22 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Declaran los científicos que hicieron las pruebas periciales a los vestigios encontrados en la nave donde estuvo el cadáver de Heidi Paz

La Policía halló cinco muestras de ADN del Rey del Cachopo, tres en la maleta y dos en los tapones de los botes de sosa

La maleta de Usera y el Rey del Cachopo.
La maleta de Usera y el Rey del Cachopo.
El lunes 25 de marzo pasaron por el Juzgado de Violencia de Género número 6 de Madrid los expertos que han venido practicando diversas pruebas periciales durante toda la instrucción por el asesinato de Heidi Paz. Todos se ratificaron en sus informes presentados al juzgado y las pruebas de ADN acorralan todavía más al Rey del Cachopo. La Policía encontró cinco vestigios que lo incriminan todavía más.

El lunes varios peritos de la Policía Científica, químicos, grafólogos y antropólogos, pasaron por el juzgado de Violencia de Género número 6 de Madrid para declarar y reafirmarse en sus informes aportados al sumario durante la instrucción de este caso por el asesinato de Heidi Paz. En total declararon 14 funcionarios de la Policía Nacional, tres químicos, dos antropólogos, un médico y un técnico. Algunos declararon presencialmente y otros por videoconferencia.

Sin duda, la declaración más interesante fue la de dos agentes adscritos a la Policía Científica, que analizaron hasta 25 muestras tomadas en la nave de la madrileña calle de Sebastián Gómez, donde fueron encontrados los restos de Heidi Paz dentro de una maleta. De los vestigios obtenidos 13 no presentaban muestras de ADN y en otros 12 sí, aunque de estos solo se pudieron extraer muestras en siete de ellos. El informe, de 19 páginas, fue aportado ante el juzgado y firmado el 13 de noviembre de 2018. Hay otros dos estudios de ADN con fecha de 10 de diciembre de 2018 y un tercero con fecha de 31 de enero de 2019 que serán próximamente presentados.

Nave de Usera donde fue encontrado el cadáver de Heidi Paz.

De las muestras analizadas en esta primera ocasión los investigadores encontraron ADN de César Román en cinco lugares. Tres en la maleta que contenía el cadáver, en concreto en el asa superior, el asa lateral y el código donde se introduce la clave para cerrar y abrir la maleta. También se encontraron restos en dos tapones, uno blanco y otro blanco y negro, que fueron tirados al cubo de la basura junto con las dos botellas de sosa cáustica, marca “Bosque verde” y “2,30” usadas para intentar deshacerse del torso de Heidi Paz. En una de estas botellas, se encontró una huella de César Román, como ya informamos en elcierredigital.com.

Además de buscar en la maleta, los investigadores obtuvieron muestras del cierre de la cinta gris, el mango de madera de un cuchillo encontrado, dos cubos de plástico, la colilla de un cigarrillo, el colgante que siempre llevaba Heidi Paz con ella, una tapa roja, un guante de plástico transparente, el pestillo de una puerta y el tirador de otra.

Durante la presentación de las pruebas periciales se produjo un extraño silencio, cuando dos funcionarios de policía declaraban para reafirmarse en el informe grafológico realizado sobre una carta que Heidi Paz dejó sobre la mesilla del dormitorio, en su domicilio de la madrileña calle López Grass, dirigida a César Román.

Este documento está aportado al sumario, pero el caso es que ninguno de los letrados presente, defensa, acusación particular y acusación popular pudo formular preguntas, porque ninguno de ellos tuvo acceso previo a ver esta prueba, tal y como prescribe la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LEC), que dicta que el juzgado debe dar traslado a todas las partes de cuantas diligencias se practiquen.

COMPARTIR: