20 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Antonio Sánchez y el conductor de la excavadora prestarán testimonio ante la jueza de Instrucción número 9 de Málaga, Elena Sancho

Declaraciones vitales en el caso Julen: testifican el pocero y el operario que hizo la zanja

Antonio Sánchez, el pocero que hizo la prospección.
Antonio Sánchez, el pocero que hizo la prospección.
El Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga que investiga la muerte de Julen Roselló, el niño de dos años que fue rescatado sin vida en un pozo de Totalán, tiene previsto tomar declaración como testigos este martes, 12 de marzo, al hombre que hizo esa perforación, el pocero Antonio Sánchez, y a su ayudante; así como a la persona que realizó luego una zanja junto al talud donde se encontraba dicho agujero.

Estas tres nuevas comparecencias, Antonio Sánchez, su ayudante y el operario que hizo la zanja, fueron solicitadas por la Fiscalía junto con la declaración de otros testigos, como los padres del pequeño y los guardias civiles que intervinieron en el rescate; y también, pero como investigado, del dueño de la finca donde se encuentra el pozo, David Serrano, único imputado por un presunto delito de homicidio por imprudencia.

La jueza de Instrucción número 9 de Málaga ha rechazado también la petición de la defensa de David Serrano, el abogado Antonio Flores, para que declarasen los rescatistas que manejaron la famosa piqueta en las primeras horas del suceso. La defensa sostenía que estos rescatistas habrían cometido algún tipo de imprudencia y basaban esta hipótesis en el hallazgo de varios pelos del pequeño Julen en la piqueta.

José y Vicky, padres de Julen.

Serrano ha venido sosteniendo que el pozo no estaba bien cerrado y que él se puso en manos de un profesional -el pocero- para que le gestionara todo lo relacionado con los trámites administrativos para realizar la perforación. Asimismo, declaró que tapó el día de los hechos el agujero con dos bloques de hormigón y que avisó del peligro a sus invitados aquel domingo, los padres de Julen.

Tras David Serrano también declararon los padres de Julen, José y Victoria, que ratificaron su anterior declaración efectuada ante la Guardia Civil, aunque matizando y puntualizando algunos aspectos sobre el lugar y en concreto sobre el pozo, señalando ambos que desconocían la ubicación de esa perforación y las características de la misma.

También han testificado ya Adriana, pareja del dueño de la finca que se encontraba el día del suceso en el lugar, y tres senderistas que acudieron al lugar justo después de la caída, quienes señalaron que no recuerdan si había bloques de hormigón en la zona. Tras el pocero y el operario de la retroexcavadora que hizo la zanja, faltarán por comparecer, el día 13 de marzo, guardias civiles especialistas y los que primero llegaron al lugar, así como Ángel García Vidal, ingeniero al frente de las obras que se realizaron para el rescate.

COMPARTIR: