12 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Juan Carlos Sánchez acudió el 14 de marzo a los juzgados para denunciar la falsa baja laboral de un diputado catalán compañero de su mismo partido

Ciudadanos suspende de militancia al portavoz municipal y a dos concejales de Reus por denunciar corrupción interna

Juan Carlos Sánchez junto a la concejala Pepa Labrador.
Juan Carlos Sánchez junto a la concejala Pepa Labrador.
Ciudadanos se desangra en sus agrupaciones locales. A las acusaciones de pucherazo en las primarias de algunas provincias se le suma ahora el escándalo por la suspensión de militancia del portavoz municipal de Reus, Juan Carlos Sánchez, tras denunciar a un diputado del Parlament catalán de su misma formación. Como en Ciudadanos no le hicieron caso acudió a la Fiscalía y le pagaron apartándole como candidato y suspendiéndolo de militancia. Las encuestas le daban como ganador.

El viernes la dirección de Ciudadanos en Cataluña quiso cerrar la crisis abierta unos días antes por su portavoz municipal en la localidad tarraconense de Reus, Juan Carlos Sánchez, y no tuvo mejor idea que suspender a Sánchez y a dos concejales de su equipo, Pepa Labrador y Guillem Figueras. Fue como echar gasolina al fuego.

La crisis se abrió el lunes cuando el portavoz de Ciudadanos en Reus ofreció una rueda de prensa para anunciar que había denunciado un presunto caso de corrupción que afectaba a un alto cargo de la formación en Cataluña. Su queja la habría planteado primero dentro del partido, pero cuando vio que no se investigaba el asunto acudió el jueves a los juzgados de Reus y puso los hechos en conocimiento de la Fiscalía.

Juan Carlos Sánchez, que nunca ha comunicado públicamente el contenido de su escrito, habría denunciado a Carlos Sánchez, diputado en el Parlament de Cataluña, por cogerse una baja médica laboral de su puesto en la policía local de Cambrils, para hacer campaña en 2015. Juan Carlos Sánchez aportó varias conversaciones de whatsapp para apoyar su denuncia.

En realidad todo comenzó el 28 de febrero cuando Carlos Carrizosa, diputado del Parlamento en Cataluña por Ciudadanos y uno de las cabezas politicas más importantes junto con Inés Arrimadas en aquella comunidad, comunicó a Sánchez que renovaba como alcaldable en Reus. Parecía lógico, ya que en las elecciones municipales de 2015 Ciudadanos obtuvo 12.622 votos y cuatro concejales, y en diciembre del año pasado en las elecciones al Parlament C´S tuvo 18.405 votos. Ahora las encuestas daban a Ciudadados entre 7 y 9 concejales, lejos de los 14 necesarios para obtener la alcaldía con mayoría absoluta, pero que le harían doblar los resultados de 2015 y le proclamarían ganador con mayoría simple.

Carlos Carrizosa en el Parlament.

Sin embargo, Juan Carlos Sánchez no repetirá en la candidatura. El 6 de marzo, según explicó el portavoz municipal en una rueda de prensa, Carrizosa mandó un mail para comunicarle que ya no era el candidato de Ciudadanos a la alcaldía de Reus.

Al parecer la dirección regional no vio con buenos ojos la denuncia pública ni judicial de Sánchez contra su diputado autonómico. Primero abrieron una investigación desde el comité ejecutivo el partido y después intentaron obligar a Juan Carlos Sánchez a que renunciara a dos de sus concejales, en concreto Pepa Labrador y Guillem Figueras, precisamente los suspendidos el viernes. Sólo dejaron sin sancionar a Damián Morales, el cuarto concejal en el municipio.

El diputado Carlos Sánchez.

El denunciado, Carlos Sánchez, además de diputado autonómico es Delegado de Organización de la formación en Cataluña. En 2016 una cámara de fotos de los periodistas que cubren habitualmente la información del Parlament le sorprendió jugando al ajedrez en su teléfono móvil durante la última sesión parlamentaria del año.

Carlos Carrizosa pretende colocar como cabeza de lista a Raquel Tamar García, para las elecciones del 26 de mayo. Tamar es actual asesora municipal en Reus y secretaria provincial de Comunicación de Ciudadanos en Tarragona y Cooordinadora de Relaciones Institucionales de la formación naranja.

Raquel Tamar García en una foto de su Twitter.

 

 

 

COMPARTIR: