22 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El primero operaba en Cádiz, mientras que el segundo tenía Ceuta como punto neurálgico de sus operaciones y alardeaba de su poder en las redes

"El Tomate” y “El Chatito”, auge y caída de dos de los más importantes narcotraficantes que controlaban el sur de España

Antonio
Antonio "El Tomate" e Hicham "El Chatito", dos de los narcos más peligrosos de Andalucía y Ceuta
Después de detener a Antonio, más conocido como “El Tomate”, el pasado mes de septiembre, el grupo que lieraba ha quedado prácticamente desmantelado en una operación conjunta entre la Guardia Civil y la Policía Nacional. “El Chatito”, por su parte, fue detenido junto a varios miembros de su banda, que se dedicaba al narcotráfico y al tráfico de inmigrantes ilegales para introducirlos en España

La Guardia Civil y la Policía Nacional han propinado un duro grupo al narcotráfico en Andalucía y Ceuta. Ayer el conocido grupo de “El Tomate” era desarticulado por la Guardia Civil. El líder de la banda fue detenido en septiembre, pero eso no impidió que los demás miembros siguieran operando en el sur de España, ya que utilizaban potentes embarcaciones nodrizas para introducir la droga por el estuario del río Guadalquivir.

"El Tomate", conocido como el narco tacaño.

El plan de su detención estaba en marcha desde el mes de junio y la operación concluyó con 45 personas detenidas, entre las que estaba el cabecilla de la organización criminal. La operación ha terminado con la incautación de más de 7.700 kilos de hachís en los diferentes registros practicados y se han intervenido siete embarcaciones, ochos armas de fuego, siete coches (tres de ellos robados), 91.000 euros en metálico y 2.150 litros de combustible.

Los detenidos transportaban la droga a la desembocadura del río Guadalquivir mediante embarcaciones nodriza de dos formas, con potentes embarcaciones semirrígidas, o bien utilizando una pequeña flota pesquera con base en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz).  Estos barcos eran propiedad de los cuñados del cabecilla de la organización, apodados “Los Candelas".

Operacion_1

Imagen de la operación contra la banda de "El Tomate"

El domingo, elcierredigital.com explicaba como caía la banda de “El Chatito”, uno de los “narcos” más peligrosos de Andalucía y Ceuta, que se jactaba en las redes de tener una “narcolancha” de gran velocidad, por lo que nunca era pillado por las fuerzas de seguridad.

La operación que llevó a cabo la detención de este narco de origen marroquí fue el resultado de muchos meses de investigación de la Guardia Civil sobre organizaciones asentadas en estos lugares próximos al Estrecho de Gibraltar y además, supuso la continuación de otra gran acción policial en la que se incautaron once alijos diferentes que suponían más de 6.000 kilos de hachís.

A esta organización se le atribuía la introducción de más de 250 inmigrantes mediante el empleo de embarcaciones semirrígidas, con las que también traficaban con la droga, hechos por los que fueron detenidas dieciocho personas.

“El Tomate”, un empresario de la droga

Antonio José Romero Pacheco, heredó el mote de “El Tomate” en el seno familiar, por lo que toda la población de Algaida de Sanlúcar (Cádiz) comenzó a llamarlo así. Conocido por ser tacaño y un tanto reservado en su vida delincuente, le costaba pagar invitaciones y conducía un BMW de más de diez años de antigüedad. Además, no le gusta ir a clubes de alterne ni despilfarrar el dinero en fiestas como hacen la mayoría de capos del mundo de la droga.

Antonio_el_Tomate_durante_su_detencion

"El Tomate" cuando fue detenido en septiembre

En su municipio, catalogan a Antonio como un hombre familiar y era respetado por todos. “Tiene un proveedor en Marruecos que le manda el hachís, él busca a los clientes y se encarga de gestionarlo todo desde la distancia, en un discreto segundo o tercer plano”, afirmaba en septiembre un agente para el Diario de Cádiz.

En septiembre fue detenido por tercera vez. La primera fue en 2011 en un concurso de Doma, ya que “El Tomate” tiene una pasión por los caballos, aunque también tiene predilección por los gallos de peleas. La segunda vez fue en 2013 y la Audiencia Provincial de Cádiz le condenó a ocho años por tráfico de drogas y blanqueo.

Antonio_el_Tomate_durante_su_detencion_2

Imagen de la operación que llevó a cabo la operación de "El Tomate"

Después de salir impertérrito de aquello, Antonio fue perfeccionando su negocio. Tenía a miembros de su banda subcontratados para que hicieran el trabajo sucio, mientras él se limitaba a descansar y hacer llamadas en su casa de La Colonia. Algunos habitantes de su zona relataban en septiembre “no es un tío vicioso para nada, ni tampoco es violento”. Por lo tanto, “El Tomate” era un empresario ejemplar, pero del mundo de la droga.

“El Chatito”, alardeaba de su poder en las redes

Hicham, de origen marroquí y de algo más de 30 años, es un viejo conocido de la Guardia Civil. Apodado “El Chatito” entre los narcos que dominan el Estrecho fue detenido en julio después de protagonizar una persecución que acabó en la playa de Alfau (Ceuta). “El Chatito” fue puesto en libertad con cargos, aunque después tuvo que enfrentarse a una vista oral por desobediencia y resistencia a la autoridad.

En sede judicial, Hichamm reconoció ser el autor de ese delito, pero no aceptó la pena ofrecida de entre 6 y 12 meses de prisión, que normalmente puede subsanarse con una multa. A pesar de reconocer los hechos, “El Chatito” no aceptó la pena de conformidad, por lo que fue a juicio para enfrentarse a una vista oral en los Juzgados de lo Penal. Este peculiar y presunto narcotraficante tiene además antecedentes por dos condenas por seguridad vial vigentes.

El domingo pasado volvió a caer. Su perdición han sido las redes sociales que, al igual que otros famosos narcos, ha terminado cayendo en su afán de presumir en redes sociales de su nivel de vida. Hicham subía vídeos, que después circulaban por diferentes redes sociales.

"El Chatito" alardeando de la lancha que tenía

En uno de ellos, iba a bordo de una lancha típica utilizada para el transporte de fardos de droga y presumía de pilotar en mitad del Estrecho de Gibraltar esta embarcación de dos motores de 300 CV y 12 metros de eslora, sin que ningún agente le cogiera. Cuando le detuvieron, sacó otro diciendo que se había encontrado esa lancha en el agua e incluso aseguró tener contrato de trabajo en vigor y que no entendía por que le relacionaban con el mundo del narcotráfico.

Aun así, su afán de protagonismo no cesó y grabó otro video que compartió en las redes donde se jacta de poder conducir un Mercedes de 140.000 euros en la lujosa zona de Puerto Banús, en Marbella, y de llevar un reloj valorado en 3.000 euros, así como otro vídeo en el que se le puede ver con varias personas simulando que iban a bordo de una narcolancha.

"El Chatito" afirmando que no tenía nada que ver con el mundo del narcotráfico

Estos dos golpes han sido muy duros para el negocio del narcotráfico en Andalucía y Ceuta, que usan distintas rutas para llevar la mercancía al interior de la Península Ibérica procedente de Marruecos. Sin embargo, los narcos no cesan y los negocios siguen en auge al sur de España, por lo que continúan siendo los objetivos prioritarios de la Guardia Civil y de la Policía Nacional.

COMPARTIR: