09 de febrero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La abogada Emilia Zaballos, que representa a la familia de la chica, señala que "incluso el Juzgado ha reprochado este informe de la parte contraria"

Caso Romina Celeste: "La defensa de Raúl Díaz intenta culpar a la víctima de su propia muerte"

El Cierre Digital en
/ Romina Celeste y Raúl Díaz.
Romina Celeste fue la primera víctima de violencia de género del año 2019. Raúl Díaz, su marido, asesinó presuntamente a la mujer paraguaya para después quemar su cuerpo en una barbacoa y descuartizarlo. Díaz se mantendrá en prisión preventiva sin fianza hasta la próxima celebración del juicio, que podría ser antes de Navidad. Su defensa insiste en que no la mató y sugiere que Romina "podría haberse suicidado".

El crimen de Romina Celeste tuvo lugar a principios de 2019. Tres años después, el presunto culpable del asesinato de la mujer de origen paraguayo, Raúl Díaz Cachón, sigue en prisión provisional comunicada y sin fianza a la espera del juicio de tribunal de jurado popular que dictamine su inocencia o su culpabilidad, y que podría tener lugar, según informó elcierredigital.com, "antes de Navidad".

La defensa de Díaz —que, según ha podido conocer elcierredigital.com, ya ha pasado por cuatro abogados diferentes— insiste en que el hombre no fue culpable de su asesinato, aunque sí de haber quemado el cadáver de Romina Celeste en una barbacoa y de haberla descuartizado. Hechos que atribuye al “shock psíquico” y al consumo habitual de drogas.

Estos argumentos que esgrime la defensa intentaron avalarlos con un informe pericial sobre Raúl Díaz Cachón que, según Emilia Zaballos —la abogada defensora de la familia de Romina Celeste—, “ha disgustado mucho a la familia de Romina” ya que en él se exculpa a Raúl buscando “la culpabilidad de la víctima por su propia muerte, sin conocerla ni tener acceso a ningún dato sobre su vida”.

El informe pericial de la defensa de Raúl Díaz Cachón

Elcierredigital.com ha tenido acceso al informe pericial que fue elaborado, según queda plasmado en el escrito, a lo largo de “150 horas”. En él se incluyen, además de la valoración de la perito, entrevistas a Raúl Díaz, a sus padres y su primo.

En la reproducción de las entrevistas se hace mención constante al consumo de drogas por parte de Raúl Díaz. Su padre menciona que tenía que “convencerlo para llevarlo al tratamiento” y que, en determinado punto de su relato, Raúl “llevaba sin tomar de 8 a 10 días”. La madre repite la misma idea del tratamiento.

Sin embargo, es el propio Raúl el que da más detalles sobre su consumo. Se declara consumidor de “marihuana de manera habitual”, relata su primera vez probando cocaína y en qué momento su presunta adicción se llegó a descontrolar.

En su relato, Raúl Díaz achaca muchas de sus decisiones al consumo de drogas. “La decisión de casarnos [Romina y él] fue un impulso, pues yo estaba colocado”, afirma. Un consumo que también repite a lo largo de su narración de la muerte de Romina Celeste.

Romina y Raúl el día de su boda.

Según su versión, después de discutir, Raúl se marchó de casa y, al volver, encontró a Romina “en el baño, en el suelo, con la cabeza apoyada en la bañera y en el regazo tenía el neceser con las cajas de rivotril vacías”, explica, insinuando un presunto suicidio por parte de Romina por exceso del medicamento que tomaba.

Tras el descubrimiento, Raúl continúa afirmando que se drogó —con la frase “esnifé unas rayas”— y que, sin saber por qué, encendió “la barbacoa” para quemar a la que era su mujer.

El informe del perito, reprochado por el Juzgado

Según la perito encargada del informe, el testimonio del peritado es “altamente creíble” y asocia a Raúl “rasgos esquizotípicos” y dependencia “grave a cocaína, a alcohol y a sexo”, excluyendo “la violencia de género”.

Sin embargo, Zaballos afirma que en el informe “ponen cantidades que no coinciden con la realidad y versiones de los testigos que presentan un informe —tanto de él como de ella— que nada tienen que ver con la realidad. Buscan que solo responda de la profanación del cadáver”, explica.

El citado informe de la defensa de Raúl, además, ha llegado a ser “reprochado por el Juzgado”. Según continúa explicando Zaballos a elcierredigital.com, aunque en sus declaraciones del informe afirma no saber por qué quemó a Romina en la barbacoa, “todo lo que hizo fue organizado perfectamente. Nada fue improvisación desde el momento que la mató. Todo el mundo lo describe como un hombre planificador, frío… Y todo esto lo demuestra”.

Cambio de versión en el escrito de defensa de Raúl Díaz

La defensa de Raúl Díaz presentó a lo largo del proceso judicial diversos recursos de nulidad que fueron rechazados por el Juzgado de Instrucción nº 1 de Arrecife. La abogada Emilia Zaballos explica que "el cambio de versión en la sucesión de los hechos y los tiempos" relatados en el último escrito de defensa del acusado "ha sorprendido a todos".

Romina Celeste.

Según ha podido saber elcierredigital.com, la defensa de Raúl está tratando de presentar nulidad de actuaciones, buscando acciones dilatorias "en perjuicio de la víctima para intentar que se cumplan periodos máximos". Además, en el último de los recursos de la defensa del acusado se contempla que Raúl no cometió ninguno de los delitos que se le imputan –excepto el de descuartizar el cadáver de Romina, acción justificada en el escrito por estar el acusado bajo el efecto de las drogas–. En el documento también se alega que Raúl presentaba adicción a los estupefacientes mucho antes de la muerte de Romina, aspecto que no se había especificado anteriormente.

Además de permanecer en prisión provisional hasta la celebración del juicio oral, Raúl tendrá que depositar una fianza de 500.000 euros para cubrir la responsabilidad civil derivada del procedimiento –indemnización a la familia por la pérdida de Romina, costas judiciales, peritaje, etc–, según se expresa en el auto fechado en el 29 de agosto de 2022 al que ha accedido elcierredigital.com.

Dudas sobre el final de Romina Celeste

Emilia Zaballos, desde la Fundación Zaballos para la Defensa de los Derechos Constitucionales, acusa a Raúl Díaz de “un delito de maltrato habitual, un delito de lesiones en el ámbito de violencia de género, un delito de homicidio, un delito de profanación de cadáver y un delito de simulación de delito”. Así queda reflejado en el escrito de acusación.

La Fiscalía, por su parte, reconoce que no se sabe qué ocurrió exactamente esa madrugada de Año Nuevo en la casa del matrimonio en Costa Teguise, pero sostiene que Raúl Díaz "dio muerte de manera voluntaria a su esposa" y después "quemó y desmembró el cuerpo [...], introdujo en bolsas los restos, las metió en el maletero de un vehículo Critroën que había alquilado a tal efecto y los arrojó al mar".

Residencial El Palmeral, de Costa Teguise, donde vivía la pareja.

Pasados ocho días, cuando la familia de su mujer preguntaba insistentemente por ella, el procesado se presentó en el cuartel de la Guardia Civil y denunció su desaparición. El 13 de enero de 2019, la Guardia Civil lo detuvo tras interceptar una conversación telefónica en la que contaba a un familiar cómo se había deshecho del cadáver de Romina. Precisamente, hasta ese momento había manifestado que no sabía qué le había pasado a su mujer.

Los agentes buscaron durante días su cuerpo por la costa de Lanzarote, sin éxito hasta febrero, cuando se encontró un fragmento de tejido humano, que resultó ser un trozo de pulmón, que vino a coincidir con el ADN de la joven paraguaya.

La víctima, que tenía dos hijos menores de edad, no había llegado a denunciar previamente por malos tratos a su agresor al retirar al final la denuncia en comisaría. Por su parte, Raúl Díaz también tiene dos hijas, de un matrimonio anterior, que han sufrido los daños colaterales del presunto crimen cometido por su padre.

COMPARTIR: