16 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La responsable del estudio histopatológico de la tía Isabel afirma que "no recibió los órganos necesarios de la víctima para confirmar intoxicación"

Caso Luis Lorenzo: Denuncian falta de rigor en los informes forenses que impide certificar el envenenamiento

El Cierre Digital en Luis Lorenzo y su pareja, Arantxa Palomino.
Luis Lorenzo y su pareja, Arantxa Palomino. / Los acusados de envenenar a la tía Isabel en un montaje.
El caso del posible envenenamiento de Luis Lorenzo y su pareja Arantxa Palomino a la anciana Isabel sigue sin respuestas. La declaración de la forense responsable del informe de histopatología sobre la muerte de la tía política de Luis Lorenzo ha revelado que no tuvo a su disposición los órganos necesarios para determinar la intoxicación por cadmio de la mujer. Sí afirma que su muerte no fue por causas naturales, pero no confirma que fuera por envenenamiento como mantiene la acusación.

La investigación judicial por el presunto envenenamiento de la tía política del actor Luis Lorenzo sigue su curso con la toma de declaraciones, intentando determinar, sin éxito hasta el momento, la teoría de la muerte de etiología "homicida" que defiende la forense del caso.

Este pasado jueves, ha sido el turno de comparecer ante la jueza del juzgado de instrucción número 9 de la localidad madrileña de Arganda del Rey, de la primera neuróloga que diagnosticó un principio de demencia en la anciana, de tres responsables de la empresa que proporcionó a la pareja de Luis Lorenzo la cuidadora de la anciana, de la responsable de histopatología y del notario ante el que se produjo el cambio de testamento. Este último no respondió a la citación del juzgado y se ha suspendido su testimonio para más tarde.

El testimonio que más sorpresa causó entre los asistentes a las declaraciones, por los datos, hasta ahora desconocidos, que se revelaron, fue el de la directora de Histopatología del Instituto Nacional de Toxicología. La experta confirmó que, tras el estudio del cerebro, la sangre y otras partes de la víctima, no se apreciaban daños suficientes como para determinar que la anciana hubiera muerto de forma natural por la demencia que tenía diagnosticada. Sin embargo, cuando fue preguntada por la posibilidad de envenenamiento por metales pesados que establece el informe de la autopsia y provocó la investigación y detención del actor Luis Lorenzo y su pareja Arantxa Palomino, sus respuestas revelaron una falta de rigor alarmante en el proceso forense del caso.

Arantxa Palomino.

Según la declaración de la experta, tras el examen forense en Asturias le enviaron las muestras para completar el informe forense con un estudio histopatológico de los restos de la anciana. Pero sucedió que no le enviaron la muestras principales y necesarias para dicho estudio. La experta no recibió muestras del hígado o del riñón, fundamentales para determinar si la anciana había sido envenenada con metales pesados, las cantidades aproximadas y el lapso temporal en que se produjo el envenenamiento.

Así, la juez y las partes del caso se enteraron de que, aunque el informe forense determina que la anciana sufrió un envenenamiento tras detectar grandes cantidades de cadmio y manganeso en la sangre, faltan variables que puedan confirmar el supuesto envenenamiento y la forma en que se produjo, porque alguien no envió las muestras pertinentes a los expertos, probablemente desde el departamento forense competente.

Se trata de un dato relevante, ya que los expertos del Instituto Nacional de Toxicología ya habían advertido durante el proceso de autopsia de la anciana que las altas cantidades de cadmio que justifican el presunto envenenamiento podrían haber sido liberadas por el propio cuerpo tras la muerte. Por tanto, el fallecimiento de la anciana, igualmente podría tratarse de un proceso natural tras una muerte por causas naturales y no un envenenamiento homicida.

Denuncian 'falta de rigor' en los informes forenses

Esta “falta de rigor” en el proceso de elaboración de los informes de la muerte de la anciana puede hacer temblar los cimientos de la acusación. La misma forense del caso que afirmó en su informe que la anciana fue víctima de un homicidio por “intoxicación aguda” niega la posibilidad de que la hubieran envenenado por vía aérea, ni inyectada, ya que habría dejado marcas en el cadáver.

La forense se inclina por intoxicación oral con productos que contuvieran cadmio como pinturas, pilas, baterías, sin especificar la cantidad. Sin embargo, la defensa del actor y su pareja, el abogado Francisco Pérez Platas, se pregunta desde el inicio del caso, “¿Dónde están los restos de esos productos en el cuerpo de la víctima?, ¿Dónde está la pintura?, ¿los restos de pilas?,¿las abrasiones en el tracto digestivo que tuvieron que dejar esos productos?”. No las hay, si algo podía apoyar ese presunto envenenamiento era el estudio de histopatología, pero nos hemos quedado sin saberlo por un presunto fallo en el procedimiento de análisis forense”. Precisamente, lo que sustentaría la teoría del envenenamiento sería que la ingesta del cadmio fuera de forma aguda justo los días antes de la muerte, acumulándose en el hígado y pasando a la sangre. Al no haber hígado, ni estudio del mismo, la respuesta queda pendiente.

Tabla de los metales pesados con los que podría haber sido envenenada la tía de Arantxa, Isabel.

El testimonio de la experta finalizó aclarando el informe que ella misma firmaba, donde apreciaba que no se habían encontrado “cuerpos de Levy” en el cerebro de la víctima, como habría ocurrido de sufrir una demencia de ese tipo, pero aclaró que tampoco significa que no existieran, que no podría aclararlo con rotundidad. Un detalle importante, ya que los imputados, el actor y su pareja, insistían en que la anciana se había deteriorado hasta prácticamente su muerte debido a la demencia que padecía, y que la muerte de su tía no se debía a ningún presunto envenenamiento.

Con esa duda planeando sobre el proceso, declaró también la doctora I., primera neuróloga que diagnosticó un principio de demencia en la anciana en 2020, un año antes del fallecimiento de la víctima. La doctora se ratificó en su diagnóstico y en que prescribió una serie de medicamentos a la anciana (cuyos restos se detectaron en el cadáver) a pesar de que ya en 2021 en Asturias los médicos descartaron que la anciana sufriera demencia y le retiraron la medicación. Está previsto que en próximas fechas declaren al menos dos neurólogos más de Madrid, que también diagnosticaron el mismo padecimiento a la víctima durante los meses previos a su fallecimiento entre marzo y junio de 2021.

Finalmente, se escucharon en la sala los testimonios del administrador, la coordinadora y el supervisor de la empresa que facilitó la mujer que cuidada de la anciana a domicilio. Los tres se han ratificado en sus declaraciones ante la Guardia Civil, en el sentido de la situación de desatención que sufría la anciana en la casa del matrimonio madrileño. El matrimonio insiste en que se la trajeron a Madrid no por motivos económicos, sino para cuidar de ella.

Los tres trabajadores han dado un testimonio diferente. Han contado a la jueza que la anciana no contaba con los elementos básicos para su aseo diario, como un cepillo de dientes. Ni pañales. Han confirmado que la cuidadora les llamó el primer día que llegó a la vivienda de la pareja, anunciándoles la poca higiene con la que se mantenía la anciana y hasta la presencia de piojos. Un testimonio, el de los tres, que choca con la declaración ante la juez de la cuidadora, que explicó que, tras esa primera impresión, con el paso de los días y con su contratación por parte de la pareja, ya fuera de la tutela de la agencia, observó cómo la pareja quería a la anciana y esta se hallaba feliz y bien cuidada.

COMPARTIR: