03 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La APM sentencia que no pagaron lo pactado a quienes contrataron para las cuestiones penales dentro de la instrucción del caso SGAE

Condenan a dos abogados a prisión por apropiarse de los honorarios de dos compañeros

/ Audiencia Provincial de Madrid.
La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a dos abogados laboristas, N.M.A. y A.E.P., a dos años de prisión por un delito de apropiación indebida. Los letrados contrataron a dos penalistas, los denunciantes, para llevar la defensa penal de uno de los acusados en el pleito de la SGAE, José Luis Rodríguez Neri, mano derecha del director de la entidad, Teddy Bautista. Según la Justicia, los acusados se embolsaron el seguro que cubría los honorarios de los penalistas contratados.

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a dos años de prisión a los abogados laboristas N.M.A. y A.E.P. –socios de un mismo despacho jurídico–, acusados de embolsarse el seguro que cubría los honorarios por la defensa penal en el pleito de la SGAE. Los juristas, dado que no estaban especializados en materia penal, contrataron a los denunciantes para llevar el caso durante las acusaciones vertidas contra José Luis Rodríguez Neri, la mano derecha del director de la entidad de Autores y Editores, Teddy Bautista.

El tribunal ha decidido absolver a los abogados N.M.A. y a A.E.P. de su acusación por un delito de alzamiento de bienes. Sin embargo, los letrados laboristas han sido condenados a dos años de prisión y una multa de seis meses con una cuota diaria de seis euros, con su accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena.

En el contrato firmado por las dos partes –laboristas y penalistas– se recogía que el salario que recibirían los últimos por los servicios prestados serían proporcionales a los trabajos realizados, conforme a la tarifa de 150 euros la hora que sumaron finalmente casi 300.000 euros. Después de que la aseguradora que abarcaba la defensa penal de Rodríguez Neri abonase los honorarios correspondientes al despacho de los acusados, estos nunca remitieron dicha cantidad a su subcontratado experto en materia penal y negaron haberlo recibido, según expresa el escrito de la Audiencia Provincial de Madrid. 

El supuesto desvío de fondos de los directivos de la SGAE

En julio de 2011 la Audiencia Nacional autorizaba la intervención de la Guardia Civil en la sede de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) para detener a su director, Teddy Bautista, a su mano derecha José Luis Rodríguez Neri, y a otras nueve personas dentro de la conocida como 'Operación Saga'. La investigación giraba alrededor de un presunto desvío de fondos en la sociedad de 47,6 millones de euros –que irían dirigidos a inversiones en espacios escénicos–.

Después de varios años de acusaciones e investigaciones, en diciembre de 2019 la Fiscalía Anticorrupción emitía un escrito en el que hacía un recorrido de la trayectoria de Eduardo Bautista –Teddy Bautista–, al frente de la SGAE para subrayar que ostentaba el "máximo poder de decisión de ejecución" en el seno de la entidad.

Teddy Bautista.

Hasta tal punto, que el escrito señalaba que los distintos órganos de la estructura organizativa estaban supeditados a sus designios, sin un contrapeso efectivo", pues los mecanismos de control "sufrieron una progresiva degradación, cuando no eliminación, en paralelo a la acumulación de poder".

Según explicaba el documento, Bautista llevó a cabo un proyecto que inició en 1999 para dotar a la Fundación Autor y a la SGAE de una red de "espacios singulares" para que el público conociera a la sociedad de autores como una "entidad cultural e importante". Para ello, creó Iberautor Promociones Culturales, que diez años después cambió su denominación social a Arteria Promociones Culturales.

El 'proyecto Arteria' fue un paso más en la compleja estructura societaria que Teddy Bautista promovió desde su presidencia en la SGAE. "No suponía más que una extensión de sus enormes prerrogativas" en cada una de las entidades que conformaban el llamado 'Grupo SGAE' y "evitó la creación de una auténtica estructura directiva ordenada y funcionalmente responsabilizada", decía Anticorrupción.

Finalmente, en marzo de 2021, la Audiencia Nacional absolvía al expresidente de la Sociedad General de Autores Españoles (SGAE) Eduardo “Teddy” Bautista –por tercera vez en el caso– y a otros nueve acusados por el presunto desvío de fondos de la entidad, unos hechos por los que la Fiscalía Anticorrupción solicitaba penas que iban desde los dos años a los doce años y medio de cárcel por delitos de apropiación indebida, administración desleal, falsedad de documento mercantil y asociación ilícita. Se trató de la acusación más grave de las polémicas que ha protagonizado la directiva de la entidad.

COMPARTIR: