14 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Un nuevo escándalo en la Universidad Española: El Patronato de la UIMP se reune el 22 de noviembre para buscar una solución al conflicto

Acusan al Rector Lora-Tamayo de no cumplir los requisitos por razones de edad y quieren expulsarlo de la Menéndez Pelayo

El Gobierno no quiere a Emilio Lora-Tamayo al frente de la UIMP
El Gobierno no quiere a Emilio Lora-Tamayo al frente de la UIMP / CSIC
Un nuevo escándalo agita de nuevo los círculos universitarios españoles. Acusan al Rector, Emilio Lora-Tamayo, de no cumplir los requisitos para ocupar el cargo por razones de edad. El ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, que dirige Pedro Duque, ha propuesto al Patronato su cese el próximo 22 de noviembre, pero debe contar con los votos favorables de al menos nueve miembros de dieciséis

El Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, que dirige Pedro Duque, propuso a principios de noviembre al Patronato de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) el cese de su rector, Emilio Lora-Tamayo. De producirse, como parece evidente, sería el rector más efímero de esta importante institución. La propuesta precisa del voto favorable de tres quintas partes de los miembros del patronato, formado por 15 vocales y presidido por la Secretaría de Educación del Ministerio, en lo que se convertiría en una especie de moción de censura. El Patronato se reunirá el próximo 22 de noviembre.

Sede de la UIMP.

El problema viene de antiguo. Hace casi un año, el 23 de noviembre de 2017, tuvo lugar una reunión del Patronato de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) durante la que se eligió rector a Emilio Lora-Tamayo, de 68 años. Ocurrió a pesar de que, según los estatutos de la UIMP, no podía ser elegido por razones de edad, ya que su mandato durará cuatro años y tendría que alargarlo hasta los 72 años, algo impensable entre los funcionarios del Estado, que se deben jubilar obligatoriamente con 70 años. Al día siguiente, el viernes 24 de noviembre, el Consejo de Ministros, a propuesta del ministro de Educación, nombró rector de la UIMP a Lora-Tamayo y el sábado se publicó su nombramiento en el BOE.

Pero el tema viene de largo. Una pregunta parlamentaria del grupo Podemos, a principio de 2017, sobre presuntas irregularidades en la gestión del anterior rector, César Nombela, descubrió que continuaba ocupando el puesto, aunque ya debía estar jubilado por haber cumplido 70 años. También se supo a partir de esa interpelación en el Legislativo que el Patronato no había aprobado las cuentas desde 2014.

La respuesta del gobierno de entonces consistió en reunir de urgencia al Patronato de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), el 4 de abril de 2017. Pero no se nombró al rector, como es obligado, y se dieron por buenas sólo las cuentas de 2015, por lo que se interpuso una nueva pregunta parlamentaria para que se tomasen las medidas correspondientes, respecto a las cuentas.

El Gobierno se atrevió a contestar que “como quiera que el rector de la UIMP es catedrático de la Universidad Complutense de Madrid, en activo, puede continuar como rector de la UIMP hasta que finalice el año académico”, aunque en la propia página web de dicha Universidad Complutense se ponía de manifiesto que César Nombela está “en servicios especiales como rector de la UIMP”. Es decir, no estaba activo en la Complutense, porque era rector de otra Universidad, hasta diciembre de 2016, cuando legalmente estaba jubilado y pasó a formar parte de las clases pasivas del Estado.

Reunión para elegir nuevo rector

En la reunión del Patronato de la UIMP, en el Ministerio de Educación, y presidida por la secretaria de Educación, que fue seguida de una comida en el madrileño Círculo de Bellas Artes, excusaron su asistencia la mayor parte de los miembros del Patronato, entre ellos el director de la Real Academia de la Lengua. Sí acudieron la alcaldesa de Santander, Gema Igual, y el ex ministro Marcelino Oreja Aguirre, entre otros.

Los estatutos recogen que necesariamente tiene que ser un catedrático de Universidad, para un mandato de un período de 4 años, que posteriormente será nombrado a propuesta del Ministro de Universidades, todo ello tal y como especifica expresamente el citado artículo 12 del Estatuto de la UIMP que se menciona en el Real Decreto de Nombramiento. Pero la elección de Emilio Lora-Tamayo estuvo marcada por la polémica desde el inicio, debido a su gestión al frente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Esa etapa estuvo marcada por la crisis económica y la consiguiente "fuga de cerebros" españoles al extranjero y el despido del director del Parque Nacional de Doñana. Además, el nuevo rector venía avalado por César Nombela, anterior responsable de la UIMP, cuya gestión también quedó en entredicho tras sacar a licitación la explotación comercial de la marca UIMP, para comercializar la imagen corporativa y símbolos de la universidad en plataformas digitales. Ahora el gobierno quiere destituirlo y Lora-Tamayo argumenta que la única causa de su futuro cese será que desean que su puesto lo ocupe una mujer, según declaró hace poco al diario ABC.

Este nuevo escándalo se suma a los ya publicados por El Cierre Digital que afectaron al Real Colegio de Harvard, de la Universidad Complutense y sobre el rector de la UNED.
 
COMPARTIR: