28 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Según la Fiscalía, el jefe de comunicación de este banco creó una carpeta para "levantar la información" que pudiera resultar incriminatoria

García Tobin, 'dircom' de BBVA, investigado por encubrimiento en el 'caso Villarejo'

Paul García Tobin, director de comunicación de BBVA.
Paul García Tobin, director de comunicación de BBVA.
El juez del caso Villarejo ha acordado citar como investigado en la causa referente a Cenyt, mercantil vinculada al ex comisario, a Paul García Tobin, director de comunicación de BBVA y miembro del organigrama de primer nivel del banco. Además, ha decidido imputar a Francisco González, expresidente de la entidad, un nuevo delito, el de administración desleal, por usar presuntamente recursos del banco para fines personales.

Al BBVA se le acumulan los frentes judiciales. El Juzgado Central de Instrucción nº 6 de la Audiencia Nacional decidió ayer imputar a su director de comunicación, Paul García Tobin, por encubrimiento en el 'caso Villarejo'. De este modo, el magistrado Manuel García-Castellón, encargado de la causa, atiende la petición de la Fiscalía Anticorrupción, que en un contundente escrito reprochaba la actitud del banco en la investigación y, además, apuntaba directamente a sus directivos actuales. Las irregularidades, argumentaban los fiscales, se sitúan “en las más altas instancias de los ejecutivos del banco, ejecutivos que, por otra parte, se mantienen en la actualidad y son los que dirigen la posición procesal de colaboración de la entidad”.

La pieza en la que se enmarcan estas actuaciones, la número 9, tiene por objeto la investigación de las contrataciones llevadas a cabo desde la entidad BBVA a la mercantil Cenyt desde, al menos, el año 2004, y hasta el año 2017. 

Así, el juez, que además ha acordado una nueva ronda de pruebas para comprobar la colaboración del banco en su investigación interna, expone en un auto de once páginas que García Tobin debe acudir investigado. Lo hará después de que el juzgado haya esperado en vano a que el BBVA le diera todos los datos de un archivo que el jefe de Comunicación decidió crear tras el estallido del caso Villarejo. En dicho documento se habría acumulado todo el posible material incriminatorio, tal y como declaró Inés Díaz Ochagavia, responsable de seguridad física, durante su interrogatorio.

Díaz Ochagavia relató que, a petición de Paul García Tobin, crearon una carpeta en la nube para "levantar la información" que pudiera existir en la entidad sobre las contrataciones con Cenyt, empresa vinculada al excomisario José Manuel Villarejo. 

La Fiscalía repreguntó sobre el asunto y, entonces, el BBVA interrumpió para explicar que aportaría el contenido de esa carpeta digital. No obstante, en lo entregado al juzgado "no consta" ni la carpeta ni los metadatos que permitirían rastrear su actividad y comprobar, por ejemplo, "si existió borrado de algún archivo", tal y como se extrae del escrito del Ministerio Fiscal. 

Y es que a partir de la información que el banco se comprometió a enviar, pero que no ha sido entregada, se podría constatar "si existió borrado de algún archivo, máxime cuando existen correos electrónicos con archivos adjuntos sin que consten estos últimos". Por este motivo, el magistrado cree necesaria la declaración como investigado del director de comunicación, por posible encubrimiento de Francisco González.

Nuevo delito para Francisco González

En el marco de la causa abierta por los encargos de BBVA a la empresa Cenyt, el juez García Castellón también atribuyó un nuevo delito a Francisco González: el de administración desleal. Hasta el momento, sobre el exbanquero pesaban sospechas de cohecho y revelación de secretos.

Francisco González, exdirector del BBVA. 

En este sentido, la Fiscalía Anticorrupción solicitó, en un informe del pasado 8 de julio, que se informara a González de que las pesquisas incluían una presunta administración desleal por utilizar recursos del banco para uso personal. En concreto, el Ministerio Público se refería al empleo de los medios de la entidad para valorar la adquisición de una finca a título privado.

Un punto sobre el que se pronunció recientemente el que fuera director del gabinete de presidencia y actual jefe de auditoría interna del BBVA, Joaquín Gortari, que explicó que, aunque los empleados no podían hacerlo, el presidente sí estaba habilitado a ello para evitar posibles conflictos de interés.

COMPARTIR: