22 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El jefe de Gabinete de Pedro Sánchez apuesta por siete líneas estratégicas para voltear las encuestas

Iván Redondo renueva su 'cuaderno rojo': El PSOE saldrá al rescate de Podemos y Vox con un cambio de estrategia mediática

/ Pedro Sánchez e Iván Redondo. Foto: RTVE.
El 'efecto Ayuso' ha plagado de nubarrones el horizonte estatal del PSOE, que prepara un golpe de efecto para frenar al Partido Popular. Iván Redondo ha renovado su 'cuaderno rojo' con la intención de reanimar a Unidas Podemos y Vox.

La moción de censura promovida en la Región de Murcia por José Luis Ábalos tenía la intención de que un PSOE estatal en crecimiento renovase de socios: del 'incómodo' Pablo Iglesias querían pasar a la 'amable' Inés Arrimadas.

Pero el fracaso murciano que también quería horadar al PP (que cotizaba a la baja por el sorpasso de Vox en Cataluña) tuvo el efecto contrario. Porque Isabel Díaz Ayuso adelantó elecciones, arrasó y ha provocado un desplome de las expectativas demoscópicas de Pedro Sánchez.

Este hecho ha obligado a Iván Redondo a cambiar de estrategia, tal y como señalan fuentes del Gobierno a Elcierredigital.com. El jefe de Gabinete del presidente del Gobierno tiene tiempo, medios y talento para voltear las encuestas de Narciso Michavila y compañía. Y para ello ha renovado su 'cuaderno rojo' con siete nuevas líneas estratégicas:

1- Cataluña

El gran reto político que tenía Pedro Sánchez era pacificar Cataluña. Este asunto es el único trascendente en el que el Ibex35, e incluso Zarzuela, confían más en el PSOE que en el PP. E Iván Redondo se la quiere jugar con indultos a cambio de apuntalar a ERC en el Parlament gracias a Salvador Illa.

Esta jugada tiene otras derivadas interesantes para el PSOE: Vox tomará las calles y obligará al PP a moverse a la derecha. Aunque es cierto que los gurús de Pablo Casado le dicen que el sentimiento de la ciudadanía contrario a los indultos es tan alto que una postura contraria del partido a los mismos no les hará perder el centro (y es por ello que recogen firmas, aunque no demasiadas en Cataluña por no socarrar a Alejandro Fernández).

Aun así Pablo Casado se dejará ver en una foto con Santiago Abascal, que coincidirán este domingo en Colón. En esta foto también estará Isabel Díaz Ayuso, pero no los barones con perfil más centrista: Alberto Núñez Feijóo, Alfonso Fernández Mañueco y Juanma Moreno.

Si se resuelve bien el tema catalán mediante unos indultos abonados por Oriol Junqueras, que ha insinuado que no explorarán la vía unilateral a través de un artículo publicado en la web de La Sexta, el PSOE podría apuntalar un nuevo triunfo de Pedro Sánchez en Cataluña (que fue el lugar en el que Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero obtuvieron la ventaja decisiva en las apretadas elecciones generales de 1993 y 2008 ).

2- Presidencialismo

Pedro Sánchez necesita agudizar su perfil presidencialista y es por ello que está agilizando su agenda internacional, quiere apostar por presentarse como un estadista al apadrinar el Plan España 2050 (que presenta las líneas de actuación en temas fiscales, medioambientales y económicos) y pretende acercarse a Felipe VI, que al fin parece haber renunciado a mostrar un perfil ideológico que estaba dañando a la monarquía.

3- Al rescate de Unidas Podemos

Unidas Podemos era hasta hace dos meses un enemigo a batir por el PSOE, que sin embargo ahora pretende apuntalar a la coalición. Yolanda Díaz demostró en la crisis ceutí que no aireará en público sus divergencias con sus socios, tal y como hacía Pablo Iglesias. Y este hecho obliga a Pedro Sánchez a mimar a su vicepresidenta porque Iván Redondo es consciente de que "cada tres diputados que pierda Podemos, Más País solo va a ganar uno", señalan fuentes de La Moncloa.

En Unidas Podemos también están en plena terea de reseteo y para ello quieren cerrar Vistalegre IV con triunfo plácido de Ione Belarra y conseguir que Yolanda Díaz, a lomos de la mejora de las tasas de paro, mantenga una veintena de diputados. Y, por supuesto, al PSOE le interesa que Vox recupere aire para rebajar al PP.

4- Freno de Más País

El PSOE da por carbonizado a Ciudadanos y también quiere frenar la ola mediática que estaba propulsando a Más País, que estaba recibiendo mimos de medios y periodistas 'antipodemistas'. Pero Íñigo Errejón ha visto frenar en los últimos días los guiños mediáticos.

Errejón. 

Y este hecho se agravará después de que Ok Diario haya destapado que presuntamente agredió con una patada en el estómago a un ciudadano de 67 años que el pasado mes se le acercó para pedir una fotografía. Más País negó la máxima.

Pero Errejón, después de que dos personas hayan testificado contra él y unas cámaras de seguridad evidencien que estaba en el lugar de los hechos, ahora reconoce que hubo un incidente el pasado mes de mayo.

"A mí me piden fotos con mucha frecuencia, casi siempre con muy bien ánimo y me las hago siempre, otras con no muy buen ánimo. En esos casos me las suelo hacer y cuando estimo que la situación es un poco incómoda no me las hago", señala. Errejón dice que la supuesta víctima y otro acompañante "comenzaron a gritar, a insultarme. La acusación que se me dirige es falsa y yo, faltaría más, estoy a disposición de cualquier información oficial que se me requiera".

5- Cambio mediático

"Habemus paz con Atresmedia", aseguran desde La Moncloa. Y es que tras tres años de tensión Iván Redondo ha promovido una renovación de RTVE que rebajará la línea editorial progubernamental de La 1 y eliminará al principal competidor de Antonio García Ferreras, Jesús Cintora.

También hay alegría en La Moncloa con Prisa, que de la mano del inversor Joseph Oughourlian y la asesoría del socialista Miguel Barroso ha apostado por un cambio en la SER, que ha relevado a la vieja guardia polanquista por varios directivos con perfiles digitales y políticamente bajos.

6- Cambios

La salida de Salvador Illa y Pablo Iglesias ha descapitalizado el Gobierno. Y del mismo "ni mucho menos saldrá José Luis Ábalos", señalan las mismas fuentes. Algunos medios habían insinuado una tensión entre Redondo y el ministro de Transportes que "es cierta", pero que acabará en "interesada cordialidad" por parte de ambos.

¿La razón? Iván Redondo, aun sabiendo que la jugada murciana de Ábalos ha destrozado a Pedro Sánchez, cree que el presidente del Gobierno no se querrá desprender de una de las pocas personas en las que confía. Y es que Ábalos ha resuelto centenares de encargos "de todo tipo" con acierto. Pero el 'Delcygate' y Murcia le han hecho mucho daño.

Más peligro podría correr Carmen Calvo, que no es santa de la devoción de Redondo. El consultor intentará renovar el Gobierno sin descuidar los dardos que recibe. El más sonoro es el de Graciano Palomo, que va a lanzar una biografía sobre su vida en la que le acusa de practicar la guerra sucia en sus etapas en Mérida y Badalona a las órdenes de José Antonio Monago y Xabier García Albiol. Y de hacer cobrado más de 200.000 euros de Luis Bárcenas...

7- Todos los caminos llevan a Andalucía

Todos los caminos llevan a Andalucía. Y es que la próxima cita electoral será crucial para que el PSOE encauce los sondeos. Pedro Sánchez apoya desde la distancia a Juan Espadas, que quiere distanciarse de Madrid y rebajar las críticas a Susana Díaz para evitar regalarle los argumentos 'andalucistas' y 'antioficialistas'.

El previsible triunfo en las primarias de Espadas será el trampolín con el que La Moncloa pretende recuperar Andalucía. Una derrota de Juanma Moreno, que no adelanta elecciones porque cuenta unas encuestas internas que no coinciden con el triunfalismo al que invitan algunos medios conservadores, sería clave para que Sánchez se levante sobre los hombros de Pablo Casado.

COMPARTIR: