24 de mayo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Consultó hasta diecisiete páginas web dedicadas a la compra de cámaras espías, micrófonos y dispositivos de seguimiento

Crimen de Llanes: Pedro Nieva buscó dispositivos para espiar a su mujer e información sobre pruebas de paternidad y ADN

Pedro Nieva y su esposa Katia en una fotografía mostrada en redes sociales.
Pedro Nieva y su esposa Katia en una fotografía mostrada en redes sociales.
Pedro Luis Nieva, presunto autor intelectual del crimen de Francisco Javier Ardines, concejal de Llanes (Asturias) asesinado el pasado 16 de agosto, consultó hasta 17 páginas web dedicadas a la compra de cámaras espías, micrófonos y dispositivos de seguimiento. Nieva incluso visitó webs dedicadas a la realización de exámenes de paternidad y ADN, según se recoge en las investigaciones incorporadas al sumario, realizadas por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil de Gijón.

El presunto autor intelectual del crimen de Francisco Javier Ardines, concejal de Llanes (Asturias) asesinado el pasado 16 de agosto, sospechaba de su mujer Katia y comenzó sus consultas en páginas especializadas en espionaje 'amateur' antes de tener la total certeza de una relación sentimental entre su esposa y Ardines. Las sospechas comenzaron mucho antes y se confirmaron el 9 de diciembre de 2017, cuando Nieva pudo grabar a Katia y Javier dejando su teléfono móvil grabando, oculto bajo una servilleta durante una comida en un restaurante.

El 3 de septiembre de 2018, dos semanas después del asesinato, los investigadores de la Guardia Civil comenzaron a dirigir sus pesquisas hacia un móvil sentimental. Su gran oportunidad de obtener información surgió el 24 de octubre de 2018, cuando Pedro fue a dejar su teléfono, un Apple X, para arreglar en Txesmika, una empresa encargada de reparaciones en Bilbao. Los agentes, con una orden judicial, volcaron todo el contenido de la memoria del teléfono y comenzaron a sumar pruebas de los celos y la obsesión por controlar los movimientos de su mujer que tenía Pedro. Al inicio de las investigaciones se estudió el entorno social, laboral y sentimental de Javier Ardines, pero tras obtener las cookies -rastro que deja la navegación por internet- del móvil de Nieva ase convirtió en el principal sospechoso con un móvil claramente sentimental.

La obsesión del presunto autor intelectual del asesinato por espiar a su esposa era tal que los funcionarios de la UCO barajaron la posibilidad de que el viaje que realizó Nieva desde el Amorebieta hasta su segunda casa de Asturias a finales de julio, junto con su cómplice Jesús Muguruza y Djilali Benatia, uno de los dos presuntos autores materiales del asesinato, fuese destinado a instalar algún dispositivo comprado en una de las 17 tiendas tiendas on line que visitó durante los meses anteriores.

Página web de Espia2, que visitó Nieva.

El alto consumo eléctrico de la casa durante las horas que los tres hombres estuvieron allí también ayudó a reforzar esa teoría, que se vería desmontada el 19 de febrero de 2019 cuando la casa fue registrada por la UCO y no se encontraron pruebas. En realidad los tres hombres fueron hasta Asturias para preparar el asesinato de Javier Ardines.

Lo cierto es que Pedro Nieva consultó 17 páginas web de venta de cámaras ocultas, micrófonos espías y GPS para hacer seguimientos a vehículos. Lo más llamativo fue la compra de cámaras espías, micrófonos y dispositivos de seguimiento. Nieva incluso visitó webs dedicadas a la realización de exámenes de paternidad y ADN, según recoge en las diligencias incorporadas al sumario realizadas por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil de Gijón.

Las informaciones recabas en el teléfono de Nieva apuntaban más a un móvil sentimental por celos que a otro tipo de motivo que para asesinar a Ardines. Antes y sobre todo después de enterarse de la infidelidad de Katia, Nieva visitó páginas como espia2.com, como-espiar.com, espiamos.com o latiendadeldetectiveydelespia.com, todas dedicadas a la venta de artículos como relojes de mano con cámara y micrófonos camuflados desde 60 euros, así como relojes de mesa por 90 euros, bolígrafos por 52 euros o cámaras ocultas en un perchero por 70 euros.

Seguimiento por GPS

También se interesó por dispositivos de seguimiento por GPS de fácil instalación en vehículos, como kinesisfleet.com o localizadorsherlog.es, dedicadas a la localización de vehículos pertenecientes a flotas de reparto. Las grandes empresas de transporte por carretera compran estos dispositivos por si sufren algún robo de vehículo poder dar los datos necesarios a la Policía. Algunas de estas webs fueron visitadas justo el día antes de grabar a su esposa y al concejal muerto, el 9 de diciembre de 2017, quizás buscando alguna manera más segura de grabar que dejando su propio teléfono móvi encima de la mesa.

Una de las páginas web sobre pruebas de paternidad que visitó Pedro Nieva.

Lo más significativo fueron la visitas realizadas a páginas como ampligen.es, genomica.es o ampligen.es, dedicadas a estudios y test genéticos de paternidad y cotejos de ADN. Pedro Nieva buscaba hacerse una prueba de paternidad, que cuesta unos 190 euros, tras enterarse de la relación entre su esposa Katia y Javier Ardines.

"Por otro lado, el motivo de sus abundantes visitas a páginas que ofertan test de paternidad, tendría su origen en el temor a que paternidad de los dos hijos que tiene en común con Katia pudieran ser fruto de la infidelidad de su mujer", según recogió el informe de la Guardia CIvil. Nieva visitó páginas de este tipo entre los días 2 y 12 de enero de 2018.

 

COMPARTIR: