04 de abril de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

De él dependen los permisos a los presos de la cárceles de Valladolid, Segovia y Ávila y hace cinco años ya revocó el tercer grado a Jauma Matas

Así es Florencio de Marcos, el juez que puede dar la libertad a Iñaki Urdangarin en los próximos días

El juez Florencio de Marcos.
El juez Florencio de Marcos.
El Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de Valladolid ha estimado la petición formulada por Iñaki Urdangarin para ampliar de dos a tres días semanales las salidas autorizadas de la cárcel de Brieva, en Ávila, para desarrollar la labor de voluntariado. El cuñado del Rey saldrá ahora tres días por semana de la cárcel de Brieva para ir a cumplir su voluntariado en la residencia Don Orione. Un paso más para conseguir en febrero el tercer grado. Esto ha puesto el foco sobre Florencio de Marcos.

 

Iñaki Urdangarin ha dado un paso más para obtener el tercer grado al conseguir que el juez, tras estudiar los informes favorables que reflejan el buen aprovechamiento del programa por parte del recluso, considerase que "no hay inconveniente alguno para ampliar a tres las salidas semanales solicitadas", han informado este martes fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL).

Según el escrito judicial, fue por auto de fecha 17 de septiembre de 2019 cuando se autorizaron las salidas programadas del artículo 117 del Reglamento Penitenciario a Urdangarin, para desarrollar el programa de voluntariado con una institución dos días a la semana, con una duración máxima de ocho horas cada una.

El Juzgado recibió el día 25 del mismo mes una solicitud de incremento de un día más a la semana y se acordó recabar informe del centro penitenciario.Tras recibirlo, se dio traslado al Ministerio Fiscal, que el 5 de diciembre informó en el sentido de que no existía razón o motivo que justificara la ampliación a un día más a la semana de salida programada, de las dos semanales autorizadas el 17 de septiembre.

En los razonamientos jurídicos, el auto del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria recuerda que la Audiencia de Ávila confirmo el 25 de octubre pasado el auto del propio Juzgado de 17 de septiembre que autorizó al interno las salidas de dos días al centro Don Orione.Ese centro valora la actividad desarrollada por el interno, en doce apartados, con la puntuación máxima (10) en diez de ellos, y en los dos restantes la siguiente (9).

Iñaki Urdangarin a la salida del Hogar don Orione 

 

El exduque de Palma, Iñaki Urdangarin, ya disfrutó de cuatro días de permiso a partir del pasado 24 de diciembre después de obtener el visto bueno de todas las partes implicadas y cumplir, además, con los requisitos legales. Al estar todavía clasificado en segundo grado, solo gozará de unos días de permiso de la prisión de Brieva, donde cumple una condena de cinco años y diez meses, en total una pena de 2.125 días.

Pero su gran objetivo a largo plazo es conseguir el tercer grado penitenciario, que espera que le sea concedido a partir del próximo mes de febrero.  Si quisiera solicitar el tercer grado o semilibertad, Urdangarin aún tendrá que esperar alrededor de mes y medio. Normalmente, cada seis meses las Juntas de Tratamiento de las prisiones revisan la clasificación de los presos, y la de Urdangarin se revisó a finales de julio, por lo que su caso volverá a verse a finales de enero.  Entonces ya podría pedir el tercer grado penitenciario, la semilibertad. Ese es su gran objetivo.

Hace cinco años revocó el tercer grado a Jaume Matas

Todo esto ha puesto en el punto de mira de los medios de comunicación al Juez de Vigilancia Penitenciaria de Valladolid, Florencio de Marcos. Se licenció en derecho en la universidad de Salamanca en 1987, cuatro años después ingresó en la carrera judicial y en 1992 en la fiscal.

Lleva más de dos décadas ejerciendo como Juez de Vigilancia Penitenciaria, primero en Málaga y, sobre todo, en Valladolid, el número 1 de los cinco que hay en Castilla y León. Ejerce su función sobre las prisiones de Valladolid, Segovia y Ávila. De él dependen los permisos de salida, los cambios de grado penitenciario y las sanciones disciplinarias, conceder o revocar la libertad condicional de la población presa en las tres cárceles castellanas citadas.

Cada una de las prisiones tiene sus particularidades. Brieva es para mujeres y Valladolid destaca por los condenados por delitos sexuales. Este centro penitenciario es también el pionero en las terapias de reinserción de este tipo de delincuentes, pero estos tratamientos son de carácter voluntario.

Los que le conocen bien aseguran que Florecino de Marcos es “especialmente legalista” y que cuida que “sus decisiones estén ajustas a derecho”. También aseguran de él que le encanta dejar claros los motivos por los que toma una decisión. “Es muy didáctico. Cuando alguien le pregunta sobre un particular no para hasta que está convencido que la persona de enfrente lo ha entendido”, aseguran. Unas cualidades que le sirvieron para ser profesor asociado en la UVA (Universidad de Valladolid) entre 2006 y 2012.

“No se puede pretender que los jueces no apliquen la ley. Si no gusta, son los legisladores, los políticos, los que pueden cambiarla, esa no es la función de los jueces. Pero parece que de Derecho sabe todo el mundo” aseguraba en una entrevista para El norte de Castilla. De Marcos explica así su empeño en que todas las decisiones que toma sean en consonancia con la ley.

Jaume Matas.

Con su permiso a Iñaki Urdangarin no es la primera vez que su nombre aparece en los papeles. Ya en 2014 le revocó el tercer grado que le había concedido la Administración penitenciaria al ex presidente de Baleares y ex ministro Jaume Matas cuando estaba en la prisión de Segovia por tráfico de influencias. En ese caso estimó el recurso que había sido interpuesto por la Fiscalía de Valladolid, disconforme con que Matas disfrutara ya del segundo grado penitenciario.

Ahora ha tomado una decisión completamente distinta ya que valora que Urdangarin tiene como problema añadido a su estancia en prisión la soledad. Una orden más que cuestionada y que le ha hecho ser protagonista de los medios de comunicación.

COMPARTIR: