06 de diciembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El director de El Cierre Digital Juan Luis Galiacho participa en 'Ruiz-Mateos: el primer fenómeno viral' que emitirá RTVE Play desde el 27 de octubre

José María Ruiz Mateos convertido en personaje televisivo: Así creó Rumasa y así formó un clan con Teresa Rivero (I)

José María Ruíz Mateos.
José María Ruíz Mateos.
Televisión Española estrena una serie documental de cuatro capítulos dedicada a la vida del empresario José María Ruiz Mateos. La serie biográfica titulada 'Ruiz-Mateos: el primer fenómeno viral' relata la historia de este controvertido personaje conocido en toda España. En dicho documental participa el director de El Cierre Digital, Juan Luis Galiacho. En el periódico relatamos a partir de hoy los episodios más relevantes del creador del imperio RUMASA.

RTVE Play ha anunciado el estreno el próximo 27 de octubre de Ruiz-Mateos: el primer fenómeno viral, una docuserie de cuatro capítulos que indaga en la figura del controvertido empresario jerezano, desde sus inicios bodegueros y financieros entre Jerez y Madrid, hasta su caída final con Nueva Rumasa, pasando por la expropiación de Rumasa, su etapa de europarlamentario, su paso por la cárcel y sus polémicas apariciones televisivas. 

El empresario de Rota

José María Ruiz-Mateos Jiménez de Tejada nació el 11 de abril de 1931 en Rota, Cádiz, tres días antes de ser proclamada la II República. Marqués de Olivara, marqués de Montemayor y marqués de Campo Nublo, títulos aristocráticos que ostentaba cuya posesión era puesta en duda por los expertos en genealogía. Ruiz Mateos comenzó su vida empresarial exportando vino a Inglaterra. 

A principios de la década de los sesenta surgió su holding, el imperio Rumasa (1961-1983), que contaba con casi 700 empresas, 21 bancos y 65.000 empleados en nómina. Eran años en los que el patriarca compraba todo y no hablaba con nadie. Aquel empresario tímido, entre piadoso y yuppie, impecable e impertérrito, estrenaba unas nuevas formas de hacer empresa en la última década del régimen franquista.

Por entonces, Ruiz-Mateos celebraba sus reuniones en la primera planta de una de las rutilantes torres de Colón recién inauguradas. Era un hombre que gustaba de contar en su entorno con consejeros procedentes de la literatura, el arte y la política, a los que llevaba a comer a Zalacaín, en Madrid, o en avión privado de alquiler a Jerez, Briviesca o Rota, donde él había nacido. De su voracidad empresarial había hasta chistes complacientes, como éste que reproducía en 1975 el periódico Arriba del Movimiento Nacional: "Va a terminar comprando hasta la viña del Señor".

Su historia con Teresa Rivero

En esos años que vieron nacer su emporio empresarial ya había creado una numerosa familia junto a que fue su única esposa, la jerezana Teresa Rivero.

María Teresa Rivero y Sánchez Romate nació el 19 de mayo de 1935 en Jerez de la Frontera (Cádiz) en el seno de una familia acomodada. Su padre era abogado y su madre, como era habitual en esa época, no trabajaba. Ella es la menor de ocho hermanos. Su adolescencia fue la de una chica normal, sin lujos ni excesos.

Teresa Rivero y José María Ruiz Mateos en su juventud. 

Aunque le hubiese gustado estudiar medicina, el peso de su educación familiar la llevó a prepararse para ser una buena esposa. En su biografía actualizada figura como actividad profesional: “labores caseras”. Tuvo un novio marino mercante y otro militar, pero a los 21 años conoció al que se convertiría en el hombre de su vida.

"Yo solía ir a estudiar a casa de una amiga y esta chica tenía un hermano -José María- que de vez en cuando nos venía a ver. Lo típico, vamos. Él me piropeaba mucho y a mí al principio no me gustaba. He sido muy práctica en todos los aspectos de mi vida; no soy idealista ni fantasiosa, y cuando José María me decía alguna cosa bonita yo pensaba `menuda tontería'. Pero poco a poco me fue ganando. Es una persona con un gran sentido del humor y, sobre todo, un galán, un perfecto caballero”, contaría en una entrevista la propia Rivero. Tras dos años de noviazgo, en 1958 contraía matrimonio con el empresario jerezano José María Ruiz-Mateos Jiménez de Tejada. Desde ese señalado día se convirtió en una fiel ama de casa y en supernumeraria del Opus Dei.

Tuvo un niño por año y cuatro abortos naturales. Trece son los hijos fruto de este matrimonio, seis varones y siete chicas: Socorro, Zoilo, Begoña, José María, Rocío, Patricia, Almudena, Alfonso, Paloma, Pablo, Javier, Nuria y Álvaro. La casi totalidad de sus descendientes, a medida que iban terminando sus carreras universitarias, entraron a trabajar con su padre en la expansión de Nueva Rumasa, el holding que construyeron paso a paso tras la expropiación de Rumasa y que tuvo bajo su control más de 100 empresas radicadas en los más diversos campos de la vida social, económica y deportiva española.

La tenacidad, perseverancia, capacidad de resistencia y espíritu de sacrificio, fueron los factores que Teresa Rivero y José María Ruiz-Mateos inculcaron en sus descendientes. Fue un 23 de febrero de 1983 cuando el PSOE de Felipe González, con Miguel Boyer al frente de la cartera de Economía, expropió el holding estrella de los Ruiz-Mateos, conocido por Rumasa, que aglutinaba a más de 700 empresas.

La entrevista en que cambió todo

El 18 de febrero de 1983 fue cuando saltó por primera vez la alarma. El entonces súper ministro de Economía y Hacienda, en una reunión con los periodistas, ya indicaba la posible negativa de Ruiz Mateos a autorizar a los auditores de Arthur Andersen una investigación sobre Rumasa que conllevaría la entrada en acción de los inspectores del Banco de España.

Miguel Boyer y Felipe González. 

Todos los periódicos se hicieron eco de las palabras de Boyer. Aquello fue como la campana de meta dando la señal de salida. Uno de ellos, Diario 16, al día siguiente tituló a grandes caracteres su portada con una frase manifiesta y premonitoria: “Boyer amenaza a Rumasa”, y con un antetítulo que decía: “Si no permite que continúe la auditoría de Arthur Andersen”.

Ese mismo día, en un largo comunicado escrito, habitual en el proceder de Ruiz Mateos, el empresario aseguraba que la situación de su holding era de total solvencia y liquidez y responsabilizaba a Miguel Boyer de las consecuencias que podrían derivarse de sus palabras. Desde entonces, y con este ambiente tan caldeado, los acontecimientos se precipitaron.

Cuentan personas próximas al empresario gaditano, que Boyer sólo se entrevistó en una única ocasión con Ruiz Mateos para tratar el tema personalmente. Y que ésta fue dos días antes de producirse la expropiación. Fue entonces cuando el ministro de Economía propuso al propietario del holding de la abeja llegar a un acuerdo pactado. 

La célebre “soberbia satánica” de Boyer, fue sustituida por una postura de acercamiento que les condujera a cerrar un acuerdo. Este cambio se debía a las presiones que había recibido de, entre otros, su amigo, el entonces subgobernador del Banco de España, Mariano Rubio, que no era muy partidario de la expropiación bancaria, como tampoco lo eran los principales despachos financieros de la capital de España.

Meses antes, el propio Ruiz Mateos había escrito una carta al presidente Felipe González, felicitándole por su triunfo electoral y exponiéndole la importancia tenía el grupo Rumasa para la economía española, dicen que manipulando los resultados.

La reunión se celebró en el propio Ministerio de Economía, en la calle Alcalá, y cuentan que Boyer, nervioso y aparentemente descompuesto y colérico, no paraba de fumar un cigarro tras otro. Por entonces, el ministro fumaba tres paquetes diarios de cigarrillos rubios al día. Contaba el propio Ruiz Mateos que Boyer sudaba como si en vez de ser el mes de febrero fuera el pleno agosto andaluz y el ministro padeciera el rigor de los cuarenta grados al sol.

Sin embargo, a pesar de sus sudores, mantenía el rostro hermético, hierático, sin apenas quebrase, una de las características que le acompañaba siempre. “¿Cómo puede fiarse alguien de una persona que jamás se ríe?”, pensaba para sus adentros el empresario gaditano. Dicen sus allegados que era una especie de coraza protectora y defensiva, que le permitía aislarse del tímido crónico que era. Por eso el ministro no quería oír ni hacer caso a los argumentos y razones que esgrimía en su defensa el empresario jerezano. Sólo seguía al pie de la letra las instrucciones que llevaba aprendidas.

Símbolo de RUMASA. 

Escasos minutos de iniciada la reunión le advirtió muy seriamente: “Escúcheme, don José María, la única solución es que firme usted esta carta, en la que se compromete a aminorar su política expansiva y, en cambio, sí acelere la auditoría que la firma Arthur Andersen intenta llevar a efecto sobre los bancos y empresas de Rumasa. Y que cuando estén terminadas serán entregadas por éstos directamente al Banco de España en lugar de que las reciba primero Rumasa. El Fondo de Garantía de Depósitos debe conocer de primera mano la marcha de los resultados sin la presencia intimidatoria de sus directivos”, le espetó.

Pero Ruiz Mateos, siguiendo el consejo de sus asesores, no firmó la carta que le habían puesto sobre la mesa, escrita de antemano por los asesores del Ministerio y dirigida en su membrete a la persona de Miguel Boyer. “Querido ministro, yo no legitimo mi sentencia de muerte. Las auditorías debe recibirlas primero Rumasa, que para eso es la que paga y además ha hecho el encargo. Por otro lado, han sido encargadas hace muy poco tiempo y pueden tardar años dada la complejidad y variedad de las compañías y sectores”, le respondió con firmeza el empresario gaditano.

El tiempo pasaba, la reunión se alargaba y nada se conseguía. Sólo fortalecer las posturas contrarias. Hasta que en un momento determinado Ruiz Mateos le dijo a Boyer: “Déme veinticuatro horas y le daré una contestación definitiva” “No. De eso nada. ¡Ahora!… o no hay nada que hacer”, replicó vehementemente Boyer. La suerte estaba echada y el holding Rumasa se expropiaría

Elcierredigital.com contará a partir de hoy los capítulos más relevantes de la vida del controvertido empresario jerezano, que ha vuelto a convertirse en estrella televisiva gracias al documental producido por RTVE en colaboración con Lavinia Audiovisual y que emitirá RTVEPlay a partir del 27 de octubre, titulado Ruiz-Mateos: el primer fenómeno viral.

COMPARTIR: