27 de enero de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El expresidente del Real Madrid ejerció de albacea del torero y tuteló el proceso de repartición de una millonaria fortuna que disfruta Isabel Pantoja

Ramón Calderón, la persona que guarda todos los secretos de la herencia de Paquirri

/ Ramón Calderón. Foto: Captura de vídeo de As.
Ramón Calderón ha reconocido en 'Viva la vida' que el proceso de la herencia de Paquirri fue "larguísimo", pero ha evitado comentar los pormenores del asunto. El expresidente del Real Madrid fue abogado y albacea del mítico torero y tuteló la controvertida repartición del patrimonio del matador de toros.

Mucho se ha hablado y escrito esta semana sobre la herencia de Paquirri, pero el hombre que más sabe del asunto simplemente ha asegurado en 'Viva la vida' que el proceso fue "larguísimo", ya que duró tres años.

El autor de esas declaraciones es Ramón Calderón, perteneciente a una saga acomodada, influyente y conservadora de Palencia, es muy conocido por haber presidido el Real Madrid entre julio de 2006 y enero de 2009.

Pero pocos saben que este abogado nacido el 26 de mayo de 1951 en el seno de una familia numerosa de siete hermanos, casi todos ellos abogados o economistas  con mucho pedigrí, fue el albacea del torero Paquirri. 

Los Calderón, una saga con fuste

El tío abuelo de Ramón fue Abilio Calderón y Rojo, un personaje decisivo en la vida pública palentina durante el primer cuarto del siglo XX, la persona que representó a Palencia en el Congreso durante las Cortes del reinado de Alfonso XIII, siempre bajo la etiqueta del partido conservador. El tío Abilio llegó a ser ministro de Fomento en 1919 y tres años más tarde ministro de Trabajo.

Otro de sus ilustres antepasados fue Valentín Calderón, eterno senador por la provincia de Palencia durante dicho reinado. Por eso, los Calderones tienen en la ciudad del Carrión una plaza y un centro cultural que lleva el nombre de su principal patriarca: Abilio Calderón. A todos ellos les superó en fama Ramón Calderón tras ganar las elecciones a la presidencia del Real Madrid en 2006.

Sin embargo, hasta llegar a dominar la entidad blanca, el devenir de Ramón Calderón había sido el de un chico bien de provincias. En su familia siempre primó la religiosidad, eran los hermanos mayores de la cofradía de La Soledad, y el apoyo sin fisuras al tardofranquismo. Su padre, el abogado Jaime Calderón Alonso, educó a sus siete hijos (Ramón era el segundo) bajo el lema de: "España, los toros y el fútbol", que él a su vez había heredado de su progenitor. 

No en vano la familia Calderón era la propietaria de la vieja plaza de toros de Palencia, situada en el centro de la ciudad, y cuyos terrenos luego venderían a mediados de los años setenta a una empresa burgalesa interesada, como ellos, en construir pisos allí. También eran los propietarios del gran teatro de la ciudad y del Diario Palentino, fundado en 1881 y órgano de la familia de los Calderones.

A Ramón le educaron en el colegio más selecto de la ciudad, La Salle, y los domingos acudía junto a su padre y hermanos a los partidos del equipo palentino en el viejo campo de La Balastera y jugaba a la pelota en los terrenos aledaños de entrenamiento.

Como estudiante, fue normalito. Dice su hermano Jorge que "estudiaba lo que tenía que estudiar y aprobaba lo que tenía que aprobar". Ramón Calderón vivió en Palencia regularmente hasta los 19 años aunque después ha seguido yendo, ya que allí aún residen su madre y casi todos sus hermanos. 

En la céntrica casa de siempre, en la calle Berrugete, nº 4, sus hermanos Jorge y Juan Ignacio todavía mantienen el influyente despacho de abogados que inició su padre. Éste, luego se separaría de su mujer para unirse a la esposa de otro abogado, lo que dio lugar a un sinfín de dimes y diretes por toda Palencia.

No obstante, al expresidente del Real Madrid le encanta pasear por las calles de su ciudad, dejarse ver y saludar a la gente que conoce. Ya lo hacia de joven del brazo de los toreros que acudían a la plaza de los Calderones durante las fiestas patronales de San Antolín. Entre ellos, Angel Teruel, Paco Camino o el malogrado Francisco Rivera Paquirri, con el que la familia del hoy presidente del Real Madrid guardaba una íntima amistad, lo que le proporcionó inaugurar el nuevo coso de Palencia, el 2 de septiembre de 1976.

Desde entonces, Calderón nunca ha perdido su afición a los toros, como tampoco su devoción por la virgen de La Soledad. Todavía hoy, en Semana Santa, se pone la túnica de cofrade y sale en procesión acompañando a la Virgen desde su ermita.

Ramón Calderón.

El expresidente blanco dejó Palencia para estudiar la carrera de Derecho en la Universidad de Navarra. En Pamplona conocería a la que luego sería su mujer, la decoradora Teresa Galán Otamendi, integrante de una familia navarra también numerosa y acomodada. Su boda con Teresa fue anunciada a bombo y platillo. 

Tanto es así que pagaron una página de la revista ¡Hola! para anunciarla en la sección Ecos de Sociedad. Al año de acabar la carrera de Derecho (1975), y tras un pequeño periplo por Inglaterra, se trasladó a la capital de España y allí desarrolló sus dos pasiones, el fútbol y los toros. En Madrid nacieron su tres hijos: Leticia, que hoy ejerce de procuradora de los tribunales (26 años); Jaime (24 años) y Mariana (19 años). Todos ellos fueron bautizados en la ermita de la Soledad, en Palencia.

La Pantoja

Fue en el verano de 1976 cuando Ramón montó su cuartel general en la capital de España (Calderón Abogados SA) y tres años más tarde ya se hizo socio del Real Madrid (número 14.878).El despacho de gestión lo situó, en la calle Serrano, en el número 166, en un semisótano. Y su residencia la fijó en la exclusiva urbanización de La Moraleja. Su amistad con la gente del mundo del toro le proporcionó ser, entre otros, abogado de Paquirri y ser su albacea testamentario tras su muerte en septiembre de 1984. 

Igualmente su amistad con la que entonces era la mujer de este torero, la tonadillera Isabel Pantoja, le llevó a representar dos años después sus intereses en el juicio por la vulneración del derecho a la intimidad por la comercialización de las imágenes en las que Paquirri agonizaba en la plaza cordobesa de Pozoblanco horas antes de su muerte. Su buena relación con Isabel Pantoja le llevó a mediar años después para que Paquirrín realizara una prueba en el Real Madrid con el fin de lograr su fichaje por los equipos inferiores del club blanco.

Su conocida ilusión por los toros hizo también que ya en 1989 constituyera la sociedad IN 90 SA con la intención de hacerse con la gestión de Las Ventas. Objetivo que no logró hasta mucho después. Fue en 2004 y a través de otra de sus sociedades, Taurovent SL, en la que mantiene un 5%. Sus socios son el apoderado José Antonio Martínez Uranga Choperita y el constructor Fidel San Román, encarcelado hace unos días durante la segunda parte de la Operación Malaya en Marbella, acusado de prevaricación, cohecho y tráfico de influencias.

A diferencia de otros presidentes del Real Madrid, Ramón Calderón no encarnaba una de las grandes fortunas de España, pero sí que ha dedicado muchas horas a proyectar movimientos accionariales y a pertenecer a distintos e influyentes consejos de administración. Calderón figura o ha figurado en más de 40 empresas relacionadas con los más variados ámbitos de la vida pública española, desde medios de comunicación escritos (La Voz de Galicia o el Diario de León); hasta en televisiones (Comunicación y Marketing por Televisión CMTV SA, Tauro T Visión SL o Gestora Taurina de Televisión SL); pasando por empresas de espectáculos (como BG de Comercio SL o Pantomar SL, ésta última propiedad de Isabel Pantoja); de música (Caribe Music SA, propiedad de Emilio Aragón); del sector del ocio (Joy 92, junto a su socio en la directiva del Real Madrid y en la gestión de Las Ventas, Pedro Trapote); en grandes explotaciones agrícolas (Finca El Gamonal SA, en la localidad malagueña de Mijas); en agencias de viajes (Rep Aviation SA); en negocios de decoración (TG Mendi Inversiones y Decoración SL o en Duco Arte SL, la tienda de muebles y artículos para el hogar que posee junto a su mujer, Teresa Galán, en la calle Velázquez, de Madrid); en corredurías de seguros (Guy Carpenter & Cia SA o Marsh SA Mediadores de Seguros); en empresas de servicios (entre ellas, Legalitas Asistencia Legal SRL, Aranel Inversiones SL, Calmos Proyectos SL, Optimedia SA o Jucargal SL); en conocidos proyectos inmobiliarios (como Sotovalle Sur SL, Testa Inmuebles en Renta SA o Town Planning Consultores SL); y su presencia en los consejos de las grandes constructoras de España (Sacyr Vallehermoso, Ena, Itinere).

Ramón Calderón junto a Rafaelillo en la plaza de toros de Zaragoza. 

Precisamente en el grupo Sacyr Vallehermoso entró de la mano de su examigo y excompañero en la junta directiva del Real Madrid, Fernando Martín. Calderón representaba los intereses de Martín y de su constructora Martinsa en las diferentes empresas de este conocido grupo, hasta que en febrero de 2004 Martín le retiró de golpe sus poderes. Ese día comenzaron las hostilidades entre los dos y ello propició la aparición en solitario de Calderón como candidato a la presidencia del Madrid...

Batallador

Ya en 1991 hizo su primeros pinitos blancos como aspirante a vicepresidente en la derrotada candidatura del periodista Alfonso Ussía, y cuatro años después formó parte, como secretario general de la candidatura de Florentino Pérez, que también fue derrotada por Ramón Mendoza, quien siempre consideró a Calderón como "un traidor". Desde entonces, se mostró como uno de los socios más batalladores en los momentos más complicados de la historia reciente de la entidad merengue. Por ejemplo, cuando en julio de 1993 creó la Asociación para la Defensa del Patrimonio del Real Madrid, un grupo contrario a la conversión del club en sociedad anónima.

Pero no sería hasta enero de 2002, el año del centenario, cuando entraría como directivo blanco. Florentino Pérez le nombró miembro de su junta directiva, puesto que ratificó dos años más tarde tras repetir su victoria el presidente de ACS. Desde entonces, la figura de Calderón se ha deslizado con discreción y supuesta elegancia. Su carácter impasible, forjado entre OPAS, fusiones y pleitos mercantiles, le permite conciliar los extremos más opuestos, gracias también a una oratoria tranquila y fluida.

Finca de Cantora.

Sea como fuere, Ramoncito siempre ha sido el dandy de Palencia, a quien le gusta jugar al mus, al golf y practicar la vela. Cierto es que desde que se marchó a vivir a Qatar ha espaciado sus apariciones mediáticas y ni contempla contar los secretos de la herencia de Paquirri. Y es que en la prensa Calderón tan solo habla de la gestión de Florentino Pérez al frente del Real Madrid, que según el palentino tendría "la caja vacía" mientras las facturas impagadas ascenderían a los 1.000 millones. 

COMPARTIR: