08 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Secretaría de Estado de Interior ha enviado un oficio para informar de la puesta en marcha de este protocolo especial previo al nivel máximo

El Gobierno activa la alerta terrorista 4 durante toda la semana hasta las elecciones del día 10 de noviembre

El ministro del Interior, Grande-Marlaska.
El ministro del Interior, Grande-Marlaska.
La Secretaría de Estado de Interior ha librado un oficio a la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) con fecha del pasado 30 de octubre advirtiendo de la alta amenaza terrorista con motivo de la celebración de elecciones generales el próximo 10 de noviembre. El comunicado advierte del nivel 4 de Activación del Plan de Prevención y Protección Antiterrorista, “sino también proceder a un reforzamiento de especial intensidad de las mismas” hasta el próximo 11 de noviembre.

El oficio, de cuatro páginas, se dirige a explicar la necesidad “de que la especial intensificación de las mismas durante dicho específico período estarán dirigidas a la vigilancia y protección de los actos electorales, los lugares, espacios y medios de transporte, acontecimientos de ocio o lúdico en general, con alta concentración de personas, así como la vigilancia y protección de los objetivos estratégicos que son imprescindibles para el normal funcionamiento de la actividad ciudadana”.  No se especifica el tipo de amenaza terrorista, que abarca desde el yihadismo hasta las acciones violentas de grupo radicales independentistas catalanes.

El documento advierte del nivel 4 antiterrorista, de una escala máxima de 5, que se estableció a las 12 horas del lunes y estará vigente hasta las dos de la tarde del próximo día 11 de noviembre, tras la celebración de las elecciones  generales.

Ana Botella Gómez, secretaria de Estado de Interior.

Estas medidas de especial refuerzo antiterrorista se detallan en cuatro puntos. El primero de ellos consiste en extremar “las recomendaciones en materia de autoprotección y criterios de actuación ante la comisión de atentados terroristas”.

El segundo punto se refiere al refuerzo de los operativos de seguridad y las medidas preventivas de vigilancia y de respuesta antiterrorista, “así como a los controles aleatorios de vehículos y personas”, en los espacios donde se produzca un elevado tránsito en lugares como edificios, zonas, paseos o grandes vías comerciales, acontecimientos de ocio o deportivos y “en general, todos aquellos lugares o edificios en los que se prevea la existencia de especiales concentraciones de ciudadanos y que, por ello, puedan ser considerados como potenciales objetivos de actuación por los citados elementos terroristas”.

Control de seguridad en un tren.

El punto tercero hace referencia a que se intensifiquen las medidas previstas en el “Plan de Prevención y Protección antiterrorista sobre grandes centros, infraestructura e intercambiadores de transporte” y por último la circular incide en el mantenimiento del resto de medidas previstas para el Plan con un nivel 4 de activación.

El escrito también destina otro apartado a explicar la participación de las policías autonómicas, locales y la seguridad privada. La secretaria de Estado dice en este oficio que “se dará traslado de la misma (comunicación) al presidente y al secretario general de la FEMP para la difusión entre los responsables de dichos Cuerpos de Policía Local”. También especifica este oficio que “la unidad Central de Seguridad Privada de la Policía Nacional dará traslado de las mismas medidas a dichas empresas de seguridad”.

La entrada en vigor de estas medidas se produjo a las cero horas del viernes 1 de noviembre y durarán hasta las dos de la tarde de día 11, es decir, el lunes siguiente a la celebración de elecciones.

El comunicado está firmado por Ana María Botella Gómez, secretaria de Estado de Seguridad.

COMPARTIR: