16 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Un menor británico lleva en coma cuatro meses por realizar un desafío de Tiktok que invitaba a quedarse sin respiración hasta llegar al 'blackout'

Los retos virales mortíferos: De forzar un desmayo a beberse una botella de alcohol de un trago

/ Niños viendo retos en sus pantallas.
El auge de Tiktok ha hecho que los retos virales crezcan. Algunos son inofensivos, pero otros han llegado a causar la muerte. Este es el caso de Archie Battersbee, un niño británico que lleva cuatro meses en coma por haber participado en el conocido como ‘blackout challenge’, que consistía en quedarse sin respiración hasta desmayarse. Beberse una botella de Jägermeister, retos con pruebas autolesivas o tomar cantidades excesivas de medicamentos son otros de los que han provocado muertes.

Archie Battersbee, un niño británico de 12 años, lleva cuatro meses en coma. Sus padres se encuentran actualmente en plena lucha por mantenerle conectado a las máquinas que le mantienen con vida. Una lucha que les ha llevado hasta el Tribunal Superior de Justicia, donde han presentado un recurso para trasladarle a un hospital de enfermos terminales. Aunque los médicos lo califican de arriesgado, sus padres no pierden la esperanza.

Los facultativos decretaron el pasado 7 de abril la muerte cerebral del menor. Ese día, sus padres lo encontraron en casa, inconsciente. ¿La causa? Había participado en el 'blackout challenge', un mortífero reto viral que se extendía por la red social Tiktok.

El reto —que en español se podría traducir como el reto del apagón— consiste en aguantar la respiración hasta desmayarse para, después, despertarse y contar la experiencia a la cámara. El teléfono móvil ejerce de testigo de la peligrosa práctica en la que ya han muerto prácticamente una decena de jóvenes.

Archie Battersbee.

La familia Anderson, de Filadelfia, llegó a denunciar a la red social china por la muerte de su hija en diciembre de 2021. También denunció una familia de Los Ángeles por la muerte de sus dos hijas, de ocho y nueve años.

A pesar de que la red social retiró todos los vídeos del 'blackout challenge' dada su peligrosidad, los retos virales siguen existiendo. Con diferentes grados de riesgo, multitud de jóvenes —en muchos casos menores de edad— deciden aceptarlos a cambio de popularidad en su perfil. Según un estudio realizado por la Universidad Internacional de La Rioja, uno de cada diez adolescentes españoles reconoció haber participado en uno de estos peligrosos retos.

Beber una botella de Jägermeister en el menor tiempo posible

Las redes sociales no son las únicas en albergar este tipo de retos mortíferos. Recientemente, una licorería de la provincia de Limpopo, en Sudáfrica, retó a sus clientes a beberse una botella de Jägermeister en el menor tiempo posible. El premio, unos 200 rands, que equivalen a 10 dólares.

Uno de los jóvenes que lo intentó lo logró en dos minutos, pero las consecuencias fueron catastróficas. Al acabar la botella, no era capaz de andar recto y, posteriormente, colapsó. Ni los intentos por salvar su vida llevándole a un hospital tuvieron efecto, ya que al llegar al centro declararon su muerte.

Imagen del hombre bebiéndose la botella de Jägermeister.

Para entender el alcance de la peligrosa práctica, hay que recordar que el licor Jägermeister tiene una alta graduación, concretamente un 35%. De ahí que la ingesta de tal cantidad a tanta velocidad resultase mortífera.

'Benadryl challenge' en Tiktok

Si bien es cierto que no todos los retos peligrosos están en Tiktok, la red social de moda aparece en reiteradas ocasiones vinculada a lesiones e, incluso, la muerte.

Uno de los retos mortales que se lanzaron a través de la red social fue el 'Benadryl challenge', que consistía en ingerir una alta dosis del medicamento Benadryl para tener efectos alucinógenos. Una adolescente de quince años murió al realizarlo en el verano de 2020.

El Benadryl es un “antihistamínico que causa somnolencia o sopor y que ayuda a conciliar el suelo más rápidamente”, se recoge en su ficha técnica. Y aunque es un medicamento seguro, en exceso, como todos los medicamentos, tiene efectos negativos. En el caso de la joven de Oklahoma fue la muerte.

El rompecráneos y las diversas redes sociales

Tiktok también ha sido la encargada de darle difusión —aunque también llegó a aparecer en Youtube— al reto de ‘el rompecráneos’. Un reto en el que su propio nombre indica la causa de la muerte de una adolescente de 16 años en Filipinas: un traumatismo.

Reto de 'el rompecráneos'.

El reto —que nació en Venezuela y aparece esporádicamente en las redes— consiste en tres personas que se graban saltando. Las dos de los extremos tienen el objetivo de tirar al suelo a la del medio, haciéndole una zancadilla en el aire. El problema surge cuando esta persona cae de espaldas —en la mayoría de los casos—, lo que puede provocarle graves lesiones o incluso la muerte.

Los retos de pruebas de autolesión, previos a Tiktok

Antes de que la red social china ganase popularidad, los retos encontraban otras vías para llegar a los usuarios. Algunos de ellos se alargaban bastante más que un simple vídeo y tenían un objetivo más allá de los ‘me gusta’: la muerte.

El más reciente es conocido como el reto de Jonathan Galindo, aunque quizá le más popular hasta la fecha sea el conocido reto de la ballena azul. Ambos siguen la misma mecánica. Los jóvenes contactan o son contactados por uno de los administradores del reto, que les empiezan a proponer peligrosas pruebas diarias. En el caso de la ballena azul, estas iban desde cortes en los brazos hasta colgarse de grúas.

Por el reto de Jonathan Galindo se investigó la muerte de un niño en Nápoles y por el de la ballena azul llegaron a adjudicársele hasta 130 fallecidos. Sin embargo, hay muchas dudas y leyendas que recorren a este último, que dicen que comenzó en Rusia y se extendió rápidamente al resto del mundo. No hay pruebas de que esta oleada de suicidios que se vinculó al reto lo estuviera realmente, pero fue causante de una alarma social que se inició aproximadamente en 2017.

COMPARTIR: