23 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La jefa de la Inteligencia española ha sido relevada tras el espionaje de Pegasus, un cargo al que llegó tras ser número dos de Félix Sanz Roldán

Luces y sombras sobre Paz Esteban, la directora del CNI 'sacrificada' por el Gobierno

/ Paz Esteban
El Gobierno de España destituyó este martes día 10 a Paz Esteban a cuenta del escándalo Pegasus. La directora del CNI se había negado a dimitir a pesar de que el Ejecutivo tenía una situación muy complicada para mantener la legislatura tras salir a la luz este caso, una coalición gubernamental que ha estado a punto de estar en peligro a cuenta del 'Catalangate', un caso relacionado con el espionaje a varios líderes del independentismo catalán mediante el programa israelí Pegasus.

Paz Esteban se negó a dimitir, tal y como le ofreció el Gobierno, y ayer el Consejo de Ministros la destituyó. La hasta ahora directora del Centro Nacional de Inteligencia, que lleva 39 de sus 64 años sirviendo a la Inteligencia española, se convirtió en la cabeza de turco del escándalo Catalangate, espionaje a líderes independentistas con el programa Pegasus.

Margarita Robles intentó frenar su caída pero la revelación de que los móviles del presidente Pedro Sánchez y de ella misma habían sido espiados la dejó a los pies de los caballos para alegría de Unidas Podemos y ERC, que todavía pretenden la cabeza de la ministra de Defensa.

Robles no admite errores

Robles dio ayer una rueda de prensa en la que no admitió ningún error de su protegida: "El Gobierno ha acordado el cambio. Es importante resaltar que los 3.000 trabajadores del CNI son responsables y generosos. Paz Esteban tiene todos los valores de responsabilidad del CNI, lleva casi 40 años dedicándose a la agencia con muchas renuncias en lo personal como tantos funcionarios. La seguridad total no existe. Cada vez hay más amenazas en el campo de la ciberseguridad".

"Las nuevas tecnologías pueden afectar al ámbito privado y al desarrollo de una guerra. Tenemos que dotar de medios al CNI para reforzarlo y que pueda tener ese papel que tiene en la comunidad de inteligencia", aseguró.

La socialista ha logrado colocar a su número dos en Defensa al frente del CNI, tal y como anunció: "En ese contexto de paso adelante, la sucesora del CNI será Esperanza Casteleiro, que en la actualidad es la secretaria de Estado de Defensa. Los enemigos de la democracia tiene que saber que contra un estado de derecho les va a ser difícil poder".

Robles llegó a negar que Esteban fuese destituida: "Usted habla de destitución, yo hablo de sustitución. Es una funcionaria del centro por otra funcionaria del centro... si ustedes se quedan con algunos fallos, me gustaría que se pusieran en valor todos los intentos que se han tratado de perpetrar y se han evitado. Se va a seguir trabajando para que no haya ningún resquicio de seguridad".

El líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo, protestó tras conocer la información: "Sánchez consuma el esperpento y ofrece la cabeza de la directora del CNI a los independentistas, debilitando una vez más al Estado para buscar su supervivencia. Es una auténtica afrenta a nuestro país. Injustificable".

El perfil de Paz Esteban, licenciada en Filosofía y Letras

Algunas voces dudaban de que el perfil de Paz Esteban fuese el idóneo para dirigir el CNI porque simplemente cuenta con una licenciatura en Filosofía y Letras por la Universidad Autónoma de Madrid.

Esteban, experta en historia antigua y medieval, aprobó una oposición para trabajar en el entonces CESID en 1983, realizando informes sobre el referéndum de la OTAN de 1986 o sobre los atentados del 11 de marzo de 2004.

En 2010 fue elegida por Félix Sanz Roldán como su directora del Gabinete Técnico, ascendiendo en 2017 al número dos de 'la Casa' al convertirse en secretaria general del CNI. A mediados de 2019 relevó a su jefe al frente de la agencia de forma interina y a principios de 2020 fue ratificada en el cargo, convirtiéndose en la primera mujer directora de la Inteligencia española y en la primera funcionaria de la organización que se convertía en su líder.

Modernidad y cercanía

Esteban prometió en 2020 modernizar el CNI, que iba a apostar por la cercanía. Cuando fue nombrada, se derritió en elogios hacia Sánchez y Robles: "En primer lugar, mi gratitud al presidente del Gobierno y a ti, ministra, porque habéis hecho una apuesta novedosa y porque, al otorgarme vuestra confianza para dirigir el CNI, le habéis mandado una señal clara de respaldo a la institución, una señal que todos nosotros valoramos muy positivamente y os agradecemos".

Esperanza Casteleiro. 

Y añadió: "Tengo que reconocer, ministra, que tu apoyo a lo largo de estos siete meses, durante los cuales he desempeñado el cargo de Directora interina, tu consideración hacia el Centro y la defensa permanente que haces de él, le han dado a nuestra organización tranquilidad para recorrer con normalidad esta etapa excepcional que hemos atravesado".

Legislatura en jaque

La legislatura del Gobierno estaba en jaque porque ERC había amenazado al PSOE con romper su clima de concordia por las recientes revelaciones sobre el espionaje que sufrieron líderes independentistas con el programa Pegasus, que solo se vende a gobiernos.

Pero la película dio este lunes un giro de 180 grados tras la sorpresiva rueda de prensa convocada a primera hora por la ministra Portavoz, Isabel Rodríguez, y el ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños.

Ambos, con rostro serio, advirtieron que el Centro Criptológico Nacional ha confirmado que Pedro Sánchez y la ministra Margarita Robles fueron espiados entre mayo y junio de 2021. "Estamos ante intervenciones ilícitas y externas", aseguró Bolaños.

"Por eso hemos puesto a su disposición toda la información de la que disponemos. En una democracia plena como la nuestra, únicamente están facultados para hacer intervenciones organismos oficiales y siempre con autorización judicial", añadió.

El PSOE había intentado quitar hierro al watergate español y ahora parece querer otorgárselo. Y el líder de la oposición, Alberto Núñez-Feijóo, ironizó con el tema al hablar de "casualidad política" en una revelación gubernamental que intenta desactivar el enfado independentista asegurando que los espiados fueron políticos de casi todas las tendencias ideológicas.

La frase de Feijóo sirvió a Adriana Lastra para cargar contra el nuevo líder popular: "Frivolizar como ha hecho con un ataque a nuestras instituciones no es lo que se espera del principal líder de la oposición. Sembrar dudas ante algo tan grave es demostrar muy poco sentido de Estado. Feijóo debería haber defendido nuestra democracia y en cambio ha preferido cuestionar al Gobierno de España".

Robles no sabía qué era 'The New Yorker'

También cuestionó hace unos días Margarita Robles al medio que destapó el escándalo: "Usted habla del The New Yorker, yo no conozco ese medio de comunicación. No sé con qué fuentes actúa. No se sabe de dónde vienen las informaciones. Este tema es como el Guadiana, sale en función de intereses políticos".

"No es admisible que con base a unas informaciones que no se sabe de dónde vienen o que a lo mejor están teledirigidas, usted haga un juicio de valor contrario a lo que es un principio básico del estado democrático. Este Gobierno cumple la ley y lo seguirá haciendo", añadió.

COMPARTIR: