02 de junio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Comenzó Ingeniería Industrial en el País Vasco pero no llegó a terminar la carrera, que abandonó a los 28 años para ser de profesión político

Patxi López, el socialista "sin currículum" que dirige la reconstrucción económica de España

Patxi López.
Patxi López.
Patxi López es el hombre elegido por el Congreso de los Diputados para presidir la Comisión para la Reconstrucción Económica y Social encargada de debatir propuestas que aceleren la recuperación de España tras la crisis del coronavirus. El carácter tranquilo y dialogante de este político vizcaíno le han llevado a conseguir mediante consenso varios puestos relevantes como la presidencia del gobierno vasco entre 2009 y 2012 y la del Congreso de los Diputados en el primer semestre de 2016.

El socialista, Francisco Javier López Álvarez, Patxi López, fue elegido el jueves siete de mayo, en segunda votación, presidente de la nueva Comisión para la Reconstrucción Económica y Social creada en el Congreso para debatir propuestas que aceleren la recuperación de España tras la crisis del coronavirus.

La candidatura del exlehendakari logró 165 votos del PSOE, Unidas Podemos y partidos como el PNV, Más País, Compromís, Teruel Existe y el PRC y se impuso a la de Ana Pastor, defendida por el PP, que sumó 91 votos y sólo atrajo a sus socios electorales de UPN y Foro Asturias.

Ciudadanos, ERC, Junts, Bildu y BNG optaron por votar en blanco, sumando 37 votos, mientras que Vox decidió no participar en la votación por discrepancias con el método empleado del voto a mano alzada.

Este cargo supone la vuelta a la visibilidad mediática de Patxi López, uno de los grandes valores del PSOE que ha pasado distintas etapas dentro de la formación socialdemócrata, incluidas varios tiempos de ‘desierto’, aunque siempre ha tenido la habilidad de salir indemne de las distintas batallas por el poder que se han librado en el partido fundado por Pablo Iglesias. 

Patxi López con Pedro Sánchez. 

Entre sus hitos políticos cabe destacar que López ha sido el primer Lehendakari socialista del Gobierno Vasco, gracias al apoyo del PP tras las elecciones de 2009, en la que el PSE-EE fue la segunda fuerza más votada. Fue un momento cumbre en la trayectoria de este vizcaíno de carácter más bien receloso con respecto a los medios de comunicación y que, gracias a la constancia, otro de los valores que le adjudican los que le conocen bien, logró lo que parecía imposible en Euskadi, que la izquierda liderase un gobierno.

Un Lehendakari de izquierdas

Nacido en Portugalete (Vizcaya) en 1959, vivió desde la infancia el interés por la política. Su padre fue el histórico dirigente del socialismo vasco Eduardo López Albizu, 'Lalo', fallecido en 1992. Se afilió a las Juventudes Socialistas con sólo 16 años, y con la mayoría de edad, se convirtió en miembro de base del PSE-EE. En el plano académico, empezó a estudiar Ingeniería Industrial en la Universidad del País Vasco, pero no llegó a terminar la carrera, abandonándola a los 28 años para ser Diputado del Congreso.

Se inició así una trayectoria política marcada por la discreción y capacidad de luchar por los objetivos marcados, llegando a ser Secretario de Acción Política Ciudadanía y Libertades del PSOE en 2014. Antes había sido secretario de organización del PSE entre 1991 y 1995. A la Secretaría General de los socialistas vascos accedió en 2002 y se mantuvo allí hasta 2014 cuando se produjo su salto a la política nacional.

Tras la dimisión de Alfredo Pérez Rubalcaba muchos le acusaron de ser tibio en la guerra por el poder que se desató entre Susana Díaz y Pedro Sánchez, aunque era pública su buena sintonía con el que hoy es presidente del Gobierno. De hecho, apoyó a Sánchez en las primarias después de que su propio nombre fuera uno de los barajados para intentar dirigir el Partido Socialista en un momento en el que existía el miedo al sorpasso por parte de Podemos.

Patxi López y su mujer  Begoña Gil. 

Sus tres años como Lehendakari (2009-2012) fueron la mejor propaganda personal coincidiendo su presidencia con el anuncio del fin de la violencia por parte de la banda terrorista ETA. Una noticia que hacía que la peor época del País Vasco llegara a su fin. Sus capacidad de consenso con el PP y, puntualmente con partidos de la órbita nacionalista moderada, le hicieron crearse una imagen de hombre de consenso.

Su carácter precavido y la obsesión legalista en la toma de las decisiones le hicieron ser elegido presidente del Congreso de los Diputados, la tercera autoridad del Estado, entre enero y julio de 2016. Ha sido uno de los pocos presidentes de la Cámara Baja capaz de aglutinar opiniones positivas de prácticamente todos los partidos del espectro político.

Pedro Sánchez, sabedor de que tenerlo a su lado sumaba, no dudó en nombrarle Secretario de Política Federal del PSOE en 2017, en un momento en el que la crisis nacionalista en Cataluña vivía un fuerte rebrote amenazando con aumentar la brecha entre el PSOE de Madrid y el PSC.

Ahora, este conocimiento de la realidad territorial de España es uno de los motivos por los que ha sido elegido presidente de la nueva Comisión para la Reconstrucción Económica y Social.

Fue presidente del Congreso de los Diputados durante el primer semestre de 2016. 

Dicen que Sánchez y Unidas Podemos confían en su perfil bajo y en su capacidad de gestión, unido a su facilidad para llegar a acuerdos y destensar situaciones complicadas. Los que le conocen hablan de su fino sentido del humor y de su amor por la música. En especial por Jacques Brel y por el folklore vasco. De hecho, en su juventud participó en el grupo de danzas vascas 'Berriztasuna’.

En alguna entrevista ha confesado que quería aprender a tocar el saxofón, instrumento regalado por su mujer, la también militante socialista Begoña Gil con la que no tiene hijos. Más allá de la música es seguidor de los clubes de fútbol Athletic y Portugalete y, sobre todo, del Bilbao Basket. Una afición, la del baloncesto, que también comparte con Pedro Sánchez para quien es ahora uno de los hombres de confianza para encarar el incierto futuro tras la crisis del COVID-19. 

COMPARTIR: