23 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Estos Grandes de España controlan su buque insignia Zapata S. A., donde mayoría de miembros de la Junta Directiva forman parte de su misma familia

De lo nobiliario a lo inmobiliario: Descubrimos la gran empresa de los hijos del Marqués de Molins

Las hermanas Carmen y Blanca, hermanas del actual marqués, junto al primer marqués de Molins.
Las hermanas Carmen y Blanca, hermanas del actual marqués, junto al primer marqués de Molins. / La familia se considera Grande de España.
El marquesado de Molins nació en 1848 gracias a la reina Isabel II, quien lo otorgó a Mariano Roca de Togores. Los Roca de Togores siguen siendo una familia noble y continúan el legado, un legado en ocasiones envenenado y fruto de polémica. La familia de Grandes de España cuenta con una inmobiliaria llamada Zapata S. A., en la que la mayoría de miembros de la Junta Directiva forman parte de esta misma familia, incluidos los dos hijos del actual marqués de Molins.

El marquesado de Molins es un título nobiliario que la reina Isabel II otorgó en 1848 a Mariano Roca de Togores y Carrasco, y que le convirtió en Grande de España en 1963. El primer marqués de Molins destacó por ser un famoso político, diplomático y hombre de letras del siglo XIX. Llegó a ser, incluso, director de la Real Academia Española de la Lengua, además de miembro de número de las de Historia, Bellas Artes… Sin embargo, aquellos que heredaron tanto su marquesado como la Grandeza de España tienen hoy intereses muy distintos.

El actual marqués de Molins es Luis Roca de Togores y Bruguera, y heredó el título en 1985, tras la muerte de su padre. Desde 2010 formó parte de la empresa inmobiliaria Zapata S. A., constituida en 1965 y cuya actividad se centra en la urbanización y promoción de suelo y vivienda, entre otras cosas. El marqués ha formado parte, desde que accediera a la empresa, de la junta directiva, llegando a ser durante ese mismo año el presidente de Zapata S. A., junto a su hermano Fernando Roca de Togores y Bruguera, quien fue vicepresidente. Luis Roca de Togores fue, hasta 2016, director de la empresa.

En el mismo año 2016 se constituye la empresa Holding Luis Roca de Togores y Barandica, que comparte nombre con el hijo del actual marqués, quien, a partir de esta empresa, se convertiría entonces en el presidente de Zapata S. A., que sigue en manos de la familia Roca de Togores. Actualmente, el Consejo de administración de la empresa está formado por seis personas, de las cuales cuatro tienen el apellido del marqués de Molins: sus dos hijos (Luis y Cristina Roca de Togores y Barandica), su hermano (Fernando Roca de Togores y Bruguera) y su sobrino (Luis Roca de Togores y Valera).

Por su parte, el hijo del marqués de Molins es administrador único, también, de otra empresa inmobiliaria llamada Llano Amarillo S. L. Esta familia de Grandes de España parece que ha pasado, con sus actividades, de lo nobiliario a lo inmobiliario.

Los líos de la familia

Aunque el miembro más conocido de la familia fue el primer marqués de Molins, Mariano Roca de Togores y Carrasco, sus descendientes mantienen vivo su legado, un legado que, en ocasiones, se ha convertido en polémica. Así sucedió con la herencia del anterior marqués de Molins, Mariano Roca de Togores y Caballero.

Palacio de los marqueses de Molins, Madrid./ Luis García

El padre del actual marqués contaba, además, con otras dos hijas, Carmen y Blanca. A su vez, Carmen es madre de Marta y Pablo; los cuatro fueron protagonistas de una guerra por la herencia de los penúltimos marqueses de Molins. Entre los dos hermanos hubo, durante años, un cruce de acusaciones que jamás se podrá saber si eran ciertas o falsas, además de un montón de juicios que, en su mayoría, acabaron archivados por la Justicia. Sin embargo, Pablo ha ganado varios juicios tanto contra su madre y su tía como contra José Luis Montes y Carlos Montes, el conocido como ‘cura de los nobles’, de la iglesia de San Ginés de Madrid, y su hermano abogado, respectivamente.

Carlos Montes, el hermano abogado del ‘cura de los nobles’, fue el encargado de asesorar a la familia con respecto a los bienes inmuebles heredados, y según Pablo Benjumea, también fue el autor de muchas artimañas para aprovecharse de las propiedades de los Roca de Togores. La polémica cuenta con supuestos delitos de apropiación indebida, administración desleal y fiscal, maltrato físico y psicológico e incluso de secuestro.

El cruce de demandas y acusaciones entre estos cuatro miembros de la familia del Marqués de Molins son un absoluto misterio, y aunque la Justicia se ha pronunciado, a veces, a favor de Pablo, es imposible conocer realmente lo sucedido. La herencia del antiguo Marqués de Molins ha despertado, en su familia, de todo menos ‘nobles’ deseos.

COMPARTIR: