23 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Tribunal Superior de Justicia de esta comunidad afirma que las medidas tomadas por el gobierno de Urkullu no tenían “la motivación suficiente”

La hostelería del País Vasco gana: Se anulan las limitaciones de marzo de 2021

Una terraza durante la pandemia.
Una terraza durante la pandemia.
El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha anulado las limitaciones impuestas a la hostelería por el Gobierno vasco en marzo de 2021. Estas medidas limitaban el consumo en el interior de bares y restaurantes, y el órgano judicial ha recalcado la “falta de motivación” de las mismas. El Ejecutivo de Urkullu ya se había enfrentado con anterioridad al TSJPV por su gestión de la pandemia.

La pandemia provocó que los diversos gobiernos autonómicos establecieran sus propias limitaciones a los ciudadanos y a los negocios. Una situación que causó disparidad en el territorio español y con la que los establecimientos de algunas comunidades autónomas salieron perjudicados. Una de ellas fue el País Vasco, que el 26 de marzo de 2021 restringió la actividad de la hostelería. La medida decretada fue recurrida por las asociaciones hosteleras y este miércoles, el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) ha anulado las limitaciones impuestas por el gobierno de Urkullu en esas fechas por la "falta de motivación" de las mismas.

La restricción impuesta por el Gobierno vasco establecía horarios limitados de trabajo para los bares y restaurantes, que solo podían ofrecer servicio dentro de sus locales desde las 6:30 hasta las 9:30 y desde las 13:00 a las 16:30. Fuera de estos horarios, el interior de los establecimientos permanecería cerrado, pudiendo atender únicamente en las terrazas. Esto se daría cuando la incidencia acumulada de los municipios de la Comunidad Autónoma fuera superior a 400 casos por cada 100.000 habitantes o en aquellos de menos de 5.000 habitantes que superaran los parámetros indicados por el Gobierno Vasco.

Los hosteleros recurrieron el decreto que anunciaba la medida argumentando que no tenía sentido “permitir el consumo en interiores en determinadas franjas horarias y en otras no”. Sobre todo, teniendo en cuenta que estas eran las franjas con más afluencia y que la situación provocada por la pandemia no había empeorado notablemente.

En la resolución del TSJPV del pasado miércoles se expresaba la “absoluta falta de motivación de las medidas adoptadas”, que “debe suponer su nulidad y, en definitiva, este motivo de impugnación debe ser estimado”. Además, se exponía que las medidas carecían “de la motivación suficiente, y no se justifica que se haya realizado el debido juicio de ponderación”. Con la sentencia se condena al Gobierno Vasco al pago de los costes del proceso.

El lehendakari Iñigo Urkullu.

La decisión del organismo judicial todavía puede recurrirse pero no sería descabellado esperar que los hosteleros perjudicados reclamen por los daños y perjuicios que les ocasionó la medida.

Cierre total de la hostelería

El Gobierno vasco ya se ha visto enfrentado en más de una ocasión con el TSJPV. Sin ir más lejos, en febrero de ese mismo año el órgano judicial ordenaba la reapertura de los bares y restaurantes de la comunidad. Estos se habían mantenido cerrados en aquellas localidades con más de 5.000 habitantes con una tasa de incidencia acumulada de 500 por cada 100.000 habitantes, así como en los municipios más pequeños que presentasen altas cifras de casos.

El TSJPV le dio la razón a la hostelería puesto que no estaba demostrado que estos establecimientos fuesen los causantes del repunte de contagios que se dio en enero. Sin embargo, aunque ordenaba la reapertura, establecía que los negocios tendrían que mantener el resto de medidas preventivas, como los horarios limitados y la reducción de aforo.

A finales de 2021, las medidas volvían ha hacerse urgentes para el gobierno de Urkullu con la nueva variante Ómicron. Entre ellas volvían a hacer presencia los aforos reducidos, menos comensales por mesa, prohibición del consumo de pie y limitación de horarios. Esta vez, sin embargo, las restricciones afectaban a todo tipo de sectores, no solo al hostelero.

Otra de las negaciones del TSJPV al Gobierno tuvo que ver, en ese mismo periodo de tiempo, con la implantación del pasaporte covid para el ocio nocturno y los restaurantes con capacidad de más de 50 comensales. Sin embargo, al final acabó apoyando la medida, que empezó a estar vigente en diciembre de 2021.

El pasado 11 de febrero el lehendakari declaró el fin de la situación de emergencia sanitaria en el BOE del País Vasco, lo que eliminaba las restricciones impuestas.

COMPARTIR: