25 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En caso de una separación contenciosa iniciada por el exduque de Palma sólo podría tramitarse en los Juzgados de Ginebra

Las fórmulas del próximo divorcio entre la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin: En qué Juzgado lo harían

Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin.
Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin.
Ante la posible separación de Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin, muchos se preguntan qué juzgado tendría la competencia para llevar a cabo el divorcio. El abogado Alberto García Cebrián señala que la respuesta depende de diferentes variables. En un divorcio amistoso o contencioso iniciado por Cristina, se podría elegir entre los Juzgados de Vitoria o de Ginebra, mientras que una demanda de divorcio contencioso iniciada por Iñaki Urdangarin sólo podría tramitarse en los Juzgados de Ginebra.

Está de actualidad el posible divorcio entre Iñaki Urdangarin y Cristina de Borbón aunque otras voces hablan de un posible acercamiento. Son muchas las informaciones que apuntan en un sentido y en el otro, pero en estas líneas aclararemos las posibilidades procesales que tendría un hipotético divorcio o separación (pues las normas de competencia judicial son las mismas) entre ambos.

Boda de Iñaki Urdangarin y la Infanta Cristina en 1997. 

En primer elemento que debemos tener en cuenta es si se trata de un divorcio de mutuo acuerdo o contencioso, y dentro del contencioso qué cónyuge es el demandante, o lo que es lo mismo, el que inicia el proceso contra el otro. Las diferentes variables suponen diferentes aplicaciones de las normas de competencia judicial territorial.

Debemos de tener en cuenta que Iñaki Urdangarin reside en Vitoria, donde trabaja en régimen penitenciario de semilibertad; por su parte, Cristina reside en Ginebra (Suiza) junto a la hija común menor de edad; y además, el último domicilio común del matrimonio fue Ginebra.

Divorcio de mutuo acuerdo entre Iñaki y Cristina

En un divorcio de mutuo acuerdo los cónyuges pueden elegir tramitar el proceso en el Juzgado que corresponda al último domicilio común o al domicilio actual de cualquiera de los esposos.

Por tanto, en un divorcio de mutuo acuerdo, parte del acuerdo sería determinar si se tramita el proceso en los Juzgados de Ginebra o Vitoria. Cabe destacar que en España es posible la tramitación de divorcios de mutuo acuerdo ante notario, siempre y cuando no existan hijos comunes menores de edad. Por tanto, en este caso no está abierta esta posibilidad.

La tramitación del divorcio en el Juzgado se realizaría de la misma manera que cualquier proceso de personas anónimas. El divorcio amistoso consistiría en firmar un convenio regulador y posteriormente ratificarlo en el Juzgado cuando así lo requiera el Juzgado.

Demanda de divorcio contencioso

En el caso de que fuera Cristina de Borbón la que interpusiera una demanda de divorcio contencioso frente a Iñaki Urdangarin, podría elegir hacerlo tanto en los Juzgados de Ginebra como en Vitoria.

Ainhoa Armentia. 

Por el contrario, en el caso de que fuera Iñaki Urdangarin el que interpusiera la demanda de divorcio contencioso frente a Cristina de Borbón, sólo podría gestionarlo en Ginebra.

¿Por qué? Por coincidir en Ginebra las dos posibilidades de tramitación, el domicilio de Cristina y el último domicilio común, siendo ambos Ginebra.

Aún no se sabe nada de cómo se llevaría a efecto, en su caso, la hipotética separación de Cristina e Iñaki, pero el proceso tendría un mayor coste económico en Suiza, debido a que las minutas de los abogados suizos suelen ser mucho más cuantiosas que las de los abogados españoles, pero también es reseñable que en Suiza el divorcio se tramitaría de una manera más discreta, dificultando filtraciones a la prensa.

Posibles condiciones del divorcio 

El matrimonio se contrajo en Barcelona, de manera que ostenta el régimen económico matrimonial de separación de bienes, lo que supone que no tienen bienes comunes. Además, tampoco comparten la copropiedad de ningún bien, por lo que las cuestiones económicas no serán un impedimento.

En lo que se refiere a la regulación paternofilial de la hija común menor de edad, que actualmente reside en Ginebra con Cristina, probablemente se establecería una custodia materna para mantener su estabilidad, al ser la progenitora con la que ha convivido estos últimos años.

Por su parte, Iñaki Urdangarin, deberá abonar necesariamente una pensión de alimentos respecto de su hija menor y de los hijos mayores dependientes. Esta pensión será proporcional a las necesidades de estos y a la capacidad económica de Iñaki que, según ha trascendido, está trabajando como asesor en un despacho de abogados y fiscal en Vitoria.

Aunque cuando trabajaba para Telefónica trascendió que cobraba un sueldo de unos 350.000 euros anuales, ahora, al parecer, tendría un sueldo mileurista. Lo que cobra un asesor normalmente oscila entre 40.000 y 50.000 euros al año brutos, unos 2.500 euros al mes netos, pero al parecer los ingresos de Iñaki, dada su situación penitenciaria, corresponden al sueldo mínimo. Si este dato fuera correcto, la pensión que debería de abonar según la Ley rondaría los 150 euros por hijo.

El matrimonio Urdangarin-Borbón y sus cinco hijos. 

En lo que se refiere a la pensión compensatoria, es improbable que Iñaki la solicitara e improbable que pudiera conseguirla en un divorcio contencioso. ¿Por qué? Por la sencilla razón de que la capacidad económica de Iñaki aunque efectivamente es mucho peor que la de Cristina, es decir, sí existe desequilibrio económico, no se debe a una situación de dedicación plena a la familia sino a su imputación y condena por el caso Nóos.

Cláusula de confidencialidad

Es muy probable que en un supuesto divorcio amistoso entre Cristina e Iñaki se incluyera una cláusula de confidencialidad encaminada a que Urdangarin no pueda hacer público aquello de lo que ha tenido conocimiento de la Corona a colación de su matrimonio. Pero incluso en dicho caso, esa cláusula no impide que en la práctica Iñaki pueda hacer público contenido sensible sino que lo que establece son penalizaciones económicas para dicho caso.

Por otra parte, lo más frecuente en este tipo de matrimonios es que se haya acordado una cláusula de confidencialidad en unas capitulaciones matrimoniales otorgadas antes del matrimonio.

A pesar de ello, en caso de que no se hubiera firmado previamente esa cláusula de confidencialidad, en caso de proceso contencioso Cristina no podría imponérselas a Iñaki. Y de no haberse sometido a cláusula de confidencialidad con anterioridad en capitulaciones matrimoniales y no establecerlas de mutuo acuerdo en caso de divorcio amistoso, tendría el mismo derecho que cualquier otra persona divorciada de hablar de aquello que estime conveniente, eso sí, sin vulneraciones del honor ni incurrir en falsedades.

COMPARTIR: