19 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Según testigos del suceso ,el profesional también conocido como "El León", "podría no estar a bordo de su embarcación de lujo cuando esta se incendió"

Dudas ante el incendio de un yate en Formentera, propiedad del jugador de póker Diego Gómez

El Cierre Digital en
/ El jugador de póker Diego Gómez propietario del yate incendiado y hundido en Formentera.
Diego Gómez González es un famoso jugador de póker que, además, es propietario del yate que se incendió en la costa de Formentera el pasado sábado. La embarcación de lujo del, mayormente conocido como 'el León', acabó hundiéndose cerca de Punta de Sa Pedrera después de una difícil operación de rescate que llevó a cabo Salvamar ACRUX, la embarcación de Salvamento Marítimo.

En la tarde del pasado sábado un yate ardía frente a las costas de Formentera, en la zona de Illetes. La embarcación, más conocida como “Irmao”, se incendió en la zona de Cavall d'en Borràs, frente al restaurante Tiburón y Beso Beach, un lugar muy transitado por los visitantes de la isla.

En un primer momento no se registraron daños graves para los tripulantes. Como indican desde Salvamento Marítimo, en el momento del siniestro a bordo había cinco tripulantes y 12 pasajeros y todos se encuentran a salvo. Sin embargo, el 061 ha explicado que una persona que estaba a bordo del barco, un español de 39 años, ha tenido que ser trasladado al hospital de Formentera por quemaduras de carácter leve en pecho y manos.

También se ha sabido que algunos de los ocupantes del yate habrían saltado antes del rescate al mar y que varios particulares los pudieron recoger en embarcaciones privadas.

Salvamar ACRUX es la embarcación de Salvamento Marítimo que acudió al rescate del yate incendiado. Esta remolcó el barco siniestrado para facilitar el trabajo de la patrullera y de la Guardia Civil. Sin embargo, como han explicado, el remolque fue más complicado de lo esperado y la embarcación acabó hundiéndose cerca de Punta de Sa Pedrera.

En declaraciones a la prensa, el presidente del Consell, Llorenç Córdoba, explicó que el barco se hundió a unos 30 metros de profundidad, aunque el plan inicial era que se hundiera a 20 metros para poder facilitar así las labores de reflotación posteriores.

El barco de lujo contaba con una eslora de 27 metros de los astilleros Astondoa, como informa Diario de Ibiza. En 2020, se reformó integralmente para incluir retoques funcionales y estéticos. También se ha sabido que el propietario de la embarcación es el famoso jugador de póker profesional español apodado “el León”. Aún no se ha confirmado si se encontraba entre los pasajeros de la embarcación cuando se produjeron los hechos.

Según han informado varios medios británicos, Diego Gómez González es conocido por su éxito en el juego, así como por alguna de sus excentricidades, de las que hace gala. Según la web de póker Gipsy Team, Diego Gómez González es un madrileño nacido en 1988 que se inició joven en el mundo del póker. Con el paso del tiempo comenzó a practicarlo de manera online y “con un poco de estudio y preparación fue capaz de sumarse al circuito de póker español, en el cual dejaría marca”.

“El León” obtuvo su apodo en la mesa final del European Poker Tour de Praga del 2012, cuando apareció vestido con un disfraz de león de cuerpo completo. Es poco lo que se conoce sobre su vida privada, pero, según la web, es una persona humilde, “consciente de que se ha ganado su lugar a base de trabajo duro”.

Además, explican que el jugador disfruta compartiendo sus opiniones sobre la actualidad del póker donde “se mantiene respetuoso y razonable en la mayoría de sus intervenciones”, aunque mostrando multitud de veces su visión crítica.

Se ha limpiado el litoral

Para mitigar las consecuencias en el ecosistema, desde Capitanía Marítima recordaron al Consell que el armador tiene la obligación de reflotar la nave “de manera inmediata y urgente para no provocar más problemas”, informa Europa Press.

A causa del incendio una gran columna de humo negro salió del mar y se hizo visible en toda la isla de Formentera llegando, incluso, a ser vista desde Ibiza. La empresa de limpieza de litoral se ha personado "a petición del presidente de Consell y conseller de Litoral” y afirma que “no se detecta contaminación por hidrocarburos, aunque sí algún residuo flotante que por la corriente existente podría desplazarse en dirección a la península”.

Una vez recogidos los restos que todavía estaban en la zona, el Consell afirmó que continuará “vigilando en los próximos días tanto para comprobar si hay vertidos como para limpiar los restos que aparezcan”. Indican, además, que el “Irmao” es “un barco de alquiler de una empresa chárter y ahora será el armador el encargado de reflotar el barco y llevarlo a puerto”.

COMPARTIR: