04 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los presuntos autores son un hombre de 35 años y sus hijos, de 17 y 18 años, que podrían pertenecer al Clan de los Brunos de la Cañada Real

Atropello mortal en Torrejón de Ardoz: El principal autor asume la responsabilidad desde prisión

El Cierre Digital en Atropello mortal en Torrejón de Ardoz.
Atropello mortal en Torrejón de Ardoz.
Un atropello mortal en la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz ha costado la vida a cuatro personas tras la celebración de una boda gitana.El suceso también dejó varios heridos graves que fueron trasladados al hospital Gregorio Marañón de Madrid. La Policía Nacional ya ha detenido a tres personas como presuntos autores del siniestro que se produjo esta madrugada. Los tres detenidos podrían pertenecer al clan de los Brunos, una de las dinastías de la Cañada Real.

Un atropello intencionado ha costado la vida a cuatro personas esta noche en la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz. Según ha confirmado el SUMMA, el atropello se ha producido en la avenida de la Constitución del municipio.Los fallecidos son una mujer de 70 años y tres hombres de 42, 60 y 17 años. El suceso también dejó varios heridos graves que fueron trasladados a los hospitales de Gregorio Marañón, Torrejón, Coslada y La Princesa con fracturas y traumatismos. 

A lo largo del evento, varios miembros de dos familias accedieron al interior del restaurante El Rancho, donde comenzaron una pelea. Habría sido uno de los asistentes, expareja de la novia, quien motivado por un ataque de celos y tras asistir a la ceremonia religiosa pero no al posterior banquete cogiera el vehículo con el que habría llevado a cabo el siniestro.

La Policía Nacional ya ha detenido a tres personas como presuntos autores del siniestro tras la celebración de una boda gitana. El cuarto implicado, un varón de 18 años sobrino del conductor, se encuentra en paradero desconocido y buscado por las autoridades.

El responsable principal del crimen continúa en prisión y ha asumido toda la responsabilidad. La investigación apunta a que asistió a la boda, aún sin estar invitado, con sus hijos. Una pelea, fuera del restaurante donde se celebraba el banquete, hizo que este se metiera en el coche. Una vez dentro del vehículo, esperó para derrapar y embestir contra el hermano de la novia, una de las matriarcas del supuesto clan, el hijo de esta y otro familiar más.

El clan de los Brunos

A las 4.00 horas de la madrugada, la Policía Nacional, en colaboración con la Guardia Civil, ha localizado a los presuntos causantes del atropello mortal en Torrejón de Ardoz en el municipio toledano de Seseña. Se trata de un portugués de 35 años y de sus hijos, de 16 y 17 años, quienes pasarán a disposición judicial.

El vehículo, que circulaba en muy mal estado, fue detenido por las autoridades. En el interior del vehículo, los agentes encontraron 5.000 euros, supuestamente destinados a la "manzana", una de las tradiciones durante la celebración de las nupcias gitanas. Los presuntos autores podrían pertenecer al clan de los Brunos, una de las dinastías históricas de la Cañada Real en el negocio de la cocaína y la heroína.

Vehículo con el que se cometió el atropello. 

En la Operación Cacahuete desarrollada en 2019 por el Grupo XIV de la Brigada de Policía Judicial de Madrid en colaboración con la Comisaría de Villa de Vallecas, se detuvo a 25 miembros del clan. Entre ellos se encontraba el patriarca, Manuel Bruno Suárez, y su hijo, Manuel Bruno Jiménez, alias “Mané”.

La pedida de mano que acabó en tragedia

No es la primera vez que se produce un suceso de estas características en un evento gitano. Una pedida de mano es lo que estaba teniendo lugar el 26 de julio pasado en la localidad de El Álamo. Dos clanes se reunieron para celebrarlo y durante el evento comenzó la disputa.

Según comentaron algunos medios, la causa fue decidir quién tocaba una canción en un órgano. Sin embargo, Rocío Hijano, madre de uno de los fallecidos, aseguró a elcierredigital.com que la disputa comenzó por la discusión de "dos primos" del clan contrario que intentó parar un miembro de su familia.

Las familias que asistieron al evento eran dos clanes de Navalcarnero y de Puente de Vallecas. Y la pelea comenzó sobre las 23.30, cuando dos miembros empezaron a discutir y terminaron con puñetazos, empujones y numerosa gente involucrada. "Mi cuñado intentó evitar la pelea diciendo que eran familia, pero uno le cogió del brazo y dijo 'Esto es entre familia, tú aquí no pintas nada'. Mi cuñado se soltó y recibió un golpe por la espalda en la cabeza y cayó al suelo", explica Rocío, que añade que a continuación "los miembros de la otra familia empezaron a pegar" a los de la suya.

La Policía Municipal no tardó en acudir al lugar de los hechos pero necesitaron refuerzos de la Guardia Civil. Sin embargo, lo peor llegó a la mañana siguiente, cuando se encontraron los cuerpos sin vida de Jessica Márquez y Antonio ‘Peke’ Hag. El de la primera fue hallado en una cuneta de la M-404 y el del hombre en la maleza de la misma cuneta. 

Gitanos.

El vehículo con el que se perpetró el asesinato, un BMW, se encontró escondido en la misma carretera, entre los municipios de El Álamo y Serranillos del Valle, en el remolque de un camión de reparto de cerveza. 

COMPARTIR: