14 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Javier Meléndez es propietario de la principal comercializadora de patatas españolas que abastece a supermercados como Mercadona, Dia o Carrefour

El marido de la presidenta de las Cortes de Castilla y León acusado por su familia de un presunto uso de dinero negro para financiar obras de reforma en su casa

Francisco Javier Meléndez es acusado por su familia de usar dinero negro para costear una obra de 1 millón de euros en la reforma de su casa.
Francisco Javier Meléndez es acusado por su familia de usar dinero negro para costear una obra de 1 millón de euros en la reforma de su casa.
Según publicó ayer el digital eldiario.es, la presidenta de las Cortes de Castilla y León, Silvia Clemente y su marido, el empresario Javier Meléndez, acometieron, entre 2010 y 2012, una reforma de lujo en una casa familiar localizada en un pequeño pueblo de Valladolid. La madre del empresario ha denunciado que entre los dos no ganaban entonces el millón de euros necesario para afrontar el pago de las obras. Y además no poseía la licencia de obras preceptiva.

La denuncia de la familia del empresario de la patata ha impactado en la vida política regional. Según publicó eldiario.es, la presidenta de las Cortes,  Silvia Clemente y su actual marido, el empresario Francisco Javier Meléndez, habrían reformado la mansión familiar entre 2010 y 2012 con unas obras por valor de 1.165.390 euros, según un informe encargado por el propio matrimonio. La madre del empresario les acusa de no tener ingresos suficientes para hecer frente a semejante gasto y pregunta por el origen del dinero.

La reforma se habría encargado cuando Meléndez y Clemente eran novios y ella era consejera de Agricultura de la Junta de Castilla y León. Además de caras, las obras, siempre según eldiario.es, habrían sido ilegales, porque nadie solicitó la preceptiva licencia de obras. La remodelación llamó la atención de la Oficina de Catastro, tras una inspección del Ministerio de Hacienda, que desencadenó posteriormente un cisma familiar con cruces de denuncias y acusaciones en los tribunales y una serie de demandas cruzadas entre la pareja y los padres de Javier Meléndez, propietarios originales de la vivienda, según afirma el mismo periódico digital.

Para hacer frente a estas denuncias, el matrimonio Meléndez habría encargado un informe a los constructores, que ahora ha visto la luz y ha dejado al descubierto el precio pagado por las obras.

La información del digital afirma que durante el período de ejecución de las obras, Javier Meléndez y Silvia Clemente no contarían con suficientes ingresos conocidos para afrontar los importantes gastos de reforma. Javier Meléndez ganaba, a través de las empresas familiares fundadas por sus padres –Agroinnova y Patatas Meléndez–, un sueldo de "menos de 3.000 euros netos al mes", según asegura su propia madre en un escrito. Clemente disponía de su sueldo como consejera de Agricultura de la Junta de Castilla y León, que eran unos 70.000 euros brutos anuales. De ahí que su madre denuncie que si se pagaron todas la deudas, el dinero debió de salir de algún sitio.

El empresario Francisco Javier Meléndez en su fábrica de patatas.   (Europa Press)

Tras varias denuncias, los padres de Meléndez y su hijo lograron llegar a un acuerdo, Javier renunció a la casa en favor de sus padres y a cambio heredó una de las dos empresas familiares, Patatas Meléndez, principal proveedor de patatas de los supermecados Mercadona, que tiene su sede en la localidad vallisoletana de Medina del Campo.

Asimismo, la presidenta de las Cortes de Castilla y León, Silvia Clemente -actualmente coordinadora del programa electoral del PP en Castilla y León-  contestó a eldiario.es que no tuvo participación en esas obras, más allá de haber sido demandada por la familia de su marido en aquella ocasión y que ejercerá las acciones legales que estime oportunas si ve lesionados sus derechos por publicaciones periodísticas. "Yo puedo tener relaciones con mucha gente y tener muchas amistades, pero yo no soy parte de esta historia", aseguró.

 

COMPARTIR: