10 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Entre las empresas investigadas con "domicilio desconocido" descubrimos que hay dos con sede en España y dedicadas a fletar vuelos de carga

Amplían la denuncia en la Fiscalía Anticorrupción contra Sanidad por los contratos irregulares con proveedores chinos

Exclusiva Un cargamento traido desde China.
Un cargamento traido desde China.
La Fiscalía Anticorrupción recibe hoy una ampliación de la querella presentada el 30 de abril contra el presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, el ministro de Sanidad, Salvador Illa y el presidente del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa), Alfonso Jiménez. Esta primera denuncia presentada hacía referencia a la diferencia de precio pagado por productos sanitarios. Ahora la Fiscalía recibirá también la irregularidad en 14 contratos formalizados con proveedores extranjeros.

La Fiscalía Anticorrupción recibe hoy una ampliación de la denuncia ya presentada por un particular el pasado jueves 30 de abril por la sospecha de irregularidades en la compra de batas, guantes y geles, a empresas chinas por un valor muy superior al ofrecido por las españolas, tal y como publicamos en elcierredigital.com a cargo del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria, Ingesa, un órgano dependiente del ministerio de Sanidad.

Sin embargo, este periódico publicó hace dos días una investigación exclusiva donde se sacaba a la luz la lista de 14 contratos firmados por Sanidad que quedaron bajo la luz de la sospecha. El mismo lunes por la mañana el ministro de Sanidad, Salvador Illa, durante la rueda de prensa fue preguntado por esta información y aseguró que había sido "un error administrativo" que se subsanaría. En cualquier caso, serían 14 errores administrativos en las adjudicaciones a otras tantas empresas, cuya dirección no constaba en estas adjudicaciones publicadas en el BOE. En los anuncios oficiales que aparecen en esta publicación del Estado se puede leer: "Adjudicatario: Dirección desconocida".

Llama la atención que entre estas empresas haya dos que tienen sedes en España y sean empresas dedicadas a fletar vuelos de carga precisamente para traer desde China todos los suministros.  En el caso de DSV Air & Sea, con dirección conocida en Barcelona, se contrataron 8 vuelos chárter por 7.172.001,38 euros, a unos 896.500 euros por vuelo. Este contrato se adjudicó el 8 de abril aunque se publicó en el BOE el días 28 del mismo mes. En la segunda adjudicación se licitó un contrato por 1.210.000 euros con Globalia Brokers Services, con oficinas en Islas Baleares, por "servicios de vuelos chárter para traslado de material desde Shangai a Madrid", aunque no se especifica el número de vuelos como en el anterior caso. Este contrato fue adjudicado el 31 de marzo, pero publicado en el BOE el 23 de abril.

Ambos contratos fueron suscritos por el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa), adjudicados por vía de urgencia, y firmados por su máximo responsable Alfonso María Jiménez. Estos 14 casos que presentan irregularidades también serán añadidos a la denuncia presentada hace unos días, según ha podido saber elcierredigital.com.

Este mismo lunes Adolfo Prego, exmagistrado del Tribunal Supremo, explicó en Intereconomía TV que este asunto podía tener más trascendencia legal que solo el error administrativo y dijo que "los contratos de la administración están sometidos a un rigor jurídico extremo y sometido a una serie de limitaciones. Yo no concibo que se contrate con empresas con domicilio desconocido, con un capital social mínimo... le diré que cuando se realizan este tipo de contratos se puede incurrir en un delito de fraude, no en un mero error".

A más de cuatro euros cada hisopo

Uno de los casos más llamativos es el contrato adjudicado por valor de 4,3 millones de euros para el suministro de un millón de hisopos de detección del coronavirus a MJ Steps. El Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa,) dependiente del Ministerio de Sanidad, ha adjudicado este contrato a esta empresa, cuyo objeto social es "el comercio al pormayor de toda clase de productos textiles, de confección, calzado y artículos de cuero". Sin embargo, su dirección es desconocida, según consta en el BOE, aunque su empresa matriz está domiciliada en Suiza. No obstante, MJ Steps tiene un CIF que le permite operar dentro de la Unión Europea. Es "un establecimiento permanente de entidad no residente" que por ello no tiene balances en el Registro Mercantil español, ya que no está obligada a presentarlos en nuestro país, es decir, trabajo como "operador intracomunitario".

Contrato adjudicado a una empresa con direción desconocida 

El problema es que para los expertos y juristas consultados entonces por elcierredigital.com, "no publicar la dirección de la empresa va contra las normas de transparencia, aunque como también el Gobierno ha cerrado durante el Estado de Alerta el portal de transparencia informativa oficial tampoco se puede comprobar nada. quizá con ello se pueda esconder el nombre del intermediario, que quizá es quién de verdad se lleva el millonario contrato público de Sanidad y luego subcontrata con esas empresas no nacionales que no saben ni su dirección",  afirman.

El caso de la empresa suiza MJ STEPS GMBH no es el único que hemos descubierto y visto en las adjudicaciones incompletas, con "direcciones desconocidas", reflejadas en contratos de adjudicación de material sanitario publicados en el BOE.

Como ya explicamos esta denuncia se llevará ante Anticorrupción sumando a la anterior, que recogía que el Ejecutivo de Pedro Sánchez efectuó la compra en China de guantes y gel por seis millones de euros más y de batas un ocho mil por ciento más caras en relación a España.

Tras estas y otras informaciones publicadas en diferentes medios, este jueves 30 de abril denunciaron ante la Fiscalía Anticorrupción la compra de material sanitario por precios superiores a los que se ofrecen en España. La denuncia, a la que hemos tenido acceso, se hace eco expreso de las informaciones publicadas por nuestro periódico.

De esta manera, la denuncia indica que desde el 10 de marzo hasta el 17 de abril, el Director del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa,) Alfonso María Jiménez Palacios, acordó por el Procedimiento de Emergencia hasta un total de 41 contratos, "haciendo uso de una total opacidad incumplió la Ley de Contratos del Sector Público, al no publicar la identidad de los proveedores y ocultar la información en el Portal de Transparencia a los ciudadanos". A estos 41 se añadirán ahora otros 14 publicados por elcierredigital.com.

denuncia_fiscalia

Por ello, la denuncia asegura que los contratos realizados por el Ingesa "fueron ocultados por el gobierno de la nación con objeto de que no se conocieran los proveedores adjudicatarios de los mismos".  En este sentido, achaca a "la presión mediática" el hecho de que el Gobierno publicara en la Plataforma de Contratación del Estado. 

"La información que se nos ha aportado es muy deficiente, limitada y escasa. A cuentagotas. Un contrato de 50 millones de euros, entre una empresa china y el Ingesa, no puede limitarse a cuatro páginas de las que tres de ellas son las mismas y se repiten en todos los contratos", continúa el escrito dirigido a la Fiscalía Anticorupción. 

Además de valorar "la malversación producida en más de 50 millones de euros", los denunciantes señalan que  "nos consta que también existen irregularidades en los contratos del suministro de monos desechables y de los hisopos, pero por no haberse completado su análisis, no es expuesta la información aquí. Todo sin hablar de los 640.000 test defectuosos que adquirió el gobierno en un contrato que superó los 500 millones de euros".

Por todo ello, la denuncia se dirige al presidente Pedro Sánchez, al ministro de Sanidad, Salvador Illa, y al director de Ingesa, Alfonso María Jiménez Palacios, por los posibles delitos de prevaricación de los funcionarios públicos y otros comportamientos injustos, de malversación, de fraudes y exacciones ilegales y de corrupción en las transacciones comerciales internacionales.

Diferencia de 6 millones en guantes y geles

En el caso de los guantes y los geles la diferencia de comprarlos a empresas españolas y chinas supuso un total de 6 millones de euros que se desvanecieron en plusvalías, comisiones e intermediaciones.  Dos son las empresas adjudicatarias de los contratos referidos a las soluciones desinfectantes de manos fueron la española Mixer & Pack S.L. y la china Shandong Liangfu Pharmaceuticals Co. Ltd., contratadas el 19 y el 26 de marzo, respectivamente.

La española Mixer & Pack S.L., con domicilio social en la localidad madrileña de Meco ofertó un total de 1.015.000 envases de 600 ml y 20.000 de 750 ml. Eso hace un total de 624.000 litros que tuvieron un coste de 1.908.323,67 euros. Es decir, Sanidad adquirió el litro de gel a 3,058 euros a Mixer & Pack. El contrato fue suscrito de nuevo por Alfonso María Jiménez Palacios y los hermanos Agustín y Gregorio Gómez Loeches en representación de la mercantil madrileña.

Por otra parte, Shandong Liangfu Pharmaceuticals, con sede en Lixia District, Jinan, en la ciudad china de Shandong, ofertó un total de 125.000 envases de 500 mililitros junto a otros 125.000 de 250 mililitros, mientras que regalan 10.000 envases de 50 mililitros. Eso hace un total de 94.250 litros, incluyendo el regalo, que han tenido un coste para la administración de 1.020.885,29 euros. Es decir, Ingesa adquirió a esta empresa el gel desinfectante al precio de 10,83 euros por litro. 

jimenez_palacio_alfosno

Alfonso Jiménez Palacios, director de Ingesa

En este caso, es llamativo que una solución que casi cualquiera es capaz de fabricar en casa con agua, jabón y glicerina, el Ministerio de Sanidad la haya comprado en China un 354 por ciento más cara que en España. 

Con los guantes de nitrilo el ministerio de Sanidad decidió repartir la oferta  también por el procedimiento de urgencia decidió contratar con tres empresas españolas y una china. Las españolas fueron Medline International Iberia, Suministros Hospitalarios y Sanicen S.A. La china fue Hong Jin Medical Sciencie and Tecnology Service Ltd. que firmó el acuerdo el 26 de marzo.

Las dos primeras ya eran conocidas por el Ingesa al haber contratado la compra de batas, mientras que Sanicen es una nueva empresa, representada en esa firma por Carlos Tenorio Hernández y domiciliada en la localidad toledana de Huecas. Todos los contratos fueron firmados entre el 20 y el 30 de marzo.

Respecto a las empresas españolas, Medline International Iberia vendió 5.840.000 pares de guantes de nitrilo al precio de 183.726,40 euros, siendo el precio unitario de 0.03146 euros el par, gracias al contrato firmado el 20 de marzo. Suministros Hospitalarios ofertó al Ingesa de Sanidad 173.000 pares de guantes al precio de 7.117,22, siendo el precio unitario de 0,04114 euros el 23 de marzo y Sanicen vendió 4.735.000 pares de guantes al precio de 169.015,83 euros, siendo el precio unitario de 0,03569 euros, mediante un contrato firmado el 30 de marzo.

gel_shandong

Una de las facturas con una empresa china

Pero el mayor contrato para suministro de guantes fue firmado por el Ingesa con la sociedad Hong Jin Medical Science and Tecnology Service para adquirir 100.000.000 de pares de guantes al precio de 7.200.000 dólares. Haciendo el cambio del dólar al euro que señala el propio Ingesa en el contrato de 1,0827 euros por dólar, junto al 21 % del incremento del IVA más el 10 % de tasas y aranceles y otros, que igualmente refiere, la cantidad pagada fue de 8.711.554,44 euros resultando un precio de 0,08712 euros por unidad.

En resumen, los guantes comprados en China fueron un 277 % más caro que los de la empresa Medline International Iberia, un 211,76 % que los de Suministros hospitalarios y un 244,10 % que los de Sanicen.

La diferencia en total, sumado el 300 por ciento del gasto en gel desinfectante respecto a los españoles y el 277 por ciento más caro de los guantes de nitrilo, suponen 6 millones de euros que se desvanecieron en plusvalías, comisiones e intermediaciones. Esto se suma también a los 45 millones de euros gastados de diferencia en la adquisición de batas desechables.

Ahora será la Fiscalía Anticorrupción la que tendrá la última palabra, con su investigación, sobre esas sospechosas compras de material sanitario a empresas chinas y suizas con generosas plusvalías.

COMPARTIR: