30 de noviembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Al penalista español Juan Gonzalo Ospina se le reconoció su compromiso con el derecho de defensa y la unidad de la abogacía a nivel internacional

Felipe VI clausura el Congreso Mundial del Derecho en Colombia: “No hay libertad sin leyes, ni sin leyes hay democracia”

Felipe VI en la clausura.
Felipe VI en la clausura.
La World Jurist Association (WJA) ha desplegado en Barranquilla (Colombia) el mayor arsenal jurídico de la historia en el marco del World Law Congress 2021, que se ha celebrado los días el 2 y 3 de diciembre en el centro de eventos Puerta de Oro.

Barranquilla se convertía en la capital mundial del derecho durante las dos intensas jornadas que duró el congreso, al que han asistido jefes de Estado, como Iván Duque o el Rey de España, presidentes y jueces de altos tribunales y de cortes internacionales, fiscales generales y representantes de organismos internacionales; además de académicos, abogados, empresarios, activistas de Derechos Humanos y estudiantes de derecho de todos los continentes.

Colombia premiada por su compromiso con el Estado de Derecho

Iván Duque, presidente de Colombia, recibió en nombre del pueblo colombiano el World Peace & Liberty Award a la sociedad civil y la democracia colombiana, la más longeva de Latinoamérica, por su defensa, fortalecimiento y promoción del Estado de Derecho por encima de las vicisitudes.

Jorge Cremades. 

“Quiero expresar mi felicitación más sincera a la democracia colombiana por la distinción que, con toda justicia, acaba de concedérsele”, exponía el Rey de España ante la entrega del máximo reconocimiento que la World Jurist Association otorga a las personas o entidades que han destacado por su compromiso con los valores democráticos y el Estado de Derecho, y que otras figuras históricas de renombre universal como Winston Churchill, Nelson Mandela o René Cassin recibieron en el pasado.

El presidente de la WJA, Javier Cremades, ha reconocido que “elegimos Colombia para albergar este congreso porque, a pesar de las dificultades que ha afrontado, la sociedad colombiana siempre ha respaldado vivir en democracia y, además, el país se ha convertido en el escenario perfecto coincidiendo con el 30 aniversario de la constitución colombiana y el 200 de la constitución de Cúcuta”.

Por su parte, María Eugenia Gay, presidenta del capítulo español de la WJA, ha asegurado que "el intercambio de ideas, el análisis reflexivo y la práctica de un diálogo constructivo que nos preserve de los prejuicios y la polarización, constituyen hoy una virtud que debemos procurar siendo, precisamente, el World Law Congress es la mejor oportunidad para el entendimiento que aglutina a las más destacadas personalidades del mundo del Derecho, la Política y la Diplomacia".

Medallas de Honor de la WJA

La World Jurist Association aprovechó el Congreso para entregar las Medallas de Honor 2021 a la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR); al grupo empresarial The Icon; a Jorge Martí Moreno, presidente de la Unión Internacional de Abogados (UIA); a María Eugenia Gay, presidenta de la WJA España; a Wilson Ruiz Orejuela, ministro de Justicia de Colombia; a Jaime Pumarejo, alcalde de Barranquilla; y al abogado penalista, Juan Gonzalo Ospina Serrano, a quien se le reconoció su compromiso con el derecho de defensa, la unidad de la abogacía a nivel internacional, y su esfuerzo en el desarrollo de las acciones necesarias para que llegara a buen puerto la condecoración a Su Majestad, el Rey Felipe VI, con motivo del Premio Mundial de la Paz y la Libertad que fue entregado en Madrid en el año 2019 al monarca. Un reconocimiento que llegó de las manos del propio Iván Duque.

El presidente Iván Duque entrega a Ospina su condecoración.

Ospina, además, tuvo un papel destacado en el evento jurídico, donde conduciendo la mesa de “derecho de defensa” afirmó que “para que exista el derecho de defensa, y con el fin de que la abogacía se pueda ejercer en plenitud, es necesario un estado de derecho solido y que defienda la ley”, un panel que recogió mucha interacción por parte de los asistentes y público, vía online.

Mesas de Trabajo

El congreso contó con más de 49 mesas de trabajo, con ponentes del máximo nivel jurídico de ámbito internacional, jueces, abogados o fiscales llegados de todo el mundo.

Entre las figuras más destacadas, se encontraba el juez Ricardo Pérez Manrique de la Corte Interamericana de Derechos Humanos; Gloria Stella Ortiz, ex presidenta de la Corte Constitucional de Colombia; José Ramón Cossío, Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de México entre el 2013-2018; la Ministra de Justicia, Pilar Llop Cuenca y los expresidentes Leonel Fernández, de la República Dominicana; Rosalía Arteaga, de Ecuador o el premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú.

El derecho de defensa y la igualdad a debate 

Destacadas entre las brillantes ponencias que se pudieron disfrutar en el congreso, hubo dos mesas que se llevaron los elogios del público. La primera, moderada por el abogado Juan Gonzalo Ospina, que contó con la presencialidad de Abelardo de la Espriella (Colombia) y Blas Jesús Imbroda Ortiz (España), así como con la participación, vía online, de David Greene (Inglaterra), y donde, en un constructivo debate, Ospina ahondó en el planteamiento vinculante de que “para poder ejercer el derecho de defensa necesitamos que exista un poder judicial independiente y solido”. Una reflexión compartida por el resto de compañeros de panel, reafirmando que “si hay algo que diferencia un estado democrático de una dictadura es precisamente no atender las garantías procesales de una persona encartada en un proceso judicial”, apuntó de la Espriella.

Por su parte, María Eugenia Gay, Decana del Colegio de Abogados de Barcelona, participó en una mesa con Patricia Lee (EE.UU); la Presidente del tribunal constitucional de Chile, Marisol Peña Torres; o la Ministra de Relaciones Exteriores de Bolivia, Karen Longaric, entre otros, manteniendo un actualizado análisis sobre políticas de igualdad y mejoras en el ejercicio de la abogacía, haciendo énfasis e hincapié en los duros y tristes techos de cristal: “La falta de corresponsabilidad dificulta la conciliación laboral y familiar, y frena el desarrollo profesional y económico de las mujeres, abocándolas a un mayor riesgo de sufrir vulnerabilidad”, manifestó Gay.

Iván Duque con el Rey Felipe VI. 

Existieron más mesas de trabajo con notable presencia, como la protagonizada por la exministra María Dolores de Cospedal, sobre “Estado de derecho, la nueva geoestrategia de la defensa y la seguridad ciudadana”, o la presentada por el exdiputado Albert Ribera, referente al Derecho penal internacional.

La clausura del Congreso

La clausura final tuvo lugar ante un aforo de más de 1.500 asistentes y la destacada presencia de Su Majestad Felipe VI, el presidente Duque y el máximo exponente de la World Jurist Association, Javier Cremades.

En su discurso de clausura, Cremades reivindicó el papel de la ley como único instrumento real para alcanzar la paz y el bienestar para las naciones: “queremos defender y fortalecer el estado de derecho en medio de tantos desafíos que depara la historia. Hoy estamos aquí, en Barranquilla, y en estos días hemos conversado acerca de cómo gobernar las sociedades, del cambio climático, de la incorporación de la mujer al diálogo social, de cómo proteger a la Constitución de su distorsión y, en definitiva, del reto perenne de proteger la dignidad de cada persona”, a la par que afirmó que “en los próximos años tendremos que decidir cómo queremos que sea el futuro de nuestra especie y una vez más, el derecho será imprescindible si queremos que ese futuro sea más humano”, apuntaba el presidente de la WJA, anunciado que el próximo congreso mundial se celebrará en el año 2023 en Suiza, refiriendo que “la libertad y la paz siempre pueden florecer”.

Iván Duque, en un loable discurso, refirió que “nuestra democracia nos ha permitido, también, crecer económicamente” y que en ese proceso, se ha ceñido a lo establecido en la Constitución que “nos define como un Estado Social de Derecho”, con unos resultados, añadió, que “nos convierten en una de las democracias con mayor proyección de crecimiento en el mundo”, mostraba satisfecho el mandatario colombiano.

COMPARTIR: