20 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En febrero de 2017 el charter fletado a la compañía AirPartner costó 189.000 euros, mientras que en enero de 2018 el precio subió unos 11.000 euros

Las facturas de los vuelos del Rey Juan Carlos a República Dominicana: Más de 400.000 euros, catering y bebidas aparte

El Rey Emérito.
El Rey Emérito.
La investigación de la Fiscalía suiza sobre los fondos administrados por la Fundación Zagatka cuya cabeza visible es el príncipe Álvaro de Orleans, primo del Rey Emérito Juan Carlos I, sigue arrojando jugosos datos sobre los gastos sufragados por esta fundación, como los viajes realizados por el Emérito a República Dominicana. Elcierredigital.com ha tenido acceso a esas facturas y contratos de los vuelos charter fletados, que probarían la relación entre Zagatka y Juan Carlos I.

Pepe Fanjul es uno de los mejores amigos del Rey Emérito y, aunque Juan Carlos I siempre es invitado suyo en Casa de Campo, resort de lujo en República Dominicana, el Emérito siempre se paga el vuelo privado de su bolsillo. Cada uno de esos vuelos cuesta 200.000 euros, según ha podido comprobar elcierredigital.com y que consta en las facturas consignadas a nombre de la Fundación Zagatka, administrada por el abogado Dante Canonica y el príncipe Álvaro de Orleans, primo del rey Juan Carlos I.

El último de estos viajes fue realizado el 24 de enero, con regreso el 29 de enero de 2018. Según el documento que se muestra más abajo, el 9 de enero de aquel año Álvaro de Orleans informaba a Dante Canonica mediante un fax, "acabo de suscribir un contrato con Air-Partner (...) por un montante de 200.000 euros para un vuelo Madrid-La Romana y regreso del 24 al 29 de enero de 2018". El príncipe también ordenaba a Canonica hacer frente a ese pago a través de un fax enviado por su asistente. Air Partner es la compañía aérea que usaba el Rey Emérito para todos sus desplazamientos privados, al menos desde su abdicación en 2014.

Uno de los vuelos a La Romana.

Un viaje anterior, realizado entre el lunes 27 de febrero de 2017 y el lunes 6 de marzo de 2017 costó 189.000 euros. En este caso se reseña incluso el modelo de avión usado, un Gulfstream G450 para 12 pasajeros, aunque específica en la factura que se esperan solo media docena. La tripulación estuvo compuesta por el capitán, el primer oficial y una azafata y los viajeros podían subir hasta 12 maletas al aparato.

El precio no incluía el catering ni las bebidas para los invitados durante el viaje. En un post-it manuscrito decía "Fanjul, visit Casa de Campo", en referencia al exclusivo resort de Pepe Fanjul en La Romana, República Dominicana, que Juan Carlos I visita con frecuencia. El documento también recoge la salida del vuelo desde Torrejón a La Romana. El contrato explica que el pago se debía efectuar depositando el 30 por ciento a la firma del mismo y el 70 por ciento restante el 20 de febrero de 2017, el mismo día de la salida del avión.

Otro de los vuelos a República Dominicana.

El contrato tiene penalizaciones en caso de incumplimiento. En concreto, el 100 por ciento de pago si la cancelación se realiza antes de 48 horas de la salida, el 75 por ciento si son 6 días, el 50 por ciento si el aviso se produce con al menos 11 días y el 30 por ciento si la cancelación se produce nada más suscribir el contrato. Como nota  curiosa, la póliza de seguros del avión excluye "los actos de guerra, terrorismo o yihadismo". Esas facturas se abonaron en una cuenta del National Westminster Bank.

Toda esta información es la que maneja la Fiscalía suiza que investiga el origen de esos fondos utilizados para los viajes del Rey Emérito.

La Romana, destino preferido

En ambos viajes el Rey Emérito iba a Casa de Campo, un complejo turístico de 28.000 m2 situado en La Romana, en la costa sureste de la República Dominicana. El complejo se inauguró en los años 70 y posee desde villas privadas hasta tres amplios y cuidados campos de golf, paradisíacas playas, ocho restaurantes, tiendas, spa, centro de tiro, sala de cine, instalaciones deportivas de todo tipo, incluido un campo de fútbol vinculado a la Fundación Real Madrid.

El anfiteatro fue inaugurado en 1982 con la actuación de Frank Sinatra y por él han pasado artistas de la talla de Sting, Elton John, Andrea Bocelli, Gloria Estefan, Alejandro Fernández, Marc Anthony, Juan Luis Guerra o Julio Iglesias y Plácido Domingo.
 
Ya en las conversaciones entre Corinna y el excomisario Villarejo, grabadas supuestamente por éste, la alemana explicaba sobre su hija de 23 años "está con unos tíos de 78 en el barco de Fanjul con el Emérito”, en referencia a Pepe Fanjul. La visita de la que hablaba Corinna a La Romana tuvo lugar en 2016.

El avión en que viaja Juan Carlos I por dentro.

El empresario Pepe Fanjul es propietario de numerosos hoteles y apartamentos, tres mil hectáreas conocidas como "Casa de Campo" de la República Dominicana en la zona de La Romana, donde el Emérito viaja para disfrutar del sol y la playa, lejos de los posibles escándalos sobre su fortuna, sus relaciones sentimentales y problemas políticos, al abrigo de miradas indiscretas, retirado de la vida pública.
 
La conocida familia Fanjul son descendientes de españoles que emigraron a Cuba a finales del siglo XIX. En la todavía colonia española hicieron fortuna con la caña de azúcar llegando a ser una de las familias más poderosas de la isla, gracias a que hicieron negocio en los años del régimen de Fulgencio Batista.
 
Durante aquellos años la cara visible del clan fue Alfonso Fanjul, que fallecería en 1980, y que con su mujer Lillian Rosa Gómez-Mena, fallecida en 1992, tuvo cuatro hijos: Alfonso, Pepe, Alexander y Andrés. Alfonso provenía de una familia propietaria de la Compañía de Comercio Cubana y la familia de su esposa, los Gómez-Mena, de origen español, más concreto de Burgos, tenían experiencia en el negocio exportador del azúcar.

 

Durante aquella etapa, para todo el mundo en La Habana los Fanjul eran lo más parecido a la nobleza que había en un país no monárquico. Lo eran hasta tal punto que se convirtieron en los anfitriones de los Duques de Windsor cuando visitaron Cuba.

Pepe Fanjul y su mujer Emilia. 

Pero la suerte de los Fanjul cambió tras la Revolución Castrista en 1959. La familia abandonó Cuba y se instalaron en Palm Beach (Florida). Tuvieron que exiliarse y su carrera en los negocios siguió centrándose en las explotaciones de azúcar tanto en Estados Unidos como en República Dominicana. La empresa que crearon en ese momento, Florida Crystals, es ahora la tercera del sector azucarero en Estados Unidos.

Su capacidad económica les ha hecho también tener influencia en la política norteamericana. Pepe Fanjul, amigo íntimo del Rey Emérito, es un destacado defensor del Partido Republicano y de la política de Trump, mientras que su hermano Alfredo defendió públicamente al Gobierno de Obama cuando se decidió a retomar relaciones diplomáticas con Cuba. Aunque el centro de operaciones de los Fanjul es Miami, gran parte de su tiempo lo pasan en República Dominicana.

El matrimonio Fanjul con la diseñadora Carolina Herrera. 

Los Fanjul también tienen numerosas propiedades en toda la zona de La Romana, al sur de República Dominicana, un paraíso de lujo frente a Isla Catalina. En aquella zona también tiene propiedades Margarita Vargas, esposa de Luis Alfonso de Borbón y allí se casaron.

En muchas ocasiones el Rey Emérito ha sido el invitado estrella de Pepe Fanjul y su mujer Emilia. Además, el matrimonio Fanjul también era habitual de Mallorca en los años en los que Juan Carlos I todos los veranos convertía la isla balear en una especie de segunda corte. La anfitriona de los Fanjul en Mallorca era Cristina López-Mancisidor, conocida como Cristina Macaya, en su lujosa casa Es Canyar. Además, los Fanjul tienen muy buena relación con Marie Chantall Miller y Pablo de Grecia, sobrinos políticos del Rey Emérito que ha encontrado en Fanjul uno de sus grandes apoyos durante varios períodos de su vida tal y como demuestran los numerosos viajes que Juan Carlos I ha hecho en los últimos años a República Dominicana.

COMPARTIR: