30 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La formación morada ya no lidera el espacio de Unidas Podemos tras la pinza de la vicepresidenta con IU y Más País

El 'plan B' de Podemos para las generales: Romper con Yolanda Díaz y aliarse a los 'comunes'

/ Yolanda Díaz y Ione Belarra
Yolanda Díaz se está deslizando hacia las cercanías de Izquierda Unida y Más País tras distanciarse de Podemos desde que Pablo Iglesias la criticase por pactar la reforma laboral con formaciones de centro-derecha y avalar la política militar de Pedro Sánchez respecto a Ucrania. La formación liderada por Ione Belarra sopesa ahora intentar salvar su pacto con los 'comunes' para presentarse a las generales.

El estreno de 'La Base' de Pablo Iglesias en Público convirtió el espacio de Unidas Podemos en un polvorín por el enfado de Yolanda Díaz. La vicepresidenta segunda del Gobierno se sintió atacada por aprobar su reforma laboral con partidos de centro-derecha y por haber avalado la política militar de Pedro Sánchez respecto a Ucrania. 

Podemos intentó rebajar la tensión, pero Díaz no parece habérselo perdonado y desde entonces ha agudizado sus actos y complicidades con Izquierda Unida, que lidera la candidatura de Por Andalucía gracias al apoyo de la dirigente gallega, y Más País, que se ha acercado al espacio del que salió. 

El 'plan b' de Podemos

Podemos ha activado un 'plan b' de cara a las generales de 2023. La formación de Ione Belarra, tan ligada al 15M y el movimiento feminista, no está dispuesta a dejar acorralar por Yolanda Díaz y Alberto Garzón

Y es por ello que no descarta presentarse a las generales de 2023 frente a Díaz, IU y Más País. La clave, aseguran fuentes al partido, está en si son capaces de retener el pacto con los 'comunes', clave en la izquierda transformadora... y quizá más a partir de mayo del próximo año si Ada Colau retiene la vara de mando de Barcelona. 

Sumar, el nuevo proyecto de Yolanda Díaz

La concejala Marta Lois, de Compostela Aberta, fue la persona encargada de registrar Sumar, nueva asociación que servirá de instrumento legal para que la vicepresidenta Yolanda Díaz inicie un "proceso de escucha" que previsiblemente le llevará a presentarse a las generales de 2023 al frente de una candidatura de fuerzas progresistas no nacionalistas a la izquierda del PSOE. 

Los estatutos de Sumar aseguran que este proyecto quiere "promover el compromiso democrático", "contribuir al desarrollo del pensamiento crítico" y "favorecer el estudio y el debate" sobre los problemas sociales, económicos y políticos

También quieren "procurar el vínculo con movimientos sociales, ciudadanos y demás entidades de la sociedad civil"; y "contribuir a la consolidación de redes de intercambio de experiencias y saberes en el ámbito de la participación democrática".

Díaz se rodeará a nivel electoral de los 'comunes', su jefe de Gabinete es Josep Vendrell (máximo responsable del grupo autonómico del partido de Ada Colau hasta el pasado año), de Izquierda Unida (Alberto Garzón está apostando por romper Unidas Podemos para lanzar el nuevo Frente Amplio) y Más País, que duda si unirse al proyecto de la vicepresidenta ya que Íñigo Errejón pretende caminar en solitario junto a Equo y Compromís. 

Díaz busca su propio espacio tras distanciarse de Podemos

"Los liderazgos los decide, afortunadamente, la gente", dice la vicepresidenta, que advierte que no se someterá a las órdenes de Podemos: "Vamos a hacer un proceso de escucha que va a ser amplio, que va a tener muchísimas singularidades, abierto, en el que va a estar todo el mundo. ¿Tienen que estar los partidos en el tramo final? Pues claro. ¿Tienen que ser el centro de actuación? Creo que no". 

"Pero, ¿los partidos tienen que estar? Aquellos partidos que se sientan representados con este proceso tienen que estar, pero insisto en que es un proceso en construcción y que lo van a hacer las gentes de nuestro país", añade. 

La vicepresidenta, que se ausentó de la presentación del libro de Iglesias pero se dejó ver junto a Íñigo Errejón, está respaldada por Pedro Sánchez, que se refiere a Unidas Podemos como "el espacio de Yolanda Díaz". 

Iglesias cuenta en 'Verdades a la cara' cómo se produjo el relevo en Unidas Podemos

Pablo Iglesias desvela en su nuevo libro 'Verdades a la cara' cómo forzó a que Yolanda Díaz, sin quererlo, asumiera su cargo. Por este hecho había sido tildado en redes de "machista", pero Iglesias explica su salto a la candidatura de Unidas Podemos en la Comunidad de Madrid.

Pablo Iglesias. 

"En esas conversaciones en las que se terminó de tomar la decisión, que se resolvió en horas, no participó Yolanda Díaz. Para que saliera bien, sabía que no podía decírselo. De hecho, si se lo hubiera comunicado no me habría dejado hacerlo. Se ha dicho mucho que no quería ser ministra de Trabajo, pero ser ministra de Trabajo le encanta; era la máxima aspiración política y personal para una abogada laboralista, hija de un líder sindical y militante comunista desde la adolescencia (...) Pero entonces no quería oír hablar de ser vicepresidenta y líder del espacio político", explica. 

Iglesias dice que Díaz "era consciente de que le tocaba, pero no quería. Por suerte todo ocurrió como pensé que iba a ocurrir. Tardó un tiempo en hacerse a la idea, pero hoy es evidente que Yolanda está radiante como vicepresidenta y líder del espacio. Se gusta y eso se ve, ha definido su propio estilo de figura independiente que puede ser muy útil para los objetivos de Unidas Podemos. En Podemos, se ha consolidado el liderazgo femenino con Ione [Belarra] y las principales responsabilidades en manos de mujeres y el partido funciona mejor que cuando estaba yo de secretario general. Creo que, en Podemos, acertamos haciendo así la transición.

El exdirigente dice que "Yolanda se enteró a la vez que la mayoría de los españoles, el lunes 15 de marzo, con aquel vídeo en el que anuncié mi decisión y en el que pedí a todos 'animar y apoyar a Yolanda para que, si lo decide y lo quiere la militancia, sea la candidata de Unidas Podemos en las próximas generales y la primera mujer presidenta'". 

Iglesias asegura que cuando subió el vídeo Díaz "estaba en ese momento en una reunión telemática con otros ministros europeos. Le pedí que viniera a comer a mi despacho. Entró y me dijo: '¡Qué cabrón eres, qué cabrón eres!'. Nos dimos un abrazo, comimos tranquilamente y planificamos algunas cosas. No iba a aceptar que le quitaran las competencias de trabajo para ser vicepresidenta. Le dejé claro que eso no ocurriría y todo salió bien". 

También admite que "en Podemos no todo el mundo lo comprendió al inicio (...). Uno de los que menos lo entendió al principio fue Juan Carlos Monedero, pero con el paso del tiempo creo que es difícil cuestionar que fuera la decisión correcta. Antes de tomar la decisión definitiva se valoró la opción de Alberto Garzón. Lo hablé con él y me dijo que lo iba a meditar, pero hubo dos elementos que hicieron esa opción imposible: por una parte, el entorno de la dirección de Izquierda Unida no lo veía claro. Así me lo trasladó Alberto (...) y él tampoco lo veía claro". 

COMPARTIR: