14 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Según la Encuesta Sobre el Uso de Drogas en Enseñanzas Secundarias en España, el 62,2% de consumidores de benzodiacepinas son mujeres

El consumo de drogas de farmacia es mayor entre mujeres menores de edad que entre hombres

Benzodiacepinas
Benzodiacepinas
Los datos de consumo de drogas entre menores de edad que presenta cada dos años el Plan Nacional Sobre Drogas, hablan del aumento de "drogas de farmacia" entre las mujeres. Por primera vez, el MInisterio de Sanidad informa sobre las diferencias en el consumo de drogas en función del género.

La Encuesta Sobre el Uso de Drogas en Enseñanzas Secundarias en España (ESTUDES 2016-2017), en la que se recogen los datos en relación al consumo en una población de 35.369 estudiantes entre 14 y 18 años de centros públicos y privados, y que publica el Plan Nacional Sobre Drogas muestra unos datos donde lo más significativo son el cambio en el consumo de sustancias en función del género.

Según dicha encuesta, un 75% ha consumido alcohol y un 34,7% tabaco, mientras que la primera sustancia ilegal, el cannabis, ha sido probada en alguna ocasión por el 31,1%. La siguiente droga, los hipnosedantes, con y sin receta, son consumidos por un 11,6%.

Se retasa la edad de inicio en el consumo de alcohol y tabaco

Lo positivo que se sustrae de este informe es que la edad media de inicio en el consumo de alcohol y tabaco se retrasa hasta los 14 años por primera vez y desciende el consumo de alcohol. La media de edad de inicio en consumo de benzodiacepinas es de 13,7 años junto con una notable prevalencia del consumo por parte de las chicas (62,2%). Hay algunos cambios en los consumos, pero prácticamente se mantienen como años anteriores.

Respecto a las diferencias de género, sorprende que cada vez aumenta más el número de mujeres que se inician durante la adolescencia en el consumo de drogas. Según el estudio “Género y Droga” elaborado por el Ministerio de Sanidad y Consumo, “las mujeres con consumos problemáticos de drogas perciben con más frecuencia e intensidad que los hombres que han fracasado a nivel personal, familiar y social, incapaces de desempeñar satisfactoriamente el papel que les ha sido asignado (ser una buena madre o una buena ama de casa). Las consecuencias de esta vivencia suelen ser la desvaloración personal, las tensiones y conflictos familiares, cuando no la violencia familiar”.

Con el tema de drogas que suelen consumir destacan las de farmacopea. “El género condiciona las relaciones que hombres y mujeres mantienen con las drogas. Aunque muchas mujeres comparten con los hombres hábitos de consumo, en general mantienen un patrón de consumo menos nocivo para la salud: consumen con menor frecuencia y menores cantidades que los hombres” se asegura en el mencionado estudio”, explica dicho estudio.

Más consumo de tranquilizantes y somniferos en mujeres

El consumo de tranquilizantes y somníferos se relaciona con su rol tradicional femenino, centrado en la reproducción y el cuidado del hogar (incluyendo el cuidado de los hijos y las personas dependientes), lo que favorece la aparición de situaciones de incomunicación y aislamiento social, la ausencia de reconocimiento y valoración social y la carencia de proyectos y espacios propios para la realización personal. Esta sobrecarga física y emocional a la que se ven sometidas numerosas mujeres, se incrementa entre quienes compatibilizan el trabajo productivo fuera del hogar y las tareas domésticas”, se añade en Género y Drogas.

A su vez, también la recuperación de una adicción es más complicada para las mujeres que para los hombres. “En la menor eficacia de los tratamientos de las adicciones entre las mujeres influye el hecho de que muchos de los servicios asistenciales no están adaptados a las necesidades particulares de las mujeres. También ejerce su influencia la presión que el propio entorno familiar ejerce para que el tratamiento termine lo antes posible y así las mujeres puedan asumir de nuevo sus responsabilidades en el hogar (que con frecuencia priorizan el cuidado de los hijos y el hogar frente a su propia rehabilitación)”, afirma el Ministerio de Sanidad en el citado informe.

COMPARTIR: