22 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se elaboró otro documento oficial el 24 de marzo para no permitir visitas ni salidas de los ancianos internos en las residencias y antes el del CCAES

Los Planes de 'reclusión' de Sanidad: El 5 de marzo ya se conocía el potencial peligro del coronavirus entre los mayores

Exclusiva Salvador Illa y Fernando Simón elaboraron documentos advirtiendo de los peligros del Covid-19 antes de decretarse el Estado de Alarma
Salvador Illa y Fernando Simón elaboraron documentos advirtiendo de los peligros del Covid-19 antes de decretarse el Estado de Alarma
El Ministerio de Sanidad, dirigido por Salvador Illa, elaboró un plan de contingencia el 5 de marzo sabiendo ya los peligros que tenía el coronavirus entre el sector de la población de la tercera edad, sobre todo, en aquellos que vivían en residencias. Días más tarde, el 24 de marzo se elaboró otro segundo informe.Ni éstos ni tampoco el informe técnico elaborado el 6 del mismo mes por el CCAES, que advertía de la peligrosidad del Covid-19, han evitado las más de 19.000 muertes en residencias.

Más de 28.000 muertos y más de 235.000 contagiados es el bagaje que ha dejado hasta el momento el coronavirus Covid-19 a su paso por España. Entre esos datos, hay un sector de la población que ha dejado más de 19.000 fallecidos, y es el de la tercera edad. Hasta un 66 por ciento del total de muertes registradas han sido de personas con más de 65 años, todas internas en las más de 5.000 residencias repartidas por la geografía española, tanto públicas, como concertadas o privadas.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, decretó el 14 de marzo el Estado de Alarma, que conllevaría un confinamiento en el hogar, como medida para intentar paliar la crisis que se avecinaba en España. Pero lo más elocuente, es que nueve días antes, el 5 de marzo, el propio Ministerio de Sanidad, dirigido por Salvador Illa, ya conocía la peligrosidad del coronavirus, sobre todo, entre la población que tenía más de 65 años. Por eso, ese mismo día ya publicó un plan oficial de contingencia para "recluir" a los ancianos que estaban en internos en las residencias españolas ante el posible rebrote del Covid-19.

Curiosamente, en ese período, entre el 5 de marzo y el 14 de marzo, se llevaron a cabo diversos eventos públicos cuando el coronavirus ya estaba llamando a las puertas de las residencias de España y ya se había elaborado un plan para "recluir" a los ancianos en sus habitaciones de estos centros socialsanitarios.

Así, ese 8 de marzo se celebró la movilización por el Día Internacional de la Mujer, una manifestación donde estuvieron presentes la ministra de Igualdad, Irene Montero, que acabó contagiada por Covid-19, la vicepresidenta Carmen Calvo o la esposa de Pedro Sánchez, Begoña Gómez, que también corrieron la misma suerte que la primera. Ese mismo día, la formación política VOX llevó a cabo un mitin con miles de personas asistiendo como público en el palacio de Vista Alegre de Madrid. El diputado, Javier Ortega-Smith, así como el líder del partido, Santiago Abascal, ambos in situ en la macrorreunión contrajeron el coronavirus.

Incluso, mientras que Sanidad ya pedía oficialmente la "reclusión" de los ancianos en las residencias, ese fin de semana comprendido entre el 6, 7 y 8 de marzo también se disputaron cientos de partidos de fútbol en España, divididos entre Primera, Segunda, Segunda División B, así como en categorías más inferiores. Solo por poner algunos ejemplos, el Camp Nou acogió un Barcelona-Real Sociedad de Liga en el que se registró una asistencia de más de 77.000 personas. Y lo mismo podría añadirse de los encuentros Atlético de Madrid-Sevilla y Betis-Real Madrid, cuyas taquillas que registraron entradas de más de 60.000 y más de 50.000 espectadores, respectivamente.

Informe del 5 de marzo

El primer informe elaborado por Sanidad fue fechado el día 5 de marzo y fue titulado como "Documento Técnico. Recomendaciones a residencias de mayores y centros sociosanitarios para el Covid-19". A lo largo de nueve páginas explicaba que “al tratarse de una enfermedad transmisible se deben extremar las medidas de precaución”.

Residencia_ancianos

El 5 de marzo Sanidad advertía del peligro del Covid-19 entre la población anciana

Sobre todo, y como luego se ha demostrado durante la pandemia y tal como aquel dossier ya detallaba, se debía tener mucha precaución debido a que “la mortalidad aumenta con la edad” y "al tratarse de de una enfermedad transmisible se debe extremar las medidas de precaución (...) afecta de de forma más grave a mayores de 65 años(...) la mortalidad aumenta con la edad (...)la mortalidad entre 70-79 años es del 8 por ciento y la mortalidad de los mayores de 80 es del 14,8 por ciento".

En la página cinco del citado informe de Sanidad se detella textualmente las medidas de "reclusión" de los ancianos en las residencias: "Como norma general, todos aquellos residentes que presenten sintomatología respitaroria aguda, deberán restringir sus movimientos lo máximo posible y quedarse en una habitación con buena ventilación (preferiblemente al exterior) e idealmente con un baño propio. Las salidas a las zonas comunes deberán restringirse al máximo posible y si éstas fueran necesarias, deberán llevar una mascarilla quirúrgica".   

Residencia_ancianos_2

Las normas de "reclusión" del plan del 5 de marzo para los internos de las residencias

Solo unos párrafos más abajo, en esta misma página y de este mismo documento oficial de Sanidad, se repetía el mismo mensaje de 'reclusión': "Los casos en investigación o confirmados que se atiendan en la residencia o centro sociosanitario deberán permanecer en una habitación con buena ventilación (preferentemente al exterior) con baño propio y la puerta cerrada".

El plan del 24 marzo

Al ver, supuestamente, que había fisuras en el plan elaborado el día 5 de marzo, el 24 del mismo mes, y ya con el Estado de Alarma vigente, se elaboró un nuevo dossier destinado al sector de la población que vivía en residencias. Este segundo plan de Sanidad, que también obra en poder de elcierredigital.com, titulado "Guía de prevención y control frente al Covid-19 en residencias de mayores y otros centros de servicios socialesde carácter residencial", es una compleja guía de 14 páginas elaborada por Sanidad para afrontar el coronavirus desde las residencias de mayores.

pagina_3_residnecias

 La página 3 del documento de Sanidad, donde se prohibían todas las salidas de internos

Un manual que recomendaba no sacar a los mayores de las residencias ni moverlos en absoluto de esos lugares, con lo que miles de ancianos vieron cómo no podían tan siquiera volver a su hogar o al de sus hijos para morir en paz. La Fiscalía General del Estado ya abrió una investigación al respecto, pero no ha contemplado esta guía realizada por el mismo Ministerio de Sanidad.

En el texto también se relataba textulamente que “se deben suspender todas las visitas a centros sociosanitarios".  Así se recogían "aspectos clave" como que "en el escenario actual, se deben suspender todas las salidas de la residencia" y "se deben suspender todas las visitas a los centros sociosanitarios".

Estas dos recomendaciones impidieron los primeros días llevar a los ancianos al hospital, pero también que los familiares pudieran llevarse consigo a sus mayores de algunos centros, ya que las residencias siguieron las recomendaciones del Ministerio de Sanidad, que centralizó desde el primero momento en su único mando la lucha contra la pandemia. Con lo cual, el enfermo se quedaba, sí o sí, en la residencia.

El Ministerio de Sanidad, de Salvador Illa, también pedía a las residencias que clasificaran los casos de sus residentes en "asintomáticos y sin contacto estrecho con caso posible o confirmado de COVID-19; asintomáticos en aislamiento preventivo por contacto estrecho con caso posible o confirmado de COVID-19; residentes con síntomas compatibles con COVID-19 y casos confirmados de COVID-19".

Residencia_ancianos_3

Las pautas a seguir en el plan de contingencia

Entre las "medidas generales dirigidas a la protección de la salud de residentes" se adopta como prioritaria que "se restringen todas las visitas sin vinculación profesional con el centro a no ser que sea estrictamente necesario (...). “Igualmente, se suspenden las salidas del centro para los residentes hasta que una nueva evaluación del riesgo haga reconsiderar esta recomendación" y destaca algo que no se hizo por parte de las residencias, al menos de manera generalizada por las quejas constantes de los familiares: "Se ha de informar a los residentes y sus familiares, así como a los trabajadores del centro sobre las acciones que se están tomando para protegerlos", detalla el texto.

El 6 de marzo el CCAES también advertía del peligro

El 6 de marzo un informe técnico elaborado por el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) y la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios advertía ya también de la peligrosidad del coronavirus COVID-19 y de la rápida forma en que se transmitía.

Según expertos jurídicos consultados por elcierredigital.com, “estos documentos señalados podrían ser la clave para pedir responsabilidades civiles, e incluso penales, al Gobierno por las miles de muertes ocasionadas ante las medidas adoptadas para parar la pandemia en las residencias”.

El documento alertaba entonces, día 6 de marzo, de que "desde el inicio de la epidemia, se han detectado 95.000 casos, de los cuales más de 17.000 se han identificado fuera de China, y el número de fallecidos a nivel global asciende a más de 3.300". El informe de aleta sanitaria está firmado por 12 especialistas del CCAES y de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. Entre ellos destaca el nombre de Fernando Simón Soria, epidemiólogo, director desde 2010 del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias de Ministerio de Sanidad y actualmente portavoz del Gobierno de Pedro Sánchez en asuntos médicos y científicos.

Documento_Fernando_Simon_1

El documento fue  firmado por Fernando Simón

El texto explica su mecanismo de transmisión, similar al de la SARS, la epidemia de síndrome respiratorio agudo grave, presente entre los años 2002 y 2004. En él se dice que "en concreto, el SARS en 2003 ocasionó más de 8.000 casos en 27 países con una letalidad de 10%. [...] Desde 2012 se han notificado 2499 casos de MERS-CoV en 27 países, con una letalidad de 34 por ciento".

Definidos los antecedentes y la peligrosidad del Covid-19, el informe técnico explica cómo "el modo en el que pudo transmitirse el virus de la fuente animal a los primeros casos humanos es desconocido", aunque sí detalla la forma en que el virus puede transmitirse entre seres humanos.

"La vía de transmisión entre humanos se considera similar al descrito para otros coronavirus a través de secreciones de personas infectadas, principalmente por contacto directo con gotas respiratorias de más de 5 micras (capaces de transmitirse a distancias de hasta 2 metros) y las manos o los fómites contaminados con estas secreciones seguido del contacto con la mucosa de la boca, nariz u ojos", explica.

Pese a los planes oficiales de Sanidad del 5 y 24 marzo, al que se añade el del 6 de marzo del CCAES, no se han evitado las más de 19.000 muertes entre la población interna en las residencias de España. La mayoría de estas defunciones se han producido en centros de Madrid, Cataluña, Castilla y León y Castilla-La Mancha. Así, los fallecidos en residencias de ancianos equivaldrían a un 66 por ciento del total notificado oficialmente por el Ministerio de Sanidad. 

Debido al elevado número de muertes en las residencias españolas se han abierto ya varios procesos legales. La Fiscalía General del Estado mantiene 211 diligencias abiertas de carácter civil y 160 en trámite penal. Todo en relación a la gestión de la crisis del coronavirus en las residencias españolas y la gran defunción en la población mayor de 65 años.

COMPARTIR: