27 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La actual presidenta Teresa Mallada y su número dos, Álvaro Queipo, luchan por seguir manteniendo el poder popular en el Principado en 2023

El PP asturiano se abre en canal tras rechazar Génova 13 el regreso de Álvarez-Cascos

/ Álvarez-Cascos.
Desde Génova 13 aseguran que el Partido Popular tiene posibilidades de recuperar el poder en Asturias a pesar de la guerra que se vive entre la presidenta de la formación en el Principado, Teresa Mallada, y su número dos, Álvaro Queipo, que pugnan por abrir cartel tras descartarse la opción del regreso de Álvarez-Cascos.

El Partido Popular cree que puede recuperar Asturias a pesar de que el partido está totalmente dividido por la pugna que mantienen la baronesa Teresa Mallada y su número dos, Álvaro Queipo. Génova 13 tendrá que tomar partido por uno de los dos. 

Y es que la otra opción que se barajó en algunos círculos fue el regreso al PP del exvicepresidente del Gobierno de España y expresidente asturiano Francisco Álvarez-Cascos, que abandonó la formación Foro Asturias tras ser acusado de vivir a costa del partido. 

Cascos 

Francisco Álvarez-Cascos renunció definitivamente el pasado año a recuperar el control de Foro Asturias. El exvicepresidente del Gobierno llevaba dos años de pulso político con su sucesora, la exalcaldesa de Gijón Carmen Moriyón

Pero Moriyón, que renunció al acta de parlamentaria en la Cámara de Asturias en 2019 tras lograr solo dos representantes, se ha hecho fuerte dentro del partido y contraatacó a las críticas del fundador con una querella contra este por apropiación indebida. 
carmen

Carmen Moriyón.

El sector oficialista estaba harto de que el 'casquismo' dibujase a Foro Asturias como una muleta del PSOE en la región. Y tenían un 'as bajo la manga': los gastos que Cascos cargaba al partido y que, a priori, son difícilmente justificables. 
 
El que fuera sombra de Aznar cargó al partido más de 5.000 euros en gastos que no parecen muy políticos: hoteles para su suegro, entradas de tenis para sus hijos o comida para su domicilio. Y no solo eso: según el sector de Moriyón, el fundador cobraba los mítines en los que participaba a precio de conferencias. 
 

La ética en el candelero

Cascos anunció su marcha de Foro Asturias, partido "en el que sus dirigentes protagonizan el episodio insólito de demolición ética, ideológica, estratégica, táctica y organizativa del proyecto político singular de Foro que gestamos hace diez años", según sus propias palabras. 
 
Cascos

Francisco Álvarez-Cascos. 

El sector 'casquista' ha denunciado que Foro Asturias se está plegando a los intereses socialistas sobre el bable y Moriyón niega cualquier "cambio en la postura de Foro frente a la oficialidad, que es la misma que hemos mantenido siempre, y que llevábamos una vez más en el programa que presentamos a las últimas elecciones autonómicas".
 

La debacle de 2019

Cascos respaldó en 2019 a Moriyón a pesar de sus discretos resultados: "Sigo creyendo en este proyecto. Sigo creyendo en Foro. Y me comprometo a propiciar los cambios necesarios para adaptarnos al nuevo escenario político".
 
La presidenta de Foro Asturias no recogió siquiera su acta de parlamentaria: "Los resultados de Foro se han alejado mucho de los objetivos previstos. Como cabeza de la candidatura y candidata a la Presidencia del Principado, asumo la responsabilidad política de la derrota en las urnas. En consecuencia, renuncio al acta de diputada. Cuando se sufre una derrota en política, se dimite".
 

El caso de 2011

Cascos lanzó en 2011 Foro Asturias porque Génova 13 le negó la posibilidad de liderar al PP a nivel autonómico. El exvicepresidente del Gobierno demostró su tirón, ganó las elecciones con un partido de reciente creación, y también evidenció que mantenía las dificultades para hacer amigos en política: en 2012 tuvo que adelantar elecciones porque no consiguió aprobar los presupuestos. 
 
Aquellas elecciones cayeron del lado del PSOE y Cascos renunció en 2015, dejando paso a Cristina Coto. Esta acabó renunciando a liderar el partido regionalista por divergencias con el fundador, que apostó por Moriyón. 
 
Pero las relaciones entre ambos saltaron por los aires: Moriyón se hizo con el control de la ejecutiva, Cascos renunció a pertenecer a la misma, el 'casquismo' denunció entreguismo de Foro Asturias al PSOE y el sector oficialista consiguió suspender de militancia al fundador.
COMPARTIR: