17 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Dos funcionarias hicieron un informe cotejando la misiva encontrada en la casa del Rey del Cachopo y un cuaderno aportado por la madre de la fallecida

Las grafólogas de la Policía confirman que la carta de despedida de Heidi que se encontró en el domicilio de César Román fue manuscrita por ella

Heidi Paz, presuntamente asesinada por César Román.
Heidi Paz, presuntamente asesinada por César Román.
Dos funcionarias poiciales confirmaron mediante un detallado estudio grafológico que la carta encontrada en la casa de César Román, en Vallecas, de despedida de Heidi había sido escrita por su puño y letra unos días antes de morir. Ésta es una importante prueba de cargo, puesto que en la carta Heidi anuncia su deseo de dejar la relación con Román, lo que puede añadir un componente sentimental al asesinato de la hondureña.

El 21 de septiembre de 2018 la Policía Nacional, en concreto el grupo VI de Homicidios, entraba en el 2º C de la calle López Grass número 28, el último domicilio conocido de César Román, Rey del Cachopo, y Heidi Paz, su novia, a la que presuntamente asesino y por lo que está en la cárcel desde noviembre de 2018.

Entre los enseres incautados por la Policía en aquel registro se encontró una carta manuscrita, supuestamente, por Heidi, en la que informaba a Román de que necesitaba tiempo para estar sola y no ser “buscada”. En esta carta de despedida manifestaba claramente su intención de dejar la relación, después de haber perdido el bebé que esperara del Rey del Cachopo. No le dio tiempo, antes fue asesinada presuntamente por Román.

La Policía mandó aquella carta a la Comisaría General de Policía Científica para que acreditase su autoría y pidieron a Gloria Bulnes, madre de Heidi, que aportase escritos de su hija para poder cotejarlos con los encontrados en el piso de Vallecas.

Dos funcionarias emitieron un informe fechado el 22 de febrero de 2019 donde certifican esta autoría. Para ello recibieron “un documento DIN A4 en cuyo anverso figura “curriculum vitae” y por su reverso, texto manuscrito” y además “una hoja cuadriculada de cuaderno de espiral tamaño 150 X 215 milímetros, sin fecha, foliado en la parte superior derecha del anverso como 6 y presentando carácter dubitado la escritura manuscrita de ambas caras”.

La prueba que aportó Gloria Bulnes para comparar la letra de su hija fue un “cuaderno de pauta, de espiral y tapa de color rosa, en cuyas páginas se encuentran textos y dibujos”. Los documentos se remitieron a fin que se procediese “a realizar un estudio comparativo de los grafismos, entre la libreta entregada por la madre de Heidi y la hoja y folios recogidos en el registro, a fin de determinar si éstas han sido escritas por Heidi”.

Heidi Paz, presunta víctima de César Román.

El trabajo fue realizado por dos funcionarias, especialistas en Grafoscopia, adscritas al grupo de Documentoscopia de la Comisaría General de Policía Científica. Todas las grafías fueron examinadas como el microscopio estereoscópico y de comparación, así como el espectrocomparador de video VSC 8000, gracias a las cuales es posible observar las características, gestos y rasgos de los trazos que las integran”.

Este estudio arrojó que “en cuanto a los documentos controvertidos, remiten un folio manuscrito por una de sus caras y una hoja de un cuaderno en espiral, igualmente con escritura manuscrita, en esta ocasión por ambas caras”. El estudio determinó que ambos “han sido realizados por una misma persona”. Es decir, que la nota que dejó Heidi y otra que escribió posteriormente eran de la misma persona.

Las funcionarias compararon luego este texto con el cuaderno que fue aportado por Gloria Bulnes y determinaron que “entre las analogías relativas con grafías de tamaño grande (de unos 3 mm) y predominio de cuerpos centrales frente a las hampas y jambas de escaso desarrollo, versales desarrolladas en anchura y quedando acortadas en altura respecto a las cursivas”.

El examen es tan meticuloso que algo que pasaría desapercibido al resto de personas no escapa al ojo experimentado de las funcionarias que incluso determinan que en ambos documentos examinados “se observa irregularidad en el margen derecho, dejando espacios en blanco (fantasmas) en cuanto a los espacios entre líneas, no son lo suficientemente amplios respecto a las hampas y jambas, a pesar del escaso desarrollo de las mismas, además de presentar “pasillos” y “chimeneas” (sucesión de espacios en blanco en líneas contiguas)”. El documento, muy técnico, da validez a la prueba de cargo encontrada en el registro del piso de Vallecas, la carta escrita por Heidi y que pudiera ser un móvil suficiente para asesinarla, ya que declaraba su intención de dejar la relación.

La Grafología es una ciencia que ayuda a averiguar y comprobar autorías de textos manuscritos.

El estudio se refiere a la relación de “inflexiones angulosas en grafías como las “c”, “e” y “s”, además de letras que se ejecutan desligadas como “a” y “d”, algo que contrasta con la ejecución en un único movimiento de la “F” (expresión “porfa” y “Fran” del cuaderno indubitado)”.

El documento que da veracidad a la carta concluye que “los textos presentes en los documentos manuscritos cuestionados (…) han sido realizados por la autora de los textos presentes en el cuaderno de espiral igualmente remitido, según se expone en el presente informe”.

COMPARTIR: