17 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En sus inicios este grupo formó parte de Izquierda Unida, pero en los comicios de 2023 concentrarán sus esfuerzos en la Comunidad de Madrid

El Partido Humanista, la formación que se presenta a las elecciones en España desde 1986 y cuyo origen parte de una 'secta'

El Cierre Digital en Logo del Partido Humanista.
Logo del Partido Humanista.
El Partido Humanista, que parte del Movimiento Humanista considerado “organización sectaria” en el año 1999, se presentará este 28 de mayo a las elecciones autonómicas y municipales. Lleva presente en la política española desde el año 1984, cuando se creó el partido y formó parte de Izquierda Unida. Tras los testimonios de varios exmiembros, salió de la formación y desde entonces se presenta en solitario. Este 2023 centrará sus esfuerzos en la Comunidad de Madrid.

De cara a las próximas elecciones autonómicas y municipales de este 28 de mayo, el nombre de las fuerzas políticas más relevantes del panorama es sobradamente conocido por la población. No obstante, en los colegios electorales figuran, además, las papeletas de partidos políticos no tan conocidos que pueden llegar a pasar desapercibidos. Uno de ellos es el Partido Humanista que, como alerta a elcierredigital.com el integrante de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES) Luis Santamaría, es “la pantalla de una secta”.

Y es que, como explica el experto en sectas, el Partido Humanista deriva directamente del Movimiento Humanista, considerado una “organización sectaria” desde que la Asamblea Nacional de Francia dejó constancia en un informe del año 1999. El movimiento también es conocido bajo los nombres de La Comunidad o Siloísmo, nombre adquirido por su líder, Mario Rodríguez Cobo (fallecido en 2010), al que llamaban Silo y que fundó el movimiento en el año 1969.

En la propia página web del Partido Humanista se deja constancia que este 28 de mayo se presentarán a las elecciones con el eslogan “no sobra la gente, sobra la violencia” y un programa electoral que llaman “plan humanista municipal” en el que dejan constancia de su filosofía.

El partido político de un movimiento que no quería entrar en política

Según webs sobre sectas, como educasectas.org, resulta llamativo que un movimiento que en sus inicios afirmaba no entrar en política, acabara fundando un partido político. Esta misma página alerta que en un texto titulado ‘Silo, su enseñanza popular’, se hacen la pregunta sobre si “¿se debe participar en política?”, a la que respondían: “Todo lo contrario. Es necesario difundir el vacío político y propagar un creciente sentimiento de repudio hacia los políticos que quieren usar el pueblo para su beneficio. La presión popular y la fuerza del espíritu pueden más que todos los políticos juntos”.

Mario Rodríguez Cobo, líder del Movimiento Humanista.

Estas palabras fueron expuestas en un panfleto del año 1970. En 1984 el Movimiento Humanista formaba el Partido Humanista, que no solo ha tenido representación en algunos gobiernos a lo largo del mundo, sino que, en España, llegó a formar coalición parte de Izquierda Unida en el año 1986.

Según la propia web del Partido Humanista, este había sido creado dos años antes, “a mediados de 1984 a partir de la Secretaría de Asuntos Sociales de la Comunidad (para el desarrollo humano)”. Dos años más tarde, España estaba debatiendo para entrar a formar parte de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte). Cuando el PSOE se mostró favorable a la integración, el resto de fuerzas de izquierdas propusieron integrarse en una única fuerza política: Izquierda Unida.

Dentro de Izquierda Unida se encontraban partidos como Izquierda Republicana, el Partido Socialista Unificado de Cataluña y la Federación Progresista entre otros. Pero el más llamativo, y que llamó más la atención de cara a las elecciones de ese mismo año, era el Partido Humanista.

El 17 de junio de 1986 el diario El País publicaba un reportaje titulado 'El Partido Humanista, una piel para la secta La Comunidad'. El artículo, en el que se expresaba el testimonio de personas que habían formado parte de la considerada “secta”, no dejaba en buena posición a Izquierda Unida que, pese a haber intentado mantener a los 25 miembros del Partido Humanista que formaban parte de sus filas —según explicó en un artículo Luis Santamaríaterminó invitando a los humanistas a abandonar la coalición.

Concentrando sus fuerzas en Madrid

Su salida de Izquierda Unida hizo que desde el año 1987 el Partido Humanista se presentara por separado a las diferentes elecciones que, desde ese año, se han realizado en España. Este 2023 vuelven a hacerlo para las autonómicas y municipales, concentrando sus esfuerzos en la Comunidad de Madrid, como informaba el diario Moncloa.com.

En España, el Partido Humanista todavía no ha conseguido representación en ningún gobierno. De hecho, sus miembros emplean la palabra “todavía” porque albergan la esperanza de que suceda como en países como Chile o Argentina, en los que sí que han formado parte del gobierno. Quizá por eso, este año han diversificado menos y centrarán su campaña en la Comunidad de Madrid.

Concretamente en esta comunidad autónoma se presentarán en la capital, Madrid, así como en los municipios de Alcalá de Henares, Alcobendas, San Sebastián de los Reyes y la propia comunidad autónoma, en la que figuran un total de 135 candidatos y tres suplentes según la web oficial de la Comunidad de Madrid. También se presentan a los ayuntamientos de Barcelona, Bilbao, Basauri y Durango.

El programa electoral del Partido Humanista

Su eslogan político es el ya mencionado “no sobra la gente, sobra la violencia”, y bajo este elaboran todo su programa electoral, en el que explican que “para los humanistas el ser humano e el valor central y el corazón de los barrios somos las personas”.

Portada del 'Plan Humanista Municipal 2023'.

“El humanismo entiende la política como proyecto social, como pasión por la justicia social, como disposición a saltar sobre todo prejuicio, como aspiración coherente en la que la vida personal no está separada por la lucha de un nuevo mundo. (…) Esto es una invitación a ir más allá de un voto y a formar pate de un proyecto que es más que un partido”, así introducen desde el Partido Humanista las ideas que desarrollan posteriormente en el plan humanista municipal.

Este se vertebra alrededor de ideas como el “impulso a las energías limpias”, la “calidad de vida”, la “educación”, la “sanidad”, la “democracia real”, la “economía mixta” y “el reparto de empleo”.

El nacimiento del Movimiento Humanista

El Movimiento Humanista nació de la mano de Mario Rodríguez Cobo, conocido como Silo, en Argentina. El conocido como “mesías de los Andes” se dio un discurso conocido como ‘La curación del sufrimiento’ en Punta de Vacas (Mendoza Argentina) el 4 de mayo de 1969. De sus palabras surgió el Movimiento Humanista y, posteriormente, el resto de organismos vinculados a él. Algunos de ellos son La Convergencia de las Culturas, La Comunidad para el Desarrollo Humano, Mundo sin Guerras y sin Violencia, el Centro Mundial de Estudios Humanistas y el ya mencionado Partido Humanista.

En las diversas páginas webs de todos ellos afirman que el Movimiento Humanista “se basa en la corriente de pensamiento conocida como Nuevo Humanismo o Humanismo Universalista. Este pensamiento se encuentra expuesto en la obra de Silo y en la de los diversos autores que en ella se inspiraron”. “Este pensamiento, que implica también un sentimiento y una forma de vivir, se plasma en múltiples campos del quehacer humano, dando origen a diversos organismos y frentes de acción. Todos ellos se aplican en sus campos específicos de actividad con un objetivo en común: humanizar la tierra, contribuyendo así a aumentar la libertad y la felicidad de los seres humanos”, continúan.

De forma resumida, se podría decir que el Movimiento Humanista pone en el centro de su ideología al ser humano. Sus creencias las divulga a través de las citadas organizaciones y también en talleres que denominan ‘Parques de Estudio y Reflexión’.

A pesar de las buenas intenciones que parecen subyacer en el movimiento, algunos exmiembros de la secta, como Mari Paz Rodríguez, afirmaban que en el movimiento se aprovecharon “de esos buenos sentimientos y de esas buenas aportaciones y de esas buenas gentes” para “crear adeptos y crecer”. Otros familiares entrevistados por medios de comunicación como El Español, expresaban su preocupación por miembros activos de la denominada “secta” que habían “roto relaciones con su familia a los pocos meses de ingresar en el Movimiento Humanista”.

COMPARTIR: