30 de noviembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Custodia compartida: ¿cuándo es el modelo ideal?

Entrevistamos a los letrados Javier Márquez García y María Fabián Antón, de Saverio Abogados, para aclarar dudas sobre el régimen de custodia compartida tras la ruptura de la pareja

La vuelta a la normalidad, o Nueva Normalidad como la llaman algunos, supone distintos desafíos. Muchos de ellos tienen que ver con las relaciones personales, sobre todo las de pareja, que se han visto expuestas a una situación absolutamente excepcional, lo que ha derivado en que algunas de ellas optaran por separarse, y deban enfrentar esa difícil discusión que se ve aún más agravada si se tienen hijos en común.

Es justamente ante este complicado panorama que se vuelve imprescindible la labor de Saverio Abogados, como abogados especialistas en derecho de familia, cuya opinión bien vale la pena. En este caso, representados por Javier Márquez García y María Fabián Antón.

Son estos letrados quienes analizan para nosotros la actualidad del derecho Familiar en España, con hincapié especialmente en las separaciones y el proceso de custodia de los menores involucrados.

PREGUNTA. ¿En qué coyunturas se discute la custodia compartida de los hijos?

RESPUESTA. Javier Márquez. Está muy bien la pregunta, ya que suelen existir algunas confusiones sobre cuáles son las fases en las que se puede resolver la custodia compartida de los hijos, un poco por el exceso de información poco clara al que estamos expuestos hoy.

La custodia compartida de los hijos se puede solicitar antes, durante y después de la separación o divorcio, ya sea mediante medidas provisionales previas a la demanda -antes de iniciar el procedimiento-, en la propia demanda de divorcio e incluso puede pedirse años después de tener una sentencia firme solicitando una modificación de medidas.

En cualquier caso, como le decimos a nuestros clientes, la custodia compartida es una magnifica decisión cuando se ejecuta en beneficio del menor, pero no debemos despreciar por ello los aspectos que cubren la patria potestad para quienes por motivos de trabajo, distancia entre los domicilios u otros de los muchos elementos que se dan en una separación, no reúnen la idoneidad de esta fórmula que cada vez es más frecuente en los juzgados.

Lo importante es no dejar de focalizar, por ambos progenitores, el interés real del menor, y en la medida de lo posible caminar hacia procedimientos amistosos.

Ya que lo habéis mencionado, ¿cuáles son las ventajas del divorcio amistoso en comparación con el divorcio contencioso?

María Fabián. En efecto, es importante tener en cuenta que no todos los divorcios son iguales ya que, como lo expresa las ley, tenemos tanto divorcios amistosos como divorcios contenciosos.

Llamamos divorcios amistosos a esos en los que ambas partes pueden ser representadas por un único letrado y procurador -aunque si lo desean cada cual puede tener un equipo jurídico diferente-, y tienen varias ventajas sobre los contenciosos, en los que no hay acuerdos básicos tras la separación.

Entre los beneficios de los divorcios amistosos nos topamos con que los trámites son más cortos, más simples, y que la duración del proceso es menor, lo que suele dar como resultado menos desgaste psicológico para la familia, lo que ayuda a que los lazos permanezcan firmes. Además, a nadie se le escapa, que es más económico.

Evidentemente, ésta es la solución ideal, pero no siempre es posible y por ello tampoco debemos castigarnos sino recurrir a un despacho de abogados experto en derecho de familia que vele por nuestros intereses y nos asista en momentos que son difíciles y requieren de un asesoramiento comprometido.

¿En qué consiste la custodia compartida y qué requisitos hacen falta para pedirla?

María Fabián. La custodia compartida es un régimen, más frecuente a medida que pasa el tiempo, en el que los dos padres se reparten, en igualdad de condiciones, los mismos derechos y deberes, la guardia y custodia de los hijos menores de edad, alternando la convivencia con cada tutor o estableciendo un criterio adecuado para el menor.

Claro que para pretender la custodia compartida se deben cumplir ciertos requisitos fundamentales. Por ejemplo, que ambos progenitores vivan en la misma ciudad, o cerca uno del otro, que la autoridad considere que es más eficiente que un régimen monoparental, o que haya una buena relación probada entre los implicados, que les brinde tranquilidad y buena comunicación. Aunque ojo, estas normas no están escritas en piedra, y pueden flexibilizarse según las circunstancias. Por ejemplo nosotros hemos logrado recientemente una custodia compartida a pesar de la negativa de uno de los padres a este régimen, ya que tanto el informe favorable del fiscal como del equipo psicológico determinó que era lo mejor para el interés del menor.

Por eso insistirnos en la importancia de asesorarse por abogados expertos en custodia compartida.

Pero no todas las custodias compartidas son iguales...

María Fabián. Eso es verdad, ya que a diario vemos el desarrollo de infinitas modalidades de custodia compartida, lo que depende de las necesidades de los hijos y de las condiciones familiares, más allá de que podemos destacar un modelo en el que se alternan los tiempos de convivencia entre progenitores y el menor por periodos iguales que pueden acotarse por semanas, quincenas o incluso meses.

Y queremos insistir en que la custodia compartida es el régimen ideal si se dan las condiciones adecuadas, pero tenemos clientes que prefieren negociar una libre relación de los menores con el llamado “progenitor no custodio”, algo bastante común siempre que los hijos tengan determinada independencia, o en familias en las que la relación es excelente y prefieren otra libertad.

Lo importante es tomar una decisión en base a información real, aparcando odios y rencillas y buscando la felicidad a largo plazo. No se trata de quedarse contento el día que alcanzamos un acuerdo o nos notifican la sentencia, sino que pasado el tiempo sigamos estando satisfechos con lo logrado.

¿Se mantiene la pensión de alimentos en una custodia compartida?

María Fabián. Ésta es una de las consultas que nos hacen a menudo, probablemente porque hay padres que piensan que si llevan adelante una custodia compartida no deberán hacerse cargo de la pensión alimentaria, o madres que consideran que si ceden la custodia dejaran de ingresar esa cuantía económica.

Es una leyenda que hay que desterrar pronto: El Tribunal Supremo ha aclarado que la existencia de una custodia compartida no impide al juez acordar un sistema de pensión a favor de una de la partes cuando ésta se haya visto más perjudicada con la ruptura y exista un desequilibrio entre las partes.

¿Qué pasa en los casos de violencia doméstica o violencia de género?

Javier Márquez. Lamentablemente, a pesar de los esfuerzos y la creciente conciencia social, los casos de violencia doméstica y violencia de género siguen multiplicándose en todo el territorio español, y cabe recordar que es en el artículo 92.7 del Código Civildonde nuestro ordenamiento jurídico recoge que:"No procederá la guarda conjunta cuando cualquiera de los padres estéincurso en un proceso penal iniciado por atentar contra la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o la libertad e indemnidad sexual del otro cónyuge o de los hijos que convivan con ambos. Tampoco procederá cuando el Juez advierta, de las alegaciones de las partes y las pruebas practicadas, la existencia de indicios fundados de violencia doméstica".

No obstante en la ley nada es blanco o negro, y la existencia de dicha circunstancia puede no llevar a la automática denegación, ya que requiere dilucidar en cada caso las circunstancias concretas primando el interés del menor. Una vez más insistimos en lo fundamental de no dejar en manos poco cualificadas asuntos de tanta importancia, y asesorarse correctamente.

¿Por qué la gente debería confiar en Saverio Abogados para su ruptura matrimonial?

Javier Márquez. En Saverio Abogados tenemos la idea de que no sólo debemos ser buenos abogados de divorcios, debemos ser humanos, empáticos, honestos y comprometidos con quienes atraviesan la separación.

Por eso nos comprometemos a mantener informados a nuestros clientes cada 15 días como máximo, evitando las demoras en ofrecer novedades acerca del estado de su expediente y los retrasos que se dilatan hasta que llega la hora del juicio. Por otro lado, nuestros honorarios son claros desde el comienzo, ya que los precios que facilitamos son finales, sin sorpresas ni letras pequeñas que pueden llevar el servicio fuera de presupuesto.

Además, durante el procedimiento, proveemos de psicólogos especializados, para dar apoyo y contención en momentos que no todas las personas sobrellevamos de la misma manera.

Y puede que sea poco estético que lo digamos nosotros, pero nos avalan una amplia experiencia, cientos de clientes satisfechos y un concienzudo estudio de la jurisprudencia para ofrecer siempre las mejores soluciones a cada caso, sin estandarizar el ejercicio del derecho. En Saverio Abogados cada caso lo tratamos de forma única.

COMPARTIR: