depurar las responsabilidades civiles y penales si las hubiera.

El Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga abrió unas diligencias, en primer lugar por la desaparición del niño, pero luego ha ido incorporando informes con el fin conocer lo ocurrido y determinar si existen otras responsabilidades. Las diligencias fueron iniciadas después de que se recibiese el primer informe del Seprona de la Guardia Civil.


Antonia Barba, abogada de los padres de Julen, en una foto de su web.

Algunas fuentes consultadas no descartan que el caso del pequeño Julen dé un giro inesperado durante los próximos días tras el estudio pormenorizado de todas las pruebas aportadas al sumario, declarado secreto y celosamente custodiado por la titular de Instrucción numero 9 de Málaga, y tras escuchar los testimonios que todavía tienen que prestarse ante la instructora.

Los padres del niño se encontraban ayer muy nerviosos, en su casa y molestos aún con la abuela, Reme, por haber acudido a un programa de televisión a contar lo que consideran cuestiones "de nuestra intimidad". Tanto José como Vicky no descartan hacer declaraciones públicas a la salida de los juzgados, "porque entienden el interés mediático del caso". Pero nunca organizar una rueda de prensa, aseguran sus conocidos.

COMPARTIR: