27 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Este ex miembro del Ejecutivo de Puigdemont considera que "Vox, como Podemos, son anomalías surgidas de la incapacidad de los grandes partidos"

Santi Vila, exconsejero de la Generalitat: “A Torra le interesa más el activismo que la gestión de Cataluña"

Santi Vila, ex consejero de Empresas y Conocimiento de la Generalitat de Cataluña.
Santi Vila, ex consejero de Empresas y Conocimiento de la Generalitat de Cataluña.
El ex consejero de Empresas y Conocimiento de la Generalitat de Cataluña y miembro del Gobierno mientras se celebró el referéndum ilegal del 1 de Octubre de 2017, Santi Vila, cuenta a elcierredigital.com su opinión sobre la decisión del Supremo de inhabilitar al presidente Torra y el anuncio del Gobierno de Sánchez de tramitar los indultos a los condenados por el Procés. Asimismo, reflexiona sobre su paso por la prisión y cómo vivió estas horas de tensión entre España y Cataluña.

Una de las frases más célebres del Papa Francisco es que “dialogar, dentro de la concepción relativista, es colocar la propia fe al mismo nivel que las convicciones de los otros. Este sentido fue el que ex consejero de Empresas y Conocimiento de la Generalitat de Cataluña, Santi Vila, intentó aplicar para frenar el tsunami que causó la celebración del referéndum ilegal del 1 de Octubre de 2017. Lo que supuso la aplicación del artículo 155 de la Constitución Española, la pérdida del autogobierno y la entrada en prisión de 12 miembros del Gobierno regional, con penas de entre 9 a 13 años, tras firmar el 10 de Octubre la Declaración Unilateral de Independencia (DUI).

También provocó la huida del presidente de la comunidad autónoma, Carles Puigdemont, a Bruselas. Y con él se marcharon tras seis personas más: Meritxel Serret (ERC), Antonio Comín (ERC), Lluis Puig (JxCat), Clara Ponsatí (JxCat), Anna Gabriel (Cup) y Marta Rovira (ERC).

Sin embargo, Vila dimitió antes de la declaración de la DUI y fue condenado únicamente por desobediencia y no por malversación. Por esta razón pasó 24 horas encarcelado y salió después de pagar 50.000 euros de fianza.

A falta de unos días de que se cumpla el aniversario de uno de los capítulos más duros de la historia contemporánea de nuestro país y tras la decisión del Supremo de inhabilitar al presidente de la Generalitat, Quim Torra. El ex consejero concede una entrevista a El Cierre Digital para reflexionar sobre todo lo que acontece en la segunda región más poblada de España.

- Ayer se conoció la inhabilitación de Torra por el Tribunal Supremo tras desobedecer la decisión de la Junta Electoral Central (JEC) de la retirada de los lazos amarillos. ¿Para cuando unas nuevas elecciones catalanas?

- Espero que tan pronto como sea posible. Cataluña necesita un presidente empoderado por el voto de los ciudadanos.

- En la hipótesis de estas nuevas elecciones. ¿Quién cree que tiene posibilidad de ganar?

- Lo desconozco. Yo solo puedo decir que ojalá ganen las opciones moderadas y partidarias de la reconciliación.

- Estamos a unos días de que se cumplan tres años del 1 de Octubre. Una fecha que marca el inicio de un proceso judicial bastante duro para el independentismo. ¿Después de este tiempo, qué recuerdos no puede borrar de su memoria?

- Llevo con mucho dolor la incapacidad de los moderados de imponer nuestro criterio. El inmovilismo de unos y la sobreexcitación de otros está en el origen de muchos meses de despropósitos y sufrimientos.

Celebración en las calles por la votación del referéndum ilegal del 1 de Octubre.

- ¿Por qué no se pudo celebrar esas elecciones que hubieran evitado la intervención del Gobierno de la Generalitat y la pérdida del autogobierno?

- La crisis de confianza existente entre los dos Gobiernos hizo imposible tomar la decisión correcta.

- El 26 de Octubre de 2017 dimite y lo comunica mediante un tweet que lleva el siguiente mensaje: “Mis intentos de diálogo nuevamente han fracasado ¿Tan difícil era convencer a Puigdemont para que echara marcha atrás?

- El President Puigdemont estaba dispuesto a convocar elecciones. Como es sabido la falta de garantías públicas por parte del Gobierno del Presidente Rajoy, así como la falta de apoyos de sus socios de gobierno, por cierto con posturas radicalmente diferentes a las de hoy, lo hicieron inviable.

- ¿Cómo se vivían esos días donde todos los ojos estaban puesto en Cataluña y hasta el lendakari Urkullu hizo de intermediario?

- Fueron días tristes, muy emocionales, poco racionales, impropios de una sociedad madura e ilustrada.

Puigdemont se fuga

- Días más tarde Puigdemont decide marcharse a Bruselas. ¿Le pilló la noticia por sorpresa o ya se sabían sus intenciones?

- Personalmente no conocía sus intenciones.

- En su situación y teniendo la responsabilidad de Puigdemont. ¿Se hubiera marchado a Bruselas?

-Yo jamás hubiera permitido un pleno como el del 6 y 7 de septiembre y aún menos el pleno de la Declaración Unilateral de Independencia, aunque fuera simbólica.

El ex president, Puigdemont en Waterloojunto a los miembros de su Gobierno que huyeron con él

- Su familia viendo el desencadenante que iba a tener esta situación en Cataluña. ¿No le aconsejo que se hubiera retirado antes?

- Sin duda. Pero en aquellas circunstancias creo que mi responsabilidad obligaba a estar al lado del President Puigdemont, al menos hasta comprometer excesivamente mis convicciones personales.

- ¿Cómo vivió su estancia en prisión?

- Aunque traumática para mi, afortunadamente no dejó de ser anecdótica. Solo estuve un día. Siento muchísimo que lo que debería ser un reproche severo, pero estrictamente político, perviva en el tiempo en forma de prisión para la mayoría de mis antiguos compañeros de Gobierno. Si según la verdad judicial todo aquello fue una “ensoñación” cuesta aceptar penas tan elevadas.

Sánchez y las negociaciones independentistas

- Se ha anunciado que se va a comenzar a tramitar los indultos a los presos de El Procés. ¿Le satisface la decisión del Gobierno o cree que la solución es la amnistía?

 - Lo importante es que los políticos y activistas presos salgan de la cárcel. La reforma del Código Penal, con el delito de sedición, y el indulto pueden ser las vías más factibles. Dicho esto, veo necesario que la derecha se implique en la solución del conflicto. Me temo que si el Gobierno se queda solo en este tema difícilmente va a poder resolverse. También soy partidario de que, por fin, se aborde la cuestión de fondo que no es sino la ruptura del consenso constitucional en Cataluña. Hay que trabajar para regenerarlo.

Santi Vila saliendo de prisión tras pagar una fianza.

- El Gobierno de Sánchez ha iniciado el camino del entendimiento con el mundo independentista. ¿Fue un error que el PdeCat no negociara la investidura de Pedro Sánchez como hizo ERC?

- Es posible que algunos crean que contra la derecha se vive mejor. Yo siempre soy partidario de apoyar los proyectos moderados y pragmáticos, sean de derecha o de izquierda.

 - ¿Debería el PdeCat negociar los presupuestos?

- Sin duda.

El Rey Emérito, Vox y la Pandemia entre la actualidad

- El Rey Emérito ha abandonado el país tras los escándalos económicos que le persiguen. ¿Cómo ha vivido la noticia?

- Con mucha tristeza. Es una pena que un comportamiento personal que según las noticias que van apareciendo es absolutamente reprobable empañe una labor institucional y política que en su momento fue muy positiva para el progreso de todos.

- Felipe VI no ha acudido a Cataluña al inicio del curso judicial. ¿Es acertada la decisión?

- El Gobierno de España debe reflexionar profundamente cómo puede regenerar el prestigio de la corona en Cataluña. Seguro que su ausencia no va a ayudar en nada.

- Vox es uno de los partidos más proclives a la figura del Rey y más reacios con el independentismo. ¿Qué le parece el peso político que está adquiriendo la formación?

- Vox, como Podemos, son anomalías surgidas de la incapacidad de los grandes partidos de estar a la altura de las inquietudes ciudadanas. Si PP y PSOE atienden adecuadamente su misión a medio plazo estas formaciones populistas volverán a las posiciones periféricas, propias de una sociedad madura.

- A colación de Vox, ¿ha recibido más discriminación por ser homosexual o por ser independentista?

- Personalmente nunca me he sentido discriminado ni por mi orientación sexual ni por mis ideas, soberanistas, pero no independentistas, por cierto. En este sentido me siento afortunado. En lo personal, profesional y político siempre me he movido entre gente muy educada, progresistas o conservadores pero “modernos”.

Boda del ex consejero con el abogado Javier Luque.

- Estamos atravesando una pandemia por el Covid 19 a escala mundial. En España una de las zonas más afectadas ha sido Cataluña. ¿Cómo valora la actuación de Torra ante la crisis sanitaria?

- Es evidente que Torra no accedió a la Generalitat para centrarse en la gestión. Su proyecto era de activismo o de agitación.

- Si Cataluña se hubiera independizado en 2017, ¿Cómo hubiera resuelto los estragos producidos por el coronavirus si no tendría posibilidad de pertenecer a la UE ya que ser miembro reconocido de este conjunto de países lleva muchos años de espera?

-No soy partidario de hacer ejercicios de historia contrafactual. En todo caso, la Covid demuestra que todos estamos en el mismo barco, a escala planetaria, y me alegro de que sea así.

- Escribió un artículo sobre arrimar el hombro entre Cataluña y España. Estamos pasando por una pandemia y los políticos no han sido capaces de unirse. ¿Por qué no se ha producido esto?

- El consenso constitucional en Cataluña se ha roto. Además, lamentablemente son tiempos emocionales y populistas con liderazgos políticos débiles, con más asesores de comunicación que reformistas. Hay que revertir esta situación.

- Hay un dato dentro de su biografía que llama la atención. ¿Cómo pasó de militar de un partido de corte progresista a otro de corte conservador?

- Cuando estudiaba la carrera milité 3 años en ERC. Justamente me di de baja cuando se pasó al independentismo -se ríe-. Paradójicamente, el proyecto de Convergència i Unió (CIU), que yo no describiría como conservador ha sufrido la misma deriva.

- ¿Cómo es su vida actualmente alejado de la política?

- Echo de menos ser un servidor público. Dicho esto, vivo feliz, pudiendo dedicar mucho más tiempo a la gente que quiero, realizado profesional y académicamente. Doy gracias a Dios por ello.

- ¿Le ha ocasionado la política muchas lágrimas?

-  Sin duda. Pero también muchas satisfacciones.

COMPARTIR: