21 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El policía investigó el asesinato de Kiki Camarena y concluyó que estaban implicados la CIA y altos funcionarios mexicanos

Héctor Berrellez, ex agente de la DEA: Ernesto Fonseca fue el verdadero "jefe de jefes" del cártel de Guadalajara

Héctor Berrellez, ex agente de la DEA.
Héctor Berrellez, ex agente de la DEA.
Héctor Berrellez trabajó durante treinta años para la DEA. Fue uno de los principales coordinadores la operación “Leyenda” que culminó en 1989 con la detención del traficante de cocaína, Miguel Ángel Félix Gallardo. Bellerez sostiene una versión distinta a la oficial sobre el asesinato de Enrique Camarena y aporta nuevos detalles sobre el verdadero liderazgo del cartel de Guadalajara que atribuye a Ernesto Fonseca.

La DEA (Administración de control de drogas) es la agencia del Departamento de Justicia de los Estados Unidos que lucha contra el consumo y el contrabando de drogas en este país. Su actividad contra las redes de tráfico de países sudamericanos que proveen de estas sustancias al gigante yanqui es conocida por todos. Sus agentes se infiltran a menudo dentro de las organizaciones criminales más importantes del globo, asumiendo un peligro que, en determinados casos, resulta fatal.

Es el caso de Enrique “Kiki” Camarena, agente infiltrado durante años en el archiconocido cártel de Guadalajara. Camarena acabaría siendo asesinado en circunstancias que aún no se han aclarado por completo. La versión oficial apunta a que Rafael Caro Quintero, “el Narco de Narcos” fue el responsable de su muerte y tortura. Sin embargo, nuestro protagonista de hoy, el ex agente de la DEA Héctor Berrelez, que recientemente participó en la docuserie The Last Narc, sostiene una versión distinta.

Antes de conocerla, conviene situar al lector y presentar al personaje que copará las siguientes líneas. Héctor Berrelez, que trabajó durante 30 años para la DEA, nació en septiembre de 1946 en Arizona (Estados Unidos). Su vinculación con esta agencia se remonta a los años 60, momento en que decidió enrolarse en sus filas. En concreto, trabajó en el área de control de narcóticos y se vio involucrado en varias misiones antiterrorismo. En cuanto a su formación, realizó sus estudios en México, en la Universidad de Michoacán, donde cursó derecho internacional. Tras su retiro en 1996, pasó a ser examinador de polígrafo certificado.

La carrera de Berrelez es muy conocida. Su trabajo a lo largo de todo este tiempo ha sido premiado con varias condecoraciones. Además del premio “administrador” que le otorgó la DEA por su labor en el caso Camarena, también fue condecorado por su valor por el fiscal norteamericano Ed Meese y recibió el Premio Especial del Presidente de la Junta Ejecutiva Federal y la medalla al Valor de la Asociación Federal de Abogados entre otros logros.

Una vez fuera de los focos, Berrelez ha iniciado una nueva lucha porque “se sepa la verdad” y ha ido revelando progresivamente información sobre sus años de servicio. El presunto destino de Camarena es uno de los temas que despiertan más interés. El agente, en el contexto de la Operación Leyenda, ordenada por la DEA para investigar el asesinato de Camarena y su piloto Alfredo Zavala, sostiene que no fue únicamente Caro Quintero quien quitó la vida a Camarena sino que también estuvo implicada la propia Agencia Central de Inteligencia (CIA) con la colaboración de altos funcionarios mexicanos, puesto que querían saber si “Kiki” había descubierto un supuesto plan de Estados Unidos para enviar el dinero del narcotráfico a Nicaragua.

Enrique Camarena.

En cuanto a los motivos que le llevan a revelar esta información, Berrelez destacó en una información revelada a Proceso en 2013 que “Lo que digo lo digo de corazón, porque tengo información y la he tenido desde que me retiré de la DEA (en 1996); la traigo clavada como una espina y quiero desahogarme”. Otro de los presuntos implicados en la muerte de Camarena fue “El Chapo Guzmán”, un hombre que también habría participado en el asesinato de Alfredo Zavala y a quien Berrelez describe así: “Chapo Guzmán es un psicópata que con una mano puede estar comiéndose una hamburguesa y con la otra estar decapitando a una persona”.

No es el único secreto destapado por Berrelez. En los años 80 veía la luz el afamado cártel de Guadalajara. Esta organización criminal se convertía en la primera dedicada en exclusiva al narcotráfico en México, uno de los sanctas sanctorum de esta actividad. Tres fueron los grandes promotores de esta entidad. Miguel Ángel Félix Gallardo, Ernesto Fonseca Carrillo y Rafael Caro Quintero. De esta tríada, en los mentideros mexicanos siempre se identificó a Gallardo, “El jefe de jefes”, como la cabeza de esa serpiente que era el cártel.

Sin embargo, según lo revelado por Berrelez, el auténtico líder sería Ernesto Fonseca. Berrelez, que fue uno de los artífices de la detención de Gallardo con la culminación de la operación Leyenda, destaca que Fonseca era quien dictaba las reglas y realmente dirigía las operaciones del cártel.

 

COMPARTIR: