17 de julio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Ocho toneladas de este preciado metal llegaron a Uganda en dos vuelos a comienzos de marzo de este año y la mitad acabó subastado en Turquía

Nicolás Maduro expolia el oro de las reservas venezolanas para venderlo en el mercado negro internacional

No se sabe con exactitud la cantidad de oro que queda en las reservas de Venezuela
No se sabe con exactitud la cantidad de oro que queda en las reservas de Venezuela
Desde la llegada de Hugo Chávez en 1999 la economía venezolana ha experimentado una caída sin precedentes. PDVSA, la compañía petrolera estatal que fuera el buque insignia del poder económico de la nación caribeña, ha visto caer su producción desde los 3,5 millones de barriles diarios hasta los 800.000 barriles. Esta debacle económica afecta al régimen de Maduro que está expoliando las reservas nacionales de oro del país y vendiéndolas en el mercado negro para obtener liquidez monetaria.

El gobierno de Maduro ha optado desde hace varios años por liquidar las reservas y fondos de Venezuela para poder financiar su aparato estatal, que se encuentra casi paralizado. Uno de los métodos más polémicos ha sido la venta de oro a países de medio oriente en el mercado negro. Así lo denuncia un reportaje de investigación de The Wall Street Journal que reconstruyó el trayecto de las ocho toneladas de oro venezolano que  llegaron a Uganda y que después de ser liberadas, por órdenes del presidente ugandés, desaparecieron.

La reconstrucción de diario estadounidense especifica que el día 2 de marzo de este año, un Boeing 777 perteneciente a Nordwind Airlines, una aerolínea rusa de vuelos chárter, aterrizó en Entebbe (Uganda) a las 6:35 de la mañana. El vuelo desde Caracas tuvo una duración de 13 horas. Un testigo presencial informó que el avión no tenía pasajeros y a su llegada la policía y miembros de seguridad privada recibieron el cargamento.

Durante la descarga, operarios del aeropuerto retiraron paquetes de grandes dimensiones envueltos en cartón. Esta mercancia no pasó por los procedimientos aduaneros regulares. Se estima que en esta primera carga se enviaron 3,8 toneladas de oro. Dos días después, la escena se repetía en el aeropuerto de la pequeña localidad ugandesa, esta vez con 3,6 toneladas de metal.

Wall Street Journal reconstuye los mecanismos de desaparición de oro de las reservas venezolanas.

La primera parada del oro venezolano fue la African Gold Refinery Ltd. (AGR), que se encargaría de fundir y procesar el oro, según informó la policía ugandesa.  El 7 de marzo, cuando el material estaba siendo trabajado en esta empresa, la policía realizó una redada, después de ser avisada de dos envíos inusualmente grandes. Se lograron decomisar las 3,6 toneladas del segundo envío, pero el primero había desaparecido.

La policía de Uganda comunicó a la prensa la incautación del oro y de que los paquetes estaban identificados como propiedad del Banco de Venezuela. Uno de sus oficiales contó que las etiquetas “estaban arañadas, como si alguien quisiera esconder el origen”.

El presidente ugandés, que ordenó liberar el oro ilegal, participó en la inauguración de la refinería AGR.

La policía ugandesa mantuvo incautado el cargamento de oro por motivos de “contrabando” y “comercio ilegal”; sin embargo, en mayo, entró en acción el presidente de Uganda, Yoweri Museveni, que ordenó a la División Especial de la policía liberar el oro. El gobierno de Uganda no ha justificado esta orden.

Según The Wall Street Journal, después de ser liberado el cargamente, el oro desapareció. A mediados de marzo, dos toneladas, previsiblemente del primer cargamento que no pudo ser incautado, aparecieron en una subasta en Turquía a precios mucho más bajos de los regulares.

No es el único oro perdido

Ángel Alvarado, diputado del parlamento venezolano y economista, asegura que Maduro está sacando el último oro que queda en Venezuela. Según explica, entre 1945 y 2008 el Banco Central de Venezuela, tenía un total de 300 toneladas de oro monetario a nivel mundial. Después de la crisis económica de finales de los 80, estas reservas pasaron a manos del Bank of England como garantía de los préstamos que pidió Venezuela.

En 2011, el entonces presidente, Hugo Chávez repatrió aproximadamente la mitad de esas reservas y las guardó en el Banco Central de Venezuela en Caracas. El diputado admite que las 150 toneladas restantes se perdieron por el “default” de la administración de Nicolás Maduro. Mientras que la otra mitad, ha sido utilizado por Maduro para seguir financiándose.

Sede del Banco Central de Venezuela en la esquina Carmelitas de Caracas.

El parlamento estima que en el Banco Central quedan 75 toneladas de oro, que representarían unos 2.500 millones de dólares en metal. Alvarado comenta que esta cifra es mínima para un país como Venezuela y representa el final de la financiación del régimen.

Sobre las toneladas de oro que aparecieron en Uganda, el economista asegura que Maduro buscaba fundirlas para borrar las letras del B.C.V. y la fecha de elaboración, para así eliminar cualquier probabilidad de identificar su procedencia. Con este método se podrían esquivar las sanciones internacionales. La refinería ugandesa fue denunciada en varias ocasiones por actividad ilegal.

La hipótesis inicial del parlamento venezolano es que el oro fue vendido en Turquía y convertido en billetes de 200 y 500 euros que fueron inyectados en el sistema monetario venezolano por el gobierno de Maduro.

La economía venezolana en un colapso total

El colapso económico de la nación caribeña se ha incrementado desde la llegada de Maduro al poder en 2013. Desde entonces, la inflación y la perdida de PIB han sido importante. El Banco Central de Venezuela, que opera a disposición de Maduro, procura no ofrecer cifras durante largos periodos de tiempo y las que ofrece contrastan con las estimaciones internacionales.

Desde el año 2015, el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos ha sancionado con suspensión de visados y congelación de bienes a decenas de personalidades cercanas a Maduro, no obstante, en 2018 prohibió cualquier operación de ciudadanos o empresas americanas con el gobierno de Venezuela y finalmente a comienzos de 2019 se inició una sanción a PDVSA Y CITGO, filial internacional de la petrolera venezolana y las cuentas internacionales del gobierno pasaron a disposición del presidente de parlamento, Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por 50 países.

COMPARTIR: