21 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Jesús Díaz, entonces delegado, denunció los hechos pero nadie de la Fiscalía Anticorrupción le interrogó y sí a la princesa Corinna

El extraño robo de los documentos del AVE a La Meca en las oficinas de la constructora Copasa en Baleares

Exclusiva El famoso AVE del desierto.
El famoso AVE del desierto.
Un extraño robo de ordenadores y documentación tuvo lugar en noviembre de 2016 en las oficinas de la delegación balear de Copasa. Los ladrones se llevaron, entre otras cosas, papeles relativos a la intermediación en las obras del AVE a La Meca, aunque nadie jamás interrogó al delegado de la constructora para saber qué se llevaron exactamente los ladrones de la sede de esta concesionaria de la obras en Arabia Saudi.

Corinna Sayn Wittgenstein, la ex compañera sentimental de Don Juan Carlos I, declarará este jueves ante la Fiscalía Anticorrupción española sobre el pago de comisiones del proyecto del AVE a la ciudad árabe de La Meca. Un fiscal español se desplazará a Londres este 12 de septiembre para tomar declaración a la testigo en las dependencias del Serious Fraud Office (SFO), la oficina antifraude británica.

Sin embargo, llama la atención que ningún miembro de la Fiscalía Anticorrupción se haya interesado por el testimonio de Jesús Díaz, exdelegado en Baleares de la empresa Copasa, concesionaria del AVE a La Meca, después de que denunciase un robo en sus oficinas de documentación comprometedora sobre las negociaciones de esta empresa con personajes saudíes que decidían sobre los contratos del AVE a La Meca.

Robo en noviembre de 2016

El 8 de noviembre de 2016, Jesús Díaz, entonces delegado de Copasa en Palma de Mallorca, denunció en la comisaría de Policía de la zona oeste de Palma que un día antes alguien había entrado en la sede de la Delegación y se había llevado varios objetos, aprovechando que el denunciante se encontraba reunido en Madrid con altos cargos de la constructora Copasa.

Carta de Jesús Díaz solicitando permiso para viajar a Arabia Saudí.

En realidad, Jesús Díaz Barreiros, un empresario orensano establecido en Mallorca, acudió a la comisaría de la zona Oeste de Palma de Mallorca en dos ocasiones. La primera, el 8 de noviembre de 2016, para "denunciar hechos ocurridos entre las 20.30 horas del día 7/11 y las 12.30 horas del 8/11" y dijo que actuaba "en nombre y representación de la empresa Sociedad Anónima de Obras y Servicios Copasa" y ostentar "el cargo de delegado territorial de dicha sociedad en las Islas Baleares".

Según el relato de Díaz Barreiros dejó la oficina de Copasa el día 7 y al día siguiente acudió a una reunión en  Madrid. "Sobre las 11 de la mañana recibió una llamada del administrador de la finca" para decirle que "la oficina estaba abierta y el interior revuelto", recoge la denuncia. Díaz llegó por la tarde a Palma de Mallorca y pudo comprobar que los objetos desaparecidos eran "un ordenador portátil de la marca Vaio, dos archivadores con documentación variada, distintas carpetas con documentación y 2 ó 3 agendas de personas de años anteriores".

Una de las cartas entre los árabes y Copasa.

Un robo que no deja de ser extraño porque las oficinas estaban situadas en pleno centro de Palma, una zona muy transitada tanto de día como de noche. Meses más tarde, en concreto el 5 de junio de 2017, Jesús Díaz ampliaba la denuncia realizada en noviembre de 2016: "La presente denuncia es ampliatoria a las diligencias 15460/16 de fecha 8 de noviembre de 2016 en las que el denunciante manifestaba haber sido víctima de un delito de robo con fuerza, en su calidad de Delegado Territorial de la Sociedad Anónima de Obras y Servicios Copasa".

Tras la reunión entre Díaz y Copasa, la empresa terminó rescindiendo la relación laboral de manera unilateral unos meses después, el 12 de enero de 2.017".

También explicó Díaz en su denuncia que "le parece sumamente extraño que dicha entrada en el despacho profesional se hiciera sin fuerza, ya que al parecer la puerta no se encontraba forzada, que no se llevaran otros efectos de valor que se encontraban en su interior, e igualmente que coincidiera con su previsible ausencia de la isla".

 "Entre esos documentos había papeles de intermediación con Prince Nawaf Bin Abdullaziz Bin Al Saud, ya que yo mantenía  amistad con este hombre, que entonces era el máximo encargado de la Oficina de Servicios y Construcción en Arabia Saudí", explicó Jesús Díaz.

Contrato en árabe e inglés

Ese contrato de intermediación al que hace referencia Díaz es un documento fechado en el año 2012, y datado en la ciudad árabe de Jeddah, consta de tres folios en inglés y árabe y los personajes referenciados en el mismo son, según recuerda Diaz, José Luis Saravia, General Manager de Copasa, Ali Mohammed Al Rashidi, por parte el gobierno saudí y con conocimiento a HRH (su alteza Real) Prince Abdulaziz Bin Fahad.

Prince Abdulaziz Bin Fahad, que cayó luego en desgracia en la Casa Real Saudí.

Ese documento fue uno de los robados en sus oficinas en 2016. Toda la información sobre este asunto ya obra en poder del Estudio Jurídico de Pedro Horrach, quien fuera fiscal Anticorrupción en Mallorca y que ahora representa los intereses de Jesús Díaz. En ese contrato aparece Díaz como colaborador y llama la atención que nadie se haya dirigido todavía a él para recabar información sobre las negociaciones del AVE a La Meca, de lo que Díaz tiene mucha información, ya que las negociaciones comenzaron mucho antes siquiera de que se intentase formalizar el consorcio español de empresas que intervienen en esta millonaria obra. El volumen de negocio es de 5.951,8 millones de euros para el consorcio que integran 12 empresas españolas (Talgo, Copasa, OHL, Renfe, Cobra, Siemens Rail Automation, Adif, Indra, Imathia, Ineco, Inabensa y Consultrans).

 

 

COMPARTIR: