29 de enero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El ahora alcalde de Alcañiz tiene 43 años, es sociólogo y colaborador habitual de 'El País' y fue purgado por Pedro Sánchez en el Congreso de 2019

Barones socialistas críticos con el presidente eligen a su candidato para el 'postsanchismo': El exdiputado Ignacio Urquizu

El Cierre Digital en
/ Ignacio Urquizu.
Las encuestas auguran un mal resultado para el PSOE en las próximas generales y esta situación ha reforzado a varios exbarones que apoyaron a Susana Díaz en las primarias de 2017. Ximo Puig, Javier Lambán y Emiliano García-Page, presidentes de Comunidad Valenciana, Aragón y Castilla-La Mancha, ya barruntan el 'postsanchismo' y, previsiblemente, intentarán tomar el control de Ferraz bajo el liderazgo de un tapado: Ignacio Urquizu.
Javier Lambán, Ximo Puig, Emiliano García-Page barruntan el final del 'sanchismo'. Los presidentes de Aragón, Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha ven con pavor que las encuestas pronostican un mal resultado del PSOE a nivel estatal y para salvar sus cargos en las próximas autonómicas han tomado dos medidas: distanciarse de La Moncloa y empezar a cocinar un proyecto con el que puedan hacerse con el control de Ferraz en 2024.

Lambán, Puig y García-Page apoyaron a Susana Díaz a las primarias de 2017, y ese mismo año vencieron primarias regionales contra candidatos 'sanchistas'. Ambas situaciones les han dejado sin demasiada influencia a nivel estatal y ahora pretenden revertir la situación promocionando a un candidato afín que compita contra el delfín de Sánchez, previsiblemente Félix Bolaños tras la defenestración de Adriana Lastra.
 

Ignacio Urquizu

El candidato mejor posicionado para ser aupado por los barones es Ignacio Urquizu. Este exdiputado fue 'purgado' en 2019 por Pedro Sánchez, que lo sacó del Congreso, volviendo a dar clases por unos meses a la Universidad hasta que fue rescatado por Javier Lambán, por intermediación de su amigo Ximo Puig, para convertirse en parlamentario de las Cortes de Aragón.
 
Urquizu, al alimón, también se hizo en 2019 con la alcaldía de Alcañiz (Teruel) gracias a un pacto con Izquierda Unida... y Ciudadanos. Este acuerdo no resultó extraño por su carácter centrista y 'felipista', a pesar de que aboga por tejer un cordón sanitario contra Vox. 
 
Este sociólogo de 43 años tiene cierto prestigio intelectual tras haber impartido clases en la Universidad de Essex, la Universidad George Washington (Centro de Madrid), la Universidad Abierta de Cataluña, la Universidad Pablo Olavide, la UNED y la Universidad Complutense de Madrid (además de haber ejercido de profesor visitante en la Universidad de Harvard de Boston e investigador visitante en el Instituto Universitario Europeo de Florencia y en la Universidad de Essex de Colchester). 
 

Padrinos

Urquizu reconoció el pasado año su cercanía a Lambán y Puig: "Con Ximo me llevo muy bien desde antes de estar en política por dos coincidencias: él fue alcalde de Morella, que está a 60 kilómetros de Alcañiz, y mi padre es de Forcall, un pueblo que está al lado de Morella. Mi abuelo y mi padre han sido camioneros, y el padre de Ximo, también, en Transportes Puig. Esas casualidades hicieron que sintonizáramos muy bien cuando nos conocimos mejor en el Congreso del PSOE de Sevilla de 2012, cuando Alfredo Pérez Rubalcaba salió secretario general del partido tras las primarias con Carme Chacón". 
 
Ignacio_Urquizu_2

Javier Lambán e Ignacio Urquizu. 

"Desde entonces tenemos una relación de amistad más allá de la política. Hablamos y nos llamamos mucho. Estamos pendiente el uno del otro. Me da buenos consejos. A Javier Lambán no le conocía mucho, pero hemos ido descubriéndonos en estos años y la verdad es que le tengo bastante afecto. Le admiro bastante. Creo que es un político bueno", añadió. 
 
Las declaraciones las realizó en El Confidencial Digital con motivo de la publicación de 'Otra política es posible', libro en el que mostró su desazón con la situación política (a pesar de que su partido gobierna España y la mayoría de autonomías) y narró su salida del Congreso a pesar del apoyo que le brindaba el PSOE tanto de Aragón como de la provincia por la que se presentaba: Teruel. 
 
Urquizu, "una de las mejores cabezas del PSOE" según Lambán, reconoce que en 2019 acabó "decepcionado con la política. Después de que la dirección decidiera que no renovaba en listas, volví tres meses a la universidad y luego me reenganché a la política de Aragón, donde soy diputado autonómico, y de Alcañiz. En esta segunda vida política he descubierto que puedo ser muy útil, que se pueden cambiar muchas cosas, que en realidad la política sirve para más de lo que había visto en el Congreso. Yo intento lanzar un mensaje de optimismo, de que sí, la política es útil, que puede ser distinta a cómo la estamos viviendo a nivel nacional y que hay otra forma de hacerla". 
 
El sociólogo carga contra la polarización de los últimos años asegurando que el PP fue el culpable de esta dinámica, y protesta por el 'caudillismo' que impera en la mayoría de partidos como el suyo: "En lugar de elegir a un líder puede suceder que se elija un caudillo, y si hay hiperliderazgos que eliminan la estructura interna de un partido lo que sucede es que los debates desaparecen, no hay control del poder... Cuando las democracias surgieron, especialmente la americana, que es la más antigua de todas, había un gran miedo a que el que tuviera el poder no abusara de él en contra de las mayorías y de las minorías. Por eso se dividió el poder y se controló con órganos ante los que hay que dar explicaciones". 
 
Sobre su triunfo en Alcañiz, señaló: "Quiero pensar que todo el mundo en el PSOE se alegró de que consiguiera la alcaldía de Alcañiz. Al margen de nuestras diferencias, a mí me alegra que Pedro Sánchez sea presidente del Gobierno y que Adriana Lastra sea diputada. No tengo nada en contra de nadie. No entendería que alguien no deseara el bien para un compañero de partido. En mi caso, he ganado una alcaldía que llevaba lejos del PSOE desde hacía treinta años y en un espacio complejo como es la España vacía o vaciada". 
 

El 'sanchismo' lo mira con recelos

En Ferraz atan en corto a Lambán, Puig y García-Page. Fuentes del aparato del PSOE consultadas por Elcierredigital.com aseguran que estos tres barones "perdieron su oportunidad de controlar el partido a nivel estatal en 2017" y recuerdan que Urquizu, al que tachan de "ambicioso", ya intentó liderar una especie de ''tercera vía' entre Sánchez y Díaz. 
 
Esta plancha fue finalmente encabezada por Patxi López con la intención de beneficiar al 'susanismo' frenando los votos que recibía el actual presidente del Gobierno en el norte, hostil hacia la expresidenta andaluza. 
 

El artículo que da comienzo al proyecto

Urquizu ha abierto su proyecto estatal en 'casa enemiga'. Y es que el sociólogo publicó la pasada semana una tribuna en El País titulada '¿Nueva etapa política?'. El aragonés asegura que "tras haber caminado por la senda de los extremos, la sociedad parece estar buscando la centralidad. De la misma forma que en tiempos de incertidumbre y miedo, la ciudadanía buscará certezas y seguridad". 
 
"El cansancio con una fragmentación partidista donde los nuevos partidos no han dado los resultados esperados, va a permitir un cierto aumento del bipartidismo respecto a 2019, cuando PP y PSOE sumaron en sendas elecciones entre un 45 y 48 por ciento del electorado, sin que ninguno de ellos dos superara el 30 por ciento del voto. Es un cambio en el estado de ánimo de la sociedad lo que está marcha, donde la derecha puede tener cierta ventaja, puesto que el miedo y la inseguridad son dos de los sentimientos más extendidos". 
 
Y recuerda que "sólo España bajo el liderazgo de Felipe González y Francia con François Mitterrand pudieron frenar la ola neoconservadora de los 80. Es decir, a mayo del 68, una década después y tras la profunda crisis económica de los 70, sólo liderazgos fuertes dentro de la izquierda pudieron hacer frente a las pulsiones conservadoras de la sociedad". 
 
"Todos estos líderes socialistas (Brandt, Kreisky, Palme, Mitterrand y González) representaban una visión clásica de la socialdemocracia, muy preocupada por el desarrollo económico y la redistribución. De hecho, algunos de los revisionistas de los 70 y los 80 hoy les etiquetan como 'no suficientemente de izquierdas'. Pero lo cierto es que bajo sus mandatos, no sólo la igualdad aumentó, sino que además los conservadores no lograron mayorías sociales", continúa. 
 
Y, en claro recado a Sánchez, remata: "Sólo donde la izquierda tuvo liderazgos fuertes con un marcado proyecto socialdemócrata en su versión más clásica (desarrollo y redistribución), la izquierda pudo resistir las pulsiones conservadoras de la sociedad". 
COMPARTIR: