09 de febrero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La fecha prevista para que los acusados de la banda de narcos de Madrid se sienten en el banquillo de la Audiencia Nacional es el 6 de marzo de 2023

El macrojuicio a ‘Los Miami’: Más de 90 implicados, seis delitos y varios meses de proceso

El Cierre Digital en Artemio y Álvaro López Tardón y Ana Cameno.
Artemio y Álvaro López Tardón y Ana Cameno.
En 2011 se desarticuló la banda de narcotraficantes de ‘Los Miami’, pero todavía no han sido juzgados. La fecha prevista para que 90 implicados se sienten en el banquillo es el 6 de marzo de 2023, y tendrá lugar en la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares, donde se celebran macrocausas similares. Según fuentes jurídicas consultadas por elcierredigital.com podría “durar varios meses” y haber “depuración de responsabilidades”.

La banda de narcotraficantes de ‘Los Miami’ dominó la noche madrileña desde mediados de los 90. Finalmente, fue desarticulada en el año 2011, con 92 personas acusadas por delitos continuados contra la salud pública, blanqueo de dinero, falsedad documental, contra la Hacienda Pública, falsificación de moneda y tenencia ilícita de armas de fuego. Más de diez años después de su desarticulación, 90 miembros de la banda están esperando a ser juzgados.

Según informó El Confidencial, el inicio de este macrojuicio de 90 acusados tendría como fecha el 6 de marzo de 2023, en la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares. Un sitio escogido para dar cabida a tal magnitud de implicados en la trama de narcotráfico liderada por Los Miami.

Desde este mismo diario afirman que esta fecha podría verse retrasada si surgen inconvenientes. Una situación que no es nueva, ya que desde que se terminó la investigación, han pasado varios años sin que haya juicio. En el caso contrario, el proceso se iniciará en la fecha prevista.

Elcierredigital.com ha contactado con fuentes jurídicas para preguntar qué se puede esperar de un macrojuicio tan mediático. Más ahora que el reciente estreno de la serie ‘El Inmortal’ de Movistar + —que narra la historia de la banda de narcotraficantes, de la que ya informó el periodista Luis Miguel Montero en una serie para elcierredigital.com— ha convertido a Los Miami en un reclamo.

“Será el típico macroproceso que durará varios meses. Luego también estos macroprocesos se van desinflando. De los 92 a lo mejor luego salen condenados diez o doce. Es algo que se suele dar cuando son tantos investigados y hay tanta gente de por medio; se van depurando un poco las responsabilidades y algunos se van, por así decirlo, liberando”, explica la citada fuente a elcierredigital.com.

Además, afirma que existe la posibilidad de que, de todos los delitos por los que serán juzgados, se le dé más importancia “al tema fiscal y al tema de blanqueo de capitales que a los delitos que llevaron al blanqueo”. En este caso, el narcotráfico.

Así es el escrito de acusación contra los 92 integrantes de ‘Los Miami’

El 18 de mayo de 2019 el fiscal adscrito al Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional presentó el escrito de acusación contra los 92 integrantes de ‘Los Miami’.

Entonces, la Fiscalía acusaba a los hermanos López Tardón, Álvaro y Artemio de "liderar una organización criminal trasnacional" que introdujo 7,5 toneladas de cocaína en España provenientes de Perú con la intención de distribuirla en Europa, entre 2007 y 2010. El fiscal llegaba a calificar a Los Miami de organización "extremadamente complejísima, poderosa, laberíntica, entrelazada, muy diversificada y minuciosamente planificada, permanente y estructurada organización delictiva, de naturaleza, alcance, características, desarrollo y proyección internacionales".

Entre los 92 acusados se reparten delitos continuados contra la salud pública, blanqueo de dinero, falsedad documental, contra la Hacienda Pública, falsificación de moneda y tenencia ilícita de armas de fuego. Algunos de ellos se encuentran encarcelados y otros 15 huidos de la Justicia. Para los dos presuntos cabecillas el fiscal pide unos 45 años de cárcel y multas cercanas a 4.000 millones de euros.

Actualmente, Álvaro López Tardón está cumpliendo condena de 150 años de prisión en Estados Unidos por blanqueo de capitales, por lo tanto, no podrá ser juzgado en España por este delito. En febrero de 2019 las autoridades españolas pidieron su extradición.

La operación que acabó con Los Miami se produjo en julio de 2011, cuando la Policía Nacional irrumpió en su chalet de la lujosa urbanización madrileña de Conde Orgaz y encontró 25 millones de euros en metálico en un zulo, enterrados bajo el cemento. Los cálculos de la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF) de la Policía Nacional, estiman que los hermanos López Tardón manejaron "entre 120 y 140 millones de euros en esos años".

Los 25 millones de euros incautados a los Miami en su chalet de Madrid.

La investigación fue tan larga y complicada que para muestra valgan algunos ejemplos. Los agentes encargados de la Operación Colapso llegaron a interceptar y escuchar 10.633 conversaciones entre los implicados, "en ellas intervinieron 180 policías nacionales, siete Guardias Civiles y ocho agentes especiales del FBI estadounidense, además de varios policías locales de Madrid y Rivas Vaciamadrid y miembros del Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA)".

Los Miami no guardaban ni gastaban todo el dinero que ganaban con el tráfico de drogas, sino que lo invertían en inmuebles, coches de lujo e incluso acciones de sociedades cotizadas y perfectamente legales. Unos meses antes de julio de 2011 la Policía había ido desarticulando otras ramas de la organización y deteniendo a sus componentes por toda España. Los Miami usaban decenas de empresas "pantalla" para ocultar sus negocios ilegales, tanto en nuestro país como en Estados Unidos.

'Modus operandi' de Los Miami

La Fiscalía de la Audiencia Nacional, a lo largo de sus 1.647 folios del escrito de acusación, describía el modus operandi de Los Miami, a los que repartía en cuatro "sectores" y una quinta ramificación de personas que al principio formaban parte de la organización, pero luego se fueron desvinculando. En el primero estarían los líderes de la trama, los hermanos Álvaro y Artemio, alias Arti o Arli, López Tardón, junto a otra hermana María de las Nieves, y el marido de ésta, José Luis Torrego.

En total, en este primer "sector" la Fiscalía incluía un total de 45 personas, muchas de ellas hindúes o españolas de origen indio, que presumiblemente se dedicaban al blanqueo de los beneficios de la venta de drogas, a transportar parte de los beneficios a Estados Unidos, como el caso de un auxiliar de vuelo de la compañía Iberia y su hermano o a controlar el transporte de drogas desde Sudamérica a España e incluso la persona que construyó el zulo para guardar el dinero.

El segundo sector o ramificación estaba comandado por Ana María Cameno, alias pollito, quesito y "la llorona", de 49 años, junto a su marido, David Vela Navarro, alias cabezón, cabezudo y Machín. Ana Maria Cameno fue apodada por los medios de comunicación "la reina de la coca" y entre sus particularidades estaba que era tan aficionada a la santería que no hacía prácticamente nada antes de consultarlo con un "santón".

Ana María Cameno.

El matrimonio tenía el control de seis fincas, chalets y pisos donde guardaban la droga que llegaba a España una vez que el primer sector decidía la distribución. Muchos de estos inmuebles eran alquilados a propietarios que eran del todo ajenos y desconocedores de las actividades delictivas que se producían en su interior.  En uno de ellos la Policía encontró 25 kilos de cocaína y material químico para "cortarla".

En este segundo sector habría implicadas 22 personas. Según el escrito de acusación, Ana Cameno "era la persona que en su condición de máxima codirigente de la segunda rama delictiva organización internacional, se encargaba de hacer llegar una parte de la cocaína a los diversos adquirientes y distribuidores finales de la misma en nuestro país, entre los cuales se encontraban principalmente por un lado los codirigentes supremos del tercer sector y por otro lado el líder de la cuarta ramificación".

Tercer sector y cuarto sector

Este tercer sector al que hacía referencia el fiscal estaría comandado por Raúl Juárez Smith, alias tanke o tanketa y su hermano Víctor. Raúl tiene antecedentes penales por encubrimiento y tenencia ilícita de armas de fuego.

Este sector, formado por ocho personas, rendía cuentas al segundo, comandado por "la reina de la coca" y eran los encargados de la distribución de la droga por lo que ellos llamaban "el muro", que eran del madrileño barrio de San Blas y recibían las partidas de cocaína tanto del segundo como del cuarto sector, a quienes pagaban cuando vendían la droga. En esta ramificación también algunos componentes ejercían labores de lavado de dinero con el envío puntual a Florida, donde residía Álvaro López Tardón, de importantes sumas de dinero.

El cuarto sector lo formaban exclusivamente cuatro personas, dos matrimonios de nacionalidad colombiana, con la particularidad de que a su nombre había varias sociedades "pantalla", sin aparente actividad empresarial pero usadas para "lavar" el dinero.

Laurentino Sánchez Serrano, alias Lauro.

El líder o jefe de esta trama era Laurentino Sánchez Serrano, alias Lauro, que vivía junto con su mujer, Fanny Fernández, en un lujoso chalet de la localidad madrileña de Boadilla del Monte, "figurando aquella suntuosa vivienda unifamiliar a nombre de la "pantalla" sociedad Copisanse S.A., cuya representación legal y administradora no era otra que la "testaferro" procesada hispano colombiana Carmen Gloria Sánchez Serrano, hermana del máximo responsable de esta cuarta rama". Lauro usaba indistintamente a sus hermanos Gloria y Ángel como "testaferros" en el lavado de dinero. Para la Fiscalía, Lauro "mantenía un permanente, constante, ininterrumpido, periódico y fluido contacto, tanto personal como telefónico con las respectivas cúpulas de la segunda y la tercera "ramas" de la misma organización criminal supranacional".

El escrito de la Fiscalía recogía todos los movimientos de los principales acusados en el marco de la Operación Colapso-Edén. Para el final dejaba a otros trece procesados a los que desligaba de la trama principal, como Ivo "El búlgaro", pero a los que acusaba de haber formado parte anteriormente de ella.

COMPARTIR: