17 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Durante septiembre y octubre de 2019 cuatro personas han sido asesinadas al comprar vehículos con el simple hecho de robarles todo su dinero

Venezuela, donde comprar un coche puede convertirse en un negocio que acaba en muerte

El vehículo que Michelle iba a comprar después del tiroteo
El vehículo que Michelle iba a comprar después del tiroteo
Era un viernes de septiembre de 2019 y Michelle Fernández se acercó a una rotonda de la zona de San Antonio de los Altos, en el área Metropolitana de Caracas. El joven había quedado para comprar un coche, llevaba varios miles de dólares en efectivo. Es la única forma de comprar un vehículo en el país de Maduro. Acompañado de dos policías, ya que Fernández es hijo del alcalde de Los Saludas, cerca de Caracas, al llegar al punto de encuentro se inicia un tiroteo sangriento con los vendedores.

La inocente transacción se convirtió en un tiroteo en el que murieron tres personas, dos criminales y el propio hijo del alcalde, que fue alcanzado por una bala. Fernández, piloto de avión de la aerolínea Estelar, se convirtió en otra estadística, quizás sin contar, del país más violento de la región y uno de los más peligrosos del mundo.

Unas semanas después, la policía anunció que había abatido a una mujer, la tercera del grupo delincuencial que asesinó a Fernández. Se trata de una modalidad de crimen, que no es nueva para los venezolanos, pero que se ha recrudecido durante el gobierno de Nicolás Maduro.

Los cuerpos policiales de la capital venezolana han recomendado a la población que las operaciones de alto coste deben realizarse en lugares conocidos, preferiblemente en un centro policial, “para evitar asaltantes”.

Este modus operanti se ha realizado al menos 10 veces en los últimos meses. A comienzos de octubre, un policía de estado Aragua fue asesinado cuando intentó adquirir un vehículo. Posteriormente en la misma región un matrimonio perteneciente a las Fuerzas Armadas fue tiroteado después de adquirir un coche a un precio inferior al del mercado.

Michelle era piltoto de la aerolinea Estelar.

Hace tiempo que no es posible adquirir un coche en bolívares. Los concesionarios de vehículos dejaron de operar antes de que Nicolás Maduro llegase al poder en 2013, tras la muerte de Hugo Chávez. Desde entonces, las transacciones de compra y venta de coches se hacen entre particulares, algo que ha convertido este tipo de transacciones en negocios de alto riesgo.

Normalmente, los contactos se realizan a través de conexiones o desde las páginas web de publicación de vehículos. Los coches suelen variar entre los 3.000 y 15.000 dólares, las partes suelen llegar a acuerdos de forma virtual y finalmente se reúnen para concretarla, casi siempre en efectivo.

Los dólares, la nueva moneda

La “dolarización” es una expresión más que conocida por los venezolanos. El país sudamericano siempre ha tenido presencia de la moneda americana, sus vínculos con Estados Unidos se remontan a los periodos de bonanza y riqueza de los años 70 y 80. No obstante, los controles cambiarios aplicados por Hugo Chávez forzaron una progresiva sustitución de la moneda nacional por los billetes verdes.

La devaluación es continúa, en 2008 cuando se realizó la primera reconversión monetaria un dólar se cotizaba en casi 5.000 bolívares, 5,30 con la nueva versión monetaria, actualmente en octubre de 2019 el dólar equivale a 1.900.000.000  bolívares. Estas cifras no contemplan las reformas realizadas por el régimen chavista, que ha quitado ocho ceros a la moneda.

Los dólares son de uso habitual entre los venezolanos.

De cualquier forma, los 19.000 bolívares por dólar implican que el salario medio del país se sitúa en los 2 dólares mensuales. El nulo valor de la moneda local ha permitido que la moneda estadounidense se convierta en el día a día de un país con hiperinflación. Primero la vivienda, luego los vehículos, en 2019, prácticamente todo se ha dolarizado.

La mayoría de las empresas han decidido ignorar las prohibiciones del gobierno y reciben dólares abiertamente. La alcaldesa de Caracas, nombrada por Nicolás Maduro, ha promovido una iniciativa para cobrar los impuestos municipales en dólares, algo que desató las protestas de vecinos y comerciantes.

El chavismo supera las 330.000 muertes

La delincuencia es un común denominador en Venezuela. Caracas se ha posicionado como la ciudad más violenta del mundo en varias oportunidades, siempre en competencia con San Salvador. Desde la llegada de Chávez al poder en 1999, hasta 2018, en el país han sido asesinadas unas 333.029 personas de forma violenta, según varias ong.

El año pasado fueron asesinadas 23.047 personas de forma oficial; no obstante, la prensa local denuncia desde hace año la opacidad de las cifras. Por decreto presidencial, los  institutos anatómicos forenses están militarizados y no ofrecen datos a periodistas.

Las cifras que rozaban los 30.000 asesinatos anuales de forma oficial comenzaron a descender con el auge de la migración. En los últimos dos años, cerca de 2 millones de venezolanos han cruzado la frontera para huir del hambre, pobreza, violencia y persecución política. Según las Naciones Unidas, hay un total de 4 millones de venezolanos huidos del país.

COMPARTIR: