17 de julio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

LA ACTRIZ BIBIANA FERNÁNDEZ ES UNA DE LAS MÁS PERSEGUIDAS JUNTO A OTROS COMO JORGE JAVIER VÁZQUEZ, SERGI AROLA O LOLES LEÓN

La larga lista de personajes morosos tributarios, en el punto de mira de los inspectores de Hacienda

Famosos y Hacienda, una relación tormentosa.
Famosos y Hacienda, una relación tormentosa.
Esta es una lucha que no cesa y una lista continua de famosos bajo la lupa de Hacienda. La actriz Bibiana Fernández se lamenta con frecuencia de la persecución de Hacienda en los últimos años. La musa de Almodóvar que tuvo que vender su casa para saldar su deuda, aseguraba hace poco que estaría pagando deudas al Fisco hasta sus últimos días. Su caso es uno más entre un abultado grupo de famosos que no parecen no haber hecho suyo el famoso lema de “Hacienda somos todos”.

El caso de Bibiana no es el único. Cuando en noviembre de 2011 el Partido Popular llegó al Gobierno de España lo hacía aupado por una campaña en la proponían medidas para solventar la crisis económica que entonces estaba en el momento más crítico. La austeridad y los temidos recortes se impusieron. También se hablaba de una reforma tributaria. Al frente de Hacienda se puso Cristóbal Montoro, que sería desde entonces la cara menos amable del Ejecutivo conservador. El ministro cordobés decidió cambiar ciertas normas a la hora de tributar que afectaron a varios personajes públicos. La medida, que muchos medios calificaron de populista, se acabó volviendo en contra de la imagen del Gobierno cuando hubo sospechas de la arbitrariedad de la Agencia Tributaria en casos como el de la Infanta Cristina o las tan criticadas amnistías fiscales.

Según la Agencia Tributaria, los problemas de algunos famosos con Hacienda son consecuencia de una práctica que consiste en crear una empresa para evitar tributar por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Esta diferencia permitía ahorrar una media del 25% al contribuyente de turno, ya que con una sociedad tributaba al 30%, mientras que el IRPF oscilaba entre el 52 y el 56 %.  Esto no ocurría ni con todos los famosos ni es exclusivo de estos sectores, pero en sus casos, lógicamente, tenían una repercusión mediática. De hecho, ha habido algunos en los que la prensa se enteraba antes que el interesado gracias a filtraciones interesadas del entorno del ministerio de Hacienda. Muchas veces sin disimular. Recordada es la célebre intervención de Montoro en el Parlamento amenazando a los artistas que no estaban al día con el Fisco.

La infanta Cristina de Borbón.

El cine y las deudas de sus estrellas 

“Lo que hicieron fue cambiar las reglas en la mitad del partido. Durante años se permitía facturar mediante una sociedad, pero luego se prohibió. Me parece estupendo, pero se hizo sin avisar y además con carácter retroactivo lo que según algunos expertos no es muy legal, por eso gente como María Teresa Campos han mantenido el pleito con Hacienda. "Yo no me lo pedía permitir y por eso firmé la conformidad, aunque no lo estaba en absoluto”, cuenta una popular actriz que prefiere mantenerse en el anonimato a elcierredigital.com. “No creo que Hacienda persiga a famosos por serlo, pero en un momento en que quieren cambiar la forma de tributar o ser menos laxos, es lógico saber que vas a tener más repercusión con una actriz que con un fontanero. ¿Tenían razón? Pues según ellos sí, pero, vamos, han permitido el escarnio público porque así promocionaban que estaban en contra de defraudar. En mi caso, el mismo día que supe que tenía que pagar una multa y que se me comunicó apareció en una revista. Me dijeron desde Hacienda que ellos no sabían nada, pero no me lo creí. Los políticos lo hacen todo para su beneficio. ¿Cómo te vas a fiar de Montoro? Es como poner una zorra a cuidar gallinas” puntualiza.

La lista de famosos que han tenido problemas con Hacienda es larga. Se podría hacer con ella un auténtico Who is who? de la farándula nacional. Ya en 2009, la Agencia Tributaria atribuyó a la cantante Ana Torroja, ex vocalista de Mecano, una deuda fiscal de más de 600.000 euros, correspondientes a los años anteriormente citados, pero posteriores pesquisas ampliaron el supuesto impago a 1.2 millones de años en sus declaraciones del IRPF de 2001, 2002, 2003, 2006 y 2007.

Imanol Arias.

Entre los actores también hay una larga lista de ejemplos que han tenido que pagar por sus faltas o delitos tributarios. Dos de los últimos ejemplos son José Luis Gil y Fernando Tejero de LQSA, como desveló Vanitatis, pero antes que ellos también dieron mal ejemplo Imanol Arias, Loles León y Pepón Nieto.

Contra la prensa

Al igual que todos ellos, otros tantos famosos han tenido que saldar cuentas con Hacienda después de haber sido "pillados" eludiendo el pago de impuestos. La periodista Rosa Villacastín reconoció haber pagado más de 300.000 euros, y Minerva Piquero tuvo que vender su casa para hacer frente al pago. Una estrategia similar siguió Jaime Peñafiel, que vendió un valioso cuadro para costear la multa de 100.000 euros, como recogió en su día el diario El Mundo.

Algunos personajes populares no han cedido ante lo que creen un abuso de la Hacienda Pública y se negaron a firmar la conformidad. Sin embargo, la Agencia Tributaria ha desestimado los recursos de empresas propiedad de Ernesto Sáenz de Buruaga, Nuria Roca y Antonio Lobato. Otros personajes mantienen aún su litigio con el Fisco. Sonado fue el enfrentamiento de María Teresa Campos a la que, en parte, los tribunales dieron la razón después de muchos años. Kiko Matamoros y Chelo García-Cortés siguen en su cruzada para defender que tienen razón frente al Fisco.

Aunque si hablamos del universo  Sálvame, el más beligerante contra los supuestos desmanes de la era Montoro es su principal estrella, Jorge Javier Vázquez, quien nunca se ha cortado a la hora de lanzar sus críticas a la forma en la que la Agencia Tributaria ha llevado su caso. Hacienda le reclama una deuda de casi 800.000 euros derivada de las Declaraciones de la Renta de 2005, 2006 y 2007. Al parecer, el presentador facturó a Telecinco sus trabajos a través de su empresa Jorge Javier S.L. en lugar de hacerlo como persona física. Ante esto Hacienda dictó una diligencia de embargo cautelar y provisional de sus bienes inmuebles que cuando llegó a oídos del de Badalona, presentó un aval bancario por un valor similar al de la deuda para evitar el embargo. Además, poco después, Jorge Javier presentó un recurso ante la Agencia Tributaria solicitando que se anulase la sanción y asegurando, a través de su abogado, que hará “todo lo que esté en su mano para defenderse”.

Arola, tras los pasos de Lola Flores

También ha sido conocida la lucha del mediático cocinero Sergi Arola. El chef acusó a la Agencia Tributaria de querer hacerse publicidad a su costa en una entrevista televisiva con Isabel San Sebastián. El cocinero ha tenido que hacer frente a un pago de 20.000 euros para que Hacienda cediera en sus pretensiones de embargo efectuadas el 26 de junio de 2013. Ese día, a la hora de la comida, varios funcionarios entraron al restaurante Gastro, un icono de la buena cocina, y lo precintaron. Al parecer, Arola acumulaba una deuda de 148.000 euros que deberá finiquitar en los próximos tres años con 36 mensualidades de 3.550 euros que se sumarán a los 20.000 ya entregados para poder reabrir el establecimiento.  

Sergi Arola

Anteriormente, la Agencia Tributaria ya había requisado a Arola una bodega de vinos, con blancos de 2.500 euros y oportos de 1.200 que, vendidos en subasta, no lograron, ni de lejos, cubrir los 148.000 euros de la deuda que tienen contraída con el Fisco y a la que hay que sumar otros 160.000 con la Seguridad Social. En sus quejas, Arola llegó a compararse con Lola Flores. ‘La Faraona’, como en tantas otras cosas, fue precursora en esto. En 1989, su juicio fue televisado. Algo nunca visto hasta entonces y muchos acusaron a Hacienda de usar su caso como punta de lanza para concienciar a los españoles. Algo que, según Arola, repetía con él. En esos momentos Hacienda se hizo experta en “montar numeritos” para entregar sus multas, como cuando en el verano de 2015 arribaron al yate de Borja Thyssen en Ibiza. La misma situación viviría dos veranos más tarde Cristiano Ronaldo.

Borja Thyssen y Blanca Cuesta

El caso de los deportistas merece hueco aparte ya que durante años los futbolistas eran personas casi sagradas y apenas tenían problemas con su forma de pagar impuestos. De un tiempo a esta parte, Hacienda, como la Bella Durmiente del cuento, parece desperezarse y descubrir situaciones que habían sido más que habituales hasta la fecha. Los más recientes son los casos de Cristiano Ronaldo, Messi o Xabi Alonso.

La supuesta persecución a famosos también se usa como arma arrojadiza en política como es el caso de Màxim Huerta, el ministro más breve de la historia de la democracia por pagar los impuestos de la compra de una vivienda a través de una sociedad. A pesar de que el escritor había pagado su multa con el Fisco se vio obligado a dimitir. Ahora, que se acerca una campaña electoral que promete ser dura, puede que otros casos salten a la arena pública de manera harto demagógica.

Más allá de los nombres citados, una familia que siempre es cita obligada a la hora de hablar de estos temas, son los Rivera-Pantoja. Elcierredigital.com desveló sus problemas acuciantes que podrían hacerles perder la finca Cantora, el bastión de la folclórica y que Kiko Rivera ha intentado salvar gracias a su reciente participación en GH Dúo, donde ha cobrado  40.000 euros semanales.  Ahora, Isabel Pantoja hace lo propio participando en Supervivientes donde se embolsará una cifra tan elevada que han provocado ya la ira del resto delos concursantes.

No todos los famosos tienen la oportunidad de facturar tan rápido dinero como el hijo de Isabel Pantoja o ella misma, por lo que se ven obligados a responder con su patrimonio para poder solventar las deudas con una Hacienda Pública que parece haber convertido sus oficinas en una alfombra roja por la desfilan los personajes más populares del país. 

COMPARTIR: